Qué hacer tres días en Shanghai

Una de las ciudades mas cosmopolitas de Asia es Shanghai. Si hace algunas semanas hablamos de Hong Kong y la cantidad de gente que vive allí Shanghai no se queda atrás y es una de las ciudades con más cantidad de habitantes del mundo.

Puerto, centro de finanzas y centro cultural de esta parte del mundo es un gran destino de viaje. Puedes pensar que su notoriedad es nueva pero en realidad Shanghai brilla hace más de un siglo por lo cual tiene mucha historia. 72 horas no es mucho tiempo pero a veces es todo lo que tenemos así que he aquí una guía de qué hacer tres días en Shanghai.

Día 1 en Shanghai

La ciudad se divide en dos partes: de un lado del río Huangpu está Puxi y del otro Pudong. Puxi está en el oeste y Pudong en el este. Lo más llamativo desde el paisaje urbano moderno es el área de Lujiazui, en Pudong, donde están los edificios más emblemáticos: el Shanghai World Financial Center, la Torre Jin Mao, la Oriental Pearl TV Tower y la Torre Shanghai, por ejemplo. También aquí está el Túnel de Turismo, un túnel bajo tierra con un show de luces y sonido que vale la pena visitar.

  • Torre Oriental Pearl: tiene 468 metros de alto y fue la estructura más alta de la ciudad entre 1994 y 2007. Es una antena de transmisión de radio y TV con quince plataformas de observación, entre las que sobresale la cápsula espacial a 350 metros. Tiene un restaurante giratorio, entre las dos esferas, y obvio, vistas geniales.
  • World Financial Center: es el octavo edificio más alto del mundo y tiene 492 metros. El observatorio tiene piso de vidrio y ventanas que brindan vistas de 360 º.
  • Torre Jin Mao: aquí todo gira en torno al número de la suerte, el 8, pues en chino mandarín el ocho suena a la palabra “prosperidad”. 88 pisos y un bar de jazz.
  • Túnel Waitan: es el túnel turístico de 647 metros de alto que pasa por debajo del río Huangpu conectando el Bund con Lujiazui. Un sitio llamativo y bizarro.

Por aquí puedes caminar un poco, sentirte bien chiquito en la base de estos monstruosos edificios  o, mejor, trepar al observatorio del centro financiero para tomar fotos a una buena altura. Esta es la postal más clásica de Shanghai y si conoces la ciudad de antes pues es sorprendente pues en los años ’80 esta zona apenas si estaba desarrollada… Si no te quedas en la zona puedes llegar en el metro.

Hablando de alojamiento, si vas de visita la zona más recomendable es la adyacente al río Huangpu porque es desde allí desde donde tienes vistas fabulosas de el skyline de Shanghai. Las zonas antiguas son pintorescas, por ejemplo la Concesión Francesa, pero todo depende de lo que andes buscando.

Día 2 en Shanghai

Es el día para caminar por el Bund, una zona con mucha historia. El paisaje tiene edificios de comienzos del siglo XX, a la vera del río. Si abres la vista tienes el siglo XX y el XXI en la misma panorámica pues el perfil de Luhiazu está allí, del otro lado, si el clima es bueno o no hay mucha contaminación.

Puedes caminar por aquí, sentarte a desayunar en alguna cafetería y pasear un rato. Después tienes la estación del metro de la calle East Nanjing Road a unos pasos. Te subes a la Línea 10 y te bajas en los Jardines Yuyuan. Te puedes perder un rato paseando entre edificios chinos o probando la gastronomía local que es una maravilla. Los jardines se crearon a fines del siglo XVI y ocupan 20 mil hectáreas.

La entrada cuesta CYN 40 o 30, según la época del año, y abre entre las 8:30 am y las 4:45 pm. Si te quedaste a almorzar puedes regresar después al metro e ir hasta West Nanjing Road para visitar el Templo Jing’an, originalmente del siglo III pero reconstruido y muy hermoso, enclavado entre rascacielos. La Concesión Francesa es un buen sitio para pasar la tarde, dar con un coqueto restaurante y ver esos contrastes entre oriente y occidente.

Para terminar puedes volver a coger el metro y acercarte a la Plaza del Pueblo. Si te interesa visitar el Museo de Shanghai , ¡que no te cierre! Cuando cae el sol la calle Nanjing Road es un buen sitio para estar. Principalmente el sector este que es donde hay bares y restaurantes y mucha luz.

Día 3 en Shanghai

Si te enamoraste de la ciudad tal vez no quieras dejarla pero si quieres abarcar más entonces el último día debes viajar un poco más lejos del centro. Hay ciudades históricas, como Suzhou o Hangzgou (a una hora de Shanghai, sobre la costa de lagos y muy bonitas), está el Bosque de Bambú de Anji, al que llegas en tren o en taxi y donde se filmó Crouching Tiger, Hidden Dragon, y también está la Reserva Natural de la Isla Chongming.

A Anji puedes llegar en metro, usando la Línea 1 o 3 para alcanzar la Estación de Tren Shanghai Sur. Al lado está la terminal de autobuses y cuanto más temprano, mejor, antes de las 9 am pues después no hay autobuses. En la taquilla compras el ticket y después el viaje dura unas cuatro horas ida y vuelta. El viaje no te va a entusiasmar, pero sí el destino. Llegas a la ciudad de Anji, sales de la estación y alquilas un taxi o un tuk-tuk para alcanzar el bosque en media hora más.

La entrada cuesta unos 55 yuanes. Hay algunos restaurantes en la entrada y puedes comer bambú, ¿qué te parece? Dentro puedes perderte en hermosos paisajes y hasta puedes trepar a una montaña rusa por 50 yuanes más para volar entre los árbolitos. La vuelta es igual de fácil. Si llegas y ya no hay autobuses a Shanghai puedes ir hasta Hangzhou y de allí a Shanghai en tren o en autobús.

Obviamente a lo largo de estos tres días hay muchos rincones de Shanghai para visitar (museos, templos, mercados), pero como columna vertebral este recorrido de 72 horas es muy util.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *