Sintra, qué ver y hacer en la ciudad portuguesa

Esta pequeña villa portuguesa a tan solo media hora de Lisboa tiene mucho que ofrecer a aquellos que deciden pasar un par de días en ella. Sin duda es conocida por sus antiguos palacios, pero en ella hay mucho más, desde conventos a casas antiguas y una estupenda gastronomía.

Os contaremos qué ver y hacer en la localidad portuguesa de Sintra, un lugar al que se llega fácilmente desde Lisboa y que ofrece palacios de cuento que no se parecen a ningún otro, y sobre todo mucha historia y cultura portuguesa. No hay que dejar de visitar este lugar si estamos en Lisboa.

Cómo llegar a Sintra

La opción más utilizada para llegar a Sintra, a no ser que vengas del norte, es ir hasta Lisboa en avión y hacer una excursión de un día a esta localidad, ya que se halla a unos 30 kilómetros. Puedes ir en coche desde la capital por la IC19 y la N6. Otra posibilidad es la de coger un tren en la ciudad para llegar fácilmente a Sintra en media hora. El tren se puede coger en varias estaciones, como en Rossio o en Sete Ríos.

Palacio da Pena

Este es sin duda el monumento más característico de la ciudad de Sintra. Este Palacio da Pena parece de cuento, con su increíble colorido, siendo diferente a todos los palacios a los que estamos acostumbrados. Se construyó en el siglo XIX, de ahí su arquitectura tan original, ya que no es muy antiguo, y se halla en la sierra de Sintra, por lo que además está rodeado por un bello entorno natural. Si algo podemos decir de este palacio es que su estilo es el eclecticismo en esencia. Mezcla de muchos estilos e ideas para crear algo único y diferente. Hallaremos en nuestro paseo motivos que nos recuerdan al estilo mudéjar, barroco o gótico. En principio este lugar fue un monasterio, pero cuando los monjes se trasladaron a Lisboa, el rey Fernando II compró las ruinas para crear este castillo como regalo para su esposa.

Castelo dos Mouros

Si ya hemos visitado el Palacio da Pena, le llega el turno al Castelo dos Mouros, al que se llega por la llamada Rampa da Pena a pie. Este fue un enclave defensivo árabe del siglo VIII, lo cual se puede deducir de su elevada posición y sus murallas. En su época debió ser un lugar inexpugnable. En este castelo se conservan parte de las murallas, almenas y torres. Dentro también podemos encontrar una capilla consagrada a San Pedro.

Palacio Quinta da Regaleira

Hay otro lugar que derrocha romanticismo en Sintra. Seguro que habrás oído hablar de la Quinta da Regaleira y del Pozo Iniciático. Este palacio es de principios del siglo XX y en su entorno se puede disfrutar de un palacio, torreones, jardines, un misterioso pozo y un invernadero. Este palacete es hoy en día un museo y fue construido inspirándose en diferentes estilos y corrientes. En el recinto se pueden ver referencias a los templarios y los masones, ya que el propietario formaba parte de esta orden en Portugal. Hay que visitar el bello pozo, pero también disfrutar del interesante jardín, en donde hay túneles secretos o cascadas.

Palacio Nacional de Sintra

Este palacio forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Hoy en día cuenta con un marcado estilo manuelino y destaca por esas dos chimeneas cónicas que hacen que sea tan reconocible. Hay que decir que en sus inicios tenía estilo árabe pero fue renovado. Podemos visitarlo por dentro y disfrutar de increíbles azulejos antiguos, esos azulejos que son tan típicos de Portugal. Nos adentraremos en la Capela Palatina con mosaicos de influencia árabe, en la Sala das Pegas o la Sala dos Cisnes, en donde se celebraban banquetes.

Parque natural Sintra-Cascais

Dentro de este enorme parque natural se puede disfrutar de algunas playas y de Cabo de Roca, el punto más occidental del continente europeo. Una de sus playas más populares es la playa Grande, pero hay otras en su litoral, como la de Adraga. Hay además una gran red de senderos que se pueden recorrer para los que disfruten de este tipo de deportes.

Palacio de Monserrate

Si tenemos tiempo también podemos visitar este palacio, que era una residencia de verano de la aristocracia. Dentro veremos algunas influencias árabes, que ya se aprecian en los arcos de las ventanas. No es muy grande, por lo que se visita rápido. No hay que dejar de ver la zona de los jardines exteriores, muy cuidados y amplios.

Convento dos Capuchos

Este convento se halla dentro del parque natural, por lo que tendremos que coger el coche para llegar a él, ya que está a unos kilómetros del centro. ES un bonito lugar, aunque de aspecto sencillo, dado el voto de pobreza de los monjes franciscanos que en él vivían. Pero su belleza viene dada por ese toque de misterio y por el entorno natural que lo rodea y que parece integrarse en él.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

General, Portugal, Que ver

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*