Un paseo encantador con el tren de Larrún

¿Te gustan los trenes? Hay fanáticos en todo el mundo y como el rey del transporte en algún momento fue el tren, lo cierto es que muchos países tienen, conservan o han desarrollado trayectos ferroviarios que son un verdadero paseo. Por ejemplo, el tren de Larrún.

Es un trencito francés pero esta muy cerca de la frontera con España, así que si andas por Navarra tal vez puedas cruzarte y conocerlo. Sino, aquí tienes información sobre este tren de cremallera.

Larrún y su tren

En los Pirineos occidentales hay una cumbre llamada Larrún, “buenos patos” en euskera y La Rhune en francés. Tiene 905 metros de altura sobre el nivel del mar y como dije más arriba está en la frontera entre Francia y España, en territorio vasco.

Del lado francés La Rhune es un gran destino turístico desde comienzos del siglo XX y la zona ha estado poblada desde miles de años, como los túmulos y dólmenes así lo atestiguan. Dicen que la emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III, también ayudó a la popularidad del lugar gracias a sus viajes y excursiones a la montaña.

Lo cierto es que el trencito que vemos ahora es el único en su tipo que queda en esta parte de Francia, pero antes había más kilómetros de vías y otros trenes que unían distintos puntos del país. El tren de Larrún es un tren de cremallera, es decir, además de los dos rieles que son comunes en un tendido ferroviario tiene otro riel, un carril dentado que está entre los otros dos carriles y que es el que pone en movimiento y arrastra el convoy de vagones.

El tren de Larrún tiene vagones de madera muy pintorescos así que es además un tren de colección que te lleva a la cima del pico desde 1924.

Un paseo en el tren de Larrún

La emperatriz Eugenia llega a la cima del Larrún en 1859 y hoy hay un monolito que recuerda ese día. Para comienzos del siglo XX empezó a hablarse de la necesidad de construir un tren, y en 1912 las obras ya han comenzado pero se suspenden con el estallido de la Primera Guerra Mundial. En 1919, terminada la guerra, las obras recomienzan con brío.

En abril de 1924 se inaugura el primer tramo y en junio se llega a la cima. Para 1930 se foresta más la montaña y en tiempos de la Segunda Guerra se instala un radar y hay soldados cuidando la frontera. Décadas después, a fines del siglo XX, ya es patente que Larrún y su tren son un imán turístico en la zona.

Para usar el tren primero debes llegar al pueblo de Sara, a 10 kilómetros de San Juan de Luz. Es un pueblo hermoso, situado a solo 15 kilómetros de la costa, autenticamente vasco, con casitas blancas y bajas que datan del siglo XVI con el marco de los Pirineos como fondo. Una belleza.

A la cima del Larrún se puede llegar en tren o caminando y puedes combinar ambos medios de transporte en la excursión. Es decir, subes caminando y bajas en tren o subes en tren y bajas caminando. Como sea, si eliges subir a pie arriba puedes comprar los tickest del tren. Eso sí, te espera una caminata de entre dos horas y media y tres y la bajada un poco menos. Es un paseo sin sombra y con terreno resbaladizo si llueve. Para tener en cuenta.

Hablando de movilidad es cierto que es un tren antiguo  en una zona montañosa así que para las personas que presentan alguna discapacidad motriz puede ser algo incómodo. El personal, empero, es muy servicial así que puedes acercarte y hacer una consulta. En el caso de estacionamiento para personas con discapacidad hay seis lugares pero se está pensando en hacer más. También la tarifa del tren es mas barata, aunque no para los acompañantes salvo que se tenga la tarjeta que especifica que la persona discapacitada no puede estar sola.

Para subir al tren hay dos escalones de treinta centímetros cada uno. Si la persona se maneja en silla de ruedas es necesario plegarla y sentarse en los bancos de los vagones durante el recorrido. En la estación de salida hay un baño suficientemente ancho que puede usarse y en la cima los baños son mas estrechos y no tan cómodos. El acceso al restaurante Udako, uno de los tres allí arriba, tiene rampa pero si quieres ir a la mesa de orientación es çi o sí por escalera y son 60 escalones.

¿Qué horarios tiene el tren de cremallera? Por el momento hay que decir que hasta el 17 de marzo de 2019 el tren está cerrado, pero una vez que función a lo hace cada 40 minutos. La temporada baja es entre el 17/3 y el 7/7 y del 1/9 al 3/11. Empieza a subir a las 9:30 am y la primera bajada es a las 10:40 am. Sube por última vez a las 4 pm y baja por última vez a las 5:20 pm.

La temporada alta es entre el 8/7 y el 31/8 y entonces empieza a funcionar un poco más temprano. Incluso se suman algunos horarios si hay mucha gente. El trayecto es de 35 minutos pero la excursión completa implica unas dos horas. Puedes llevar tu propia comida o comer arriba, en alguno de los bares restaurantes que hay en la estación de salida o en la cima. Abajo hay tres, Le Pullman, Les 3 fontaines y Borda, una tienda de productos regionales.

En la cima del Larrún hay tres sitios más: Larrungo Kailoa, Larrungain y Udako etxea. ¿Cómo y dónde se compran los billetes? Pues los puedes comprar por anticipado online hasta el mismo día del paseo y solo tienes que presentarlos, sin hacer la cola en la taquilla. También puedes reservar por teléfono y los billetes se envían por email o se retiran en la taquilla a partir del día siguiente; y finalmente los puedes comprar en la misma taquilla.

Un adulto paga 19 euros, un niño de cuatro a doce años paga 12 euros y hay una tarifa familiar (dos adultos y dos niños), por 57 euros. Estos valores son para viajes ida y vuelta. Si es ida simple baja a 16, 9 y 4 euros respectivamente. recuerda que si subes caminando los billetes para bajar en tren solo pueden comprarse en la cima. El forfait anual cuesta 52 y 32 euros. Los pagos pueden hacerse en efectivo o tarjeta de crédito.

¿Qué te parece un paseo en el tren de Larrún?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*