Qué ver en Tanzania

Imagen| Pixabay

Entre los viajeros aficionados a las actividades de aventura, Tanzania es un destino muy popular. Después de todo aquí se encuentra el Kilimanjaro, una de las montañas más espectaculares del mundo, así como el Parque del Serengeti o el área de conservación de Ngorongoro, un espacio en el que viven especies como elefantes, leones, leopardos, búfalos y rinocerontes.

Sin embargo, Tanzania es  más que un destino para descubrir la fauna salvaje africana y sus paisajes. Visitar este país supone una oportunidad conocer la esencia de Tanzania, su cultura y gastronomía por medio de un recorrido por sus aldeas. ¿Qué hacer durante un viaje a Tanzania?

Parque Nacional del Kilimanjaro

Ubicado al norte de Tanzania junto a la frontera con Kenia, el monte Kilimanjaro fue un antiguo volcán convertido actualmente en el punto más alto del continente con una altitud de 5.895 metros. Con su cumbre cubierta de nieve, se alza en mitad de una planicie de la sabana ofreciendo un espectáculo único.

Ascender hasta la cumbre del Kilimanjaro es una de las mejores cosas que hacer en Tanzania si eres un apasionado del montañismo y tienes buena condición física. La ruta dura entre 5 y 7 días y se dice que es una de las cimas más accesibles del mundo pese a que es la montaña más alta de África. Es por ello que cada año más de 20.000 personas intentan coronar el Kilimanjaro tomando una de los recorridos habilitados para ello.

Zona de Conservación de Ngorongoro

Situado ente el Serengeti y el Lago Manyara, Ngorongoro no es un Parque Nacional sino un Área de Conservación, lo cual significa que se protege la flora y la fauna de la zona así como a los masai y a sus rebaños los cuales viven aquí.

El Ngorongoro es una de las mayores calderas volcánicas del mundo y su paisaje es imponente. En el corazón del cráter de un volcán extinto conviven varios ecosistemas como los bosques, la sabana, los pantanos o las marismas en donde los animales viven en total libertad.

Cualquier viajero que visite Tanzania no puede marcharse sin pasar al menos un día de safari en un jeep o hacer una de las rutas a pie por el Ngorongoro, algunas de ellas guiadas por miembros de la tribu masai. ¡Una experiencia inolvidable!

Imagen| Pixabay

Parque Nacional Serengueti

El Serengueti es posiblemente la reserva de fauna salvaje más célebre del mundo y cualquier amante de la naturaleza debería visitarlo alguna vez en la vida si tiene la oportunidad. En 1951 fue creado con el fin de proteger el fenómeno de la Gran Migración, es decir, cuando millones de animales herbívoros llegan al Masai Mara en busca de tierras más fértiles tras recorrer unos 3.000 kilómetros cada año.

En el Parque Nacional Serengueti viven los llamados Cinco Grandes de la caza mayor (el león, el leopardo, el rinoceronte, el elefante y el búfalo) y muchas otras especies como el guepardo, la hiena o la cebra. El Serengueti y el fenómeno de la Gran Migración es la principal fuente de turismo de Tanzania y un lugar fantástico para contemplar animales en libertad.

Conviane al menos planificar una visita de tres días al Serengueti 3 días en él, pues el parque cuenta con 14.763 kilómetros cuadrados de extensión. Una de las experiencias más singulares que vivir en este parque es la de dormir dentro rodeado de leones, hienas o búfalos. No es un plan barato pero es un recuerdo difícil de olvidar.

Otra de las actividades que hacer en el Serengueti más exclusivas es la de sobrevolar en globo este espectáculo de la naturaleza es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1981.

Imagen| Pixabay

Zanzíbar

Situada en el océano Índico a 36 kilómetros de las costas de Tanzania, Zanzíbar es un isla tropical que se ha convertido en la última parada de los turistas de Tanzania por sus impresionantes playas y paisajes, ya sea tras realizar un safari o como colofón a la luna de miel.

En las playas del norte de Zanzíbar se pueden realizar actividades náuticas y hay mucho ambiente en los bares y restaurantes de la costa. La aldea de Nungwi es un espectáculo visual para los amantes de la fotografía. La costa este de la isla está dedicada la gente joven mientras que en la costa sur están los hoteles más caros y exclusivos y donde se encuentran los mejores atardeceres de Tanzania.

Stone Town es la capital de Tanzania y debe su nombre la piedra de coral empleada para construir los edificios. Esta ciudad es un laberinto de calles estrechas y oscuras declarado Patrimonio de la Humanidad que ha perdido un poco de lustre después de que la UNESCO dejara de enviar fondos para su mantenimiento porque las autoridades locales los malversaban.

Buena parte de Zanzíbar está rodeada por arrecifes de coral así que abundan los centros de buceo y los puntos de inmersión. El más demandado es Mnemba, un atolón de 28 km cuadrados frente a la costa este, con aguas muy claras y posibilidad de encuentros con tortugas y delfines, amén de infinidad de especies de arrecife.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*