Termas en Ourense

Termas da Chavasqueira

Si estás planeando una de esas escapadas en las que lo principal es relajarse, entonces puede que estés pensando en un spa o en realizar algún tratamiento curativo por lugares como las geniales termas en Ourense. Si hay algo por lo que destaca esta provincia es precisamente por contar con aguas termales de gran calidad y con diferentes complejos termales que atraen a cientos de turistas cada año.

Vamos a ver cuáles son las diferentes termas a las que se puede acudir en Ourense y cuáles son sus beneficios. Esta es una de esas escapadas en las que podremos disfrutar de una bonita ciudad con encanto en la que además nos sorprenden con aguas termales y piscinas naturales a orillas del río Miño. Todo un lujo.

Termas en Ourense

En Ourense hay espacios al aire libre con termas que son de uso gratuito, los cuales tienen una gran acogida en el público. En estos espacios suele haber taquillas para guardar las cosas aunque carecen de otras instalaciones como por ejemplo duchas. No obstante, la experiencia vale la pena y disfrutar del entorno natural es algo que lo convierte en especial.

Termas de Outariz

Termas de Outariz

Las Termas de Outariz son de las más conocidas. Tienen un puente peatonal que separa las dos partes de las termas. En la parte de arriba se encuentran las llamadas Pozas de Outariz y en la de abajo las Burgas de Canedo. Cada una de las partes tiene una piscina de agua fría y tres de agua caliente. En el recinto hay zonas ajardinadas, ya que en verano son muchas las personas que aprovechan para tomar el sol. También hay bancos y una caseta en donde hay algunos servicios. Estas aguas cuentan con propiedades beneficiosas para el reuma o la artritis. Las termas se encuentra a tres kilómetros del centro de la ciudad de Ourense, llegando en coche por la carretera OU-402.

Termas de A Chavasqueira

Termas da Chavasqueira

Otras de las termas gratuitas más visitadas son las A Chavasqueira, ubicadas en el margen del río Miño, lo que les confiere un encanto singular. Estas son las que primero se acondicionaron en la ciudad, para el uso de sus habitantes que en los calurosos veranos del interior contaban solamente con estas zonas del río para refrescarse. Estas aguas de mineralización media son buenas para la artritis, el reuma, el asma y para los problemas de la piel. Se encuentran en la ciudad, cerca del parque de bomberos. En sus alrededores hay también bastantes zonas de césped para poder tumbarse a tomar el sol cuando el tiempo acompaña. No obstante, estas termas se pueden visitar todo el año, ya que sus aguas están a 43º.

Piscina termal As Burgas

Burgas de Ourense

La ciudad de Ourense también cuenta con algunas piscinas en pleno centro, como esta piscina termal. Como en otras de estas piscinas naturales, el agua sale a unos 67º, pero el agua de baño se encuentra a una temperatura menor, unos 37º. Las aguas de esta piscina no tienen tantas propiedades curativas como las de otras zonas, por eso se suele utilizar solamente como lugar de relajación. Es un complejo en el que encontramos esta gran piscina, además de una sauna húmeda. Como en las otras instalaciones, aunque se encuentren al aire libre, tienen un horario de apertura y cierre que hay que consultar.

Otros puntos de interés

Catedral de Ourense

A la hora de visitar las termas en Ourense, es posible disfrutar también de lo que nos ofrece la propia ciudad de Ourense, con un estupendo patrimonio. Uno de sus edificios religiosos más importantes es la catedral, declarada monumento nacional, conocida también como Basílica de San Martín. Es una catedral en la cual se pueden ver diversos estilos arquitectónicos, pues fue reformada en distintas épocas, con lo que cuenta con elementos románicos, barrocos, neoclásicos o renacentistas. En la zona occidental se encuentra el Pórtico del Paraíso,  que reproduce el conocido Pórtico de la Gloria, aunque de una forma más simple.

Claustro de San Francisco

Al lado de esta catedral se encuentra la iglesia de Santa Eufemia, que data del siglo XVII, con una espectacular fachada barroca. Otro de los edificios religiosos que hay que visitar es la iglesia de San Francisco, que destaca por su bello claustro repleto de arcos.

Otro de los lugares en los que es posible disfrutar de la urbe es en la zona de la Alameda do Concello, una zona ajardinada con un bonito palco de estilo modernista. Se encuentra muy cerca de la zona histórica de la ciudad y también del mercado de abastos. Ya en la zona histórica podemos dirigirnos a la Plaza Mayor, uno de los principales puntos de encuentro. En esta plaza se encuentra el Ayuntamiento y también el antiguo Palacio Episcopal. En esta plaza hay soportales en los que es posible encontrar bares y restaurantes en los cuales realizar un merecido descanso para probar además la deliciosa gastronomía gallega.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?