Turismo barato en la Isla de Pascua

Pequeña y alejada de todo esta isla es bien conocida en todo el mundo. Sus extrañas y maravillosas estatuas se han instalado con fuerza y hoy cientos de turistas van de visita o sueñan con visitar la Isla de Pascua.

Pero es un destino lejano y algo caro, o eso es lo que siempre pensamos. Por supuesto hay opciones así que si sueñas con visitar la Isla de Pascua y tienes un presupuesto estrecho a no desesperar. ¡Es posible!

Isla de Pascua

Su nombre autóctono es Rapa Nui y aunque hoy en día pertenece a Chile poco tiene que ver con la cultura e historia de este país sudamericano. Forma parte de la Polinesia y desde 1995 la UNESCO la ha galardonado como Patrimonio Mundial.

La versión oficial que repiten los arqueólogos es que el pueblo polinesio llegó aquí hace miles de años y desarrolló una gran cultura, de la que las estatuas o moais son la consecuencia, pero por superpoblación y deforestación la civilización se terminó. Las enfermedades traídas de Europa a mitad del siglo XVIII y el comercio de esclavo desde Perú hicieron la otra parte.

La cosa es que hay teorías distintas pues la construcción de estas estatuas es evidente que ha requerido una fuerza hercúlea y al menos resulta llamativo tamaño esfuerzo para la gente de una de las islas más remotas del mundo. Un pueblo tan en conexión con la naturaleza que ya se haya deforestado su propia isla… o simplemente que haya podido trasladar esas estatuas super pesadas por toda la isla no deja de ser un enigma.

La Isla de Pascua fue anexada por Chile en 1888 y actualmente viven alrededor de 6 mil personas con un alto porcentaje de descendientes de los Rapa Nui.

Viajar a la Isla de Pascua

No es barato porque es una isla remota. Está a unos 3700 kilómetros desde Santiago de Chile, la capital del país andino. Además, es un sitio caro porque casi todo se importa con el consecuente gasto que se incorpora a los precios de las mercancías. Estando en Chile entonces deberás tomar un vuelo de Latam que ofrece un servicio de por día. Lo mejor es reservar con anticipación e ir en temporada baja, además de organizar una estancia larga, de una semana al menos, porque eso también abarata el precio del ticket aéreo.

¿Te gustaría llegar en barco? Pues no es fácil porque si bien hay barcos que vienen de Nueva Zelanda u otros destinos en el Pacífico Sur son escasos y muy caros. Y desde Chile no hay botes tampoco. Nada de cruceros por aquí, la isla no tiene puerto que pueda acomodarlos.

Hospedarse en la Isla de Pascua

Hay de todo y hoy en día por suerte hay opciones dentro de Airbnb. Si tienes algo de dinero los hoteles siempre son mejores porque quedarse en un sitio bueno en esta isla no tiene precio. Pero, como dije más arriba, para un presupuesto ajustado hay otras opciones: campamento, alquiler de piso y casa y hostel con dormitorios.

Está el Hostel Petero Atamu con desayuno gratis, ropa de cama incluida y atendido por una familia. También tenemos la Casa de Fatima Hotu a solo diez minutos del centro de la aldea, con cocina comunitaria y un dormitorio con camas cuchetas y sabanas limpias. Aquí no hay WiFi pero en la Biblioteca Pública se ofrece Internet para turistas y el sitio está muy cerca. Una opción algo más cara es el Kona Tau que está en el centro de la isla y cerca del aeropuerto y las playas.

Este hostel tiene habitaciones con baño privado y cocina comunal donde se sirve el desayuno gratuito. Incluye las sabanas y las toallas y ofrece WiFi gratis. Incluso el traslado al aeropuerto es gratuito. El Hotel Rapa Nui es otra opción, en el centro de Hanga Roa y a pasos de la playa. Obvio, es mas caro aunque no llega a los 100 euros. En realidad opciones hay muchas y creo que en todas deberás leer los comentarios de los usuarios para no llevarte sorpresas.

Si tienes poco dinero entonces lo mejor son los hostels. El precio por dormir en un dormitorio no supera mucho los 20 dólares pero si vas en temporada baja siempre puedes estar en un hotel o alquilar un piso o una casita por un precio cómodo. Y si te gusta la carpa pues hay campamentos para armar la tienda, por ejemplo el popular Tipie Moana.

Comer, viajar, descubrir

Como dijimos antes comer aquí puede resultar caro porque todo se trae de Chile, entonces lo que hacen muchos mochileros es traer algo de comida. Latas, café, té, azúcar, galletas, arroz, fideos. Si te alojas en un hostel o en un piso tienes cocina y listo. Problema solucionado. Los mas organizados traen incluso verduras como cebollas, patatas, coliflor, pimientos, frutas, ajo, pan, lentejas, leche en polvo, vino.

Si viajas con alguien es cuestión de hacer una lista compartida y distribuir la compra en las mochilas. Cuando estés en la isla vas a estar agradecido de cotar con todo esto. Y sino metes todo es una mochila de mano y la despachas con el equipaje. Latam te permite dos valijas con un total de 25 kilos así que hay espacio. Una vez en la isla siempre puedes comprar empanadas, pescado, frutas…

Para moverse por la Isla de Pascua hay dos buenas opciones: alquilar un taxi o alquilar una bici. Los taxis no son caros y las bicis son geniales cuando no se trata de recorrer distancias largas. Ir de un lado al otro de la isla implica 90 minutos así que si estás en buena forma no es nada que no pueda hacerse en bici. También puedes alquilar un coche o una moto por tu cuenta y te vas a ahorrar algo de dinero porque los tours son caros.

El alquiler de una moto ronda los 40 dólares el día y te da bastante libertad. Si prefieres un coche o un taxi con conductor los precios puedes negociarse. Ahora bien. ¿qué debemos conocer en la Isla de Pascua?

La visita al Parque Nacional es obligada. La entrada ronda los 60 dólares para el turista pero como la isla entera es un parque te abre las puertas en todos lados. Los famosos moai están desperdigados por todas partes y a la vista del mundo así que puedes verlos la cantidad de veces que quieras, salvo la cantera que esta excavada en el Museo en Rano Kau. Aquí solo puedes entrar una vez con el ticket, que te conviene comprar apenas bajas del avión.

Conocer los moai, los que apenas asomaban de la tierra y los que han sido excavados hasta revelar una altura y forma formidable, lleva tiempo pero brinda las mejores fotos. Pero la isla ofrece más: puedes hacer buceo y snorkel y ver el moai que está sumergido, hacer surf, tomar el sol, caminar.

Lo cierto es que una semana en la Isla de Pascua es una gran experiencia y una de las cosas más entretenidas que puedes hacer si viajas a Chile. Así que, ¡no te lo pierdas aunque te parezca que no va a alcanzarte el dinero!

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *