Siete rincones imprescindibles por San Isidro

Cada 15 de mayo Madrid celebra las fiestas patronales de San Isidro. Lo que empezó siendo una romería a la ermita del patrón de la ciudad, es actualmente una fiesta de casi una semana donde se mezclan la tradición más castiza con una agenda de actividades culturales y de ocio de lo más variopintas. Los habitantes de la capital se engalanan con sus trajes de chulapos y salen a la calle dispuestos a disfrutar al máximo de todo el programa festivo que conjuga modernidad y tradición.

Historia de la Fiesta de San Isidro

Mayo es el mes en el que la ciudad de Madrid celebra sus fiestas en honor de San Isidro Labrador, patrón de la localidad y de los labradores. A su figura se le atribuyen más de un centenar los milagros, uno de los más destacados es el don de encontrar agua fácilmente allá donde escaseaba. De hecho, las celebraciones de estas fiestas de mayo giran en torno a la relación que hay entre el agua y el santo. La romería tiene lugar en la Pradera de San Isidro y en las calles aledañas, y es costumbre que los chulapos beban el agua milagrosa que brota en un manantial junto a la Ermita de San Isidro.

Esta tradición se mezcla con la de merendar rosquillas y limonada en las praderas de San Isidro. Las rosquillas típicas entre las que se puede elegir son las ‘tontas’ (con huevo), las ‘listas’ (con huevo y recubiertas de azúcar glas), las de Santa Clara (con una capa de merengue blanco) y las francesas (con almendras). En cuanto a la limonada, la madrileña lleva vino, limón, azúcar y fruta troceada (normalmente manzana).

Museo de San Isidro

Para conocer estas fiestas populares tan ligadas a la historia de Madrid, no hay nada mejor que acercarse al Museo de San Isidro para aprender los orígenes de la ciudad y su crecimiento hasta la actualidad. Existe una exposición permanente pero, además, se organizan conferencias y actividades relacionadas con las tradiciones populares de la capital.

En el Museo del Prado se pueden encontrar los célebres cuadros en los que Francisco de Goya representó, allá por el siglo XVIII, cómo se vivían en Madrid las fiestas de San Isidro. Es curioso observar cómo se hacía de una forma muy diferente a la actual aunque con el mismo entusiasmo.

Plaza de la Villa

La Plaza de la Villa es uno de los conjuntos monumentales mejor conservados de Madrid. Está situada en el casco histórico, cerca de la Puerta del Sol y ha sido la sede del Ayuntamiento de la capital. Aquí arrancan las fiestas de San Isidro pues desde su balcón se ofrece cada año el pregón de inicio de fiestas que, salvo excepciones, se realiza siempre el día 14 de mayo.

Fue uno de los principales núcleos del Madrid medieval. Allí se encuentran tres edificios de gran valor histórico-artístico: la Casa y Torre de los Lujanes (siglo XV), la Casa de Cisneros (siglo XVI) y la Casa de la Villa (siglo XVII). En el siglo XV, la Plaza adoptó su actual denominación, coincidiendo con la otorgación del título de Noble y Leal Villa recibido por Madrid, de manos del rey Enrique IV de Castilla (1425-1474).

Pradera de San Isidro

Este parque es el centro de la celebración ya que aquí se encuentra la ermita del santo a quien se rinde honor durante las fiestas. Además de la tradicional romería y las largas colas para beber agua milagrosa de la ermita, también hay un gran recinto ferial con casetas de comida y atracciones de feria. Muchos madrileños se reúnen en este parque del barrio de Carabanchel para hacer picnics con familiares y amigos aprovechando el buen tiempo de estas fechas.

Plaza Mayor

Antes de que Madrid fuese una capital moderna, el trazado de sus calles era de tipo medieval con calles pequeñas, estrechas y pasadizos. Esta plaza porticada es el corazón del Madrid de los Austrias y del casco antiguo de la ciudad.

La Plaza Mayor empezó a construirse sobre el solar de la antigua Plaza del Arrabal, donde se encontraba el mercado más popular de la ciudad a finales del siglo XV. En 1617 se encarga al arquitecto Juan Gómez de Mora establecer uniformidad a los edificios de este lugar, que durante siglos ha acogido actos populares, corridas de toros, beatificaciones y coronaciones, entre otros eventos.

Durante San Isidro, la Plaza Mayor se convierte en escenario de tradicionales zarzuelas y música moderna ya que la programación reserva un hueco para la música pop con el festival Primavera Pop de la emisora Los40.

Jardines de las Vistillas

En este enclave se concentra la parte de la programación más vanguardista, lejos de los tradicionales chotis y zarzuelas. Destacan los Premios Rock Villa de Madrid, teatro para niños y los talleres de sostenibilidad.

Parque del Buen Retiro

Con motivo de San Isidro el Parque del Buen Retiro adorna sus noches con mucho color, música y luces. Durante el fin de semana de celebraciones, su popular estanque es escenario de un espectáculo de fuegos artificiales que se sincronizan con la música y se reflejan en el agua, Sin duda, uno de los planes más espectaculares de las fiestas de San Isidro. Durante el día, también se celebran conciertos de bandas en el Quiosco de Música.

Plaza de las Ventas

La Plaza Monumental de Las Ventas acoge durante el mes de mayo el que está considerado como uno de los certámenes taurinos más prestigios de España. En el cartel figuran los más destacados toreros del panorama nacional y hasta aquí se acercan siempre, además de los aficionados anónimos, personajes de la política, la cultura y la alta sociedad madrileña que disfrutan con este espectáculo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*