Un paseo por Villa Borghese

Roma es hermosa todo el año, pero como muchas de sus atracciones están al aire libre la primavera o el otoño son las mejores estaciones para disfrutarla a pleno. Así, pasado este invierno, ¿qué te parece ir a Roma y caminar por la Villa Borghese?

Parque, jardín, fuentes, estanques, edificios de distintos estilos, museos y demás atracciones, todo eso encontrarás en este rincón de Roma.

Villa Borghese

Está actualmente sobre una colina que ha sido reforestada, adyacente al Monte Pincio, y la morfología empezó a gestarse a comienzos del siglo XVII de la mano del cardenal Borghese, sobrino del Papa Paulo V y gran mecenas de Bernini, el escultor. En el proyecto trabajaron muchos artistas de renombre y para 1633 la villa estaba lista.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII se terminó la llamada Casa Noble, hoy sede de la Galería Borghese, y la Casa de los juegos de agua, hoy sede del Museo Carlo Bilotti. También tomó forma el Jardín del Lago.

Dos siglos después el tamaño de la villa creció y al cabo se transformó un típico jardín inglés. A comienzos del XX la siempre rica familia Borhese vio temblar su fortuna y decidió vender las tierras y todo su valioso contenido al Estado, que lo pasó al Ayuntamiento de Roma, que a la postre lo abrió definitivamente al público.

El parque tiene forma de corazón, si lo ves desde el cielo, y está entre Piazzale Flaminio, el barrio salario y Porta Pinciana. Son 80 hectáreas de bellezas que puedes recorrer en un paseo de alrededor de dos horas o más visitando edificios históricos, estructuras al aire libre, museos, monumentos, fuentes, lagos, jardines y lagos.

Información práctica para visitar la Villa Borghese

  • Desde Termini tomas la línea A del metro y bajas en Flaminio. Caminas unos 500 metros y ya tienes un acceso a la villa. Los autobuses 88, 490, 495, 160, 910, 52, 53, 628, 926, 223 y 217 también te dejan ; y lo mismo el tranvía 19, 3 y 2.
  • El parque está abierto desde la salida del sol a la puesta del mismo.
  • La entrada es gratuita y solo pagas los museos o edificios que quieras visitar.

Qué visitar en la Villa Borghese

La Galería Borghese es un museo de arte que no te puedes perder pues es uno de los mejores museos del mundo. La colección fue iniciada por el cardenal Borghese, el sobrino de Paulo V, entre 1576 y 1633. Aquí verás obras de Bernini, ya que fue su primer mecenas, y también una valiosa colección de Caravaggio.

El edificio tiene dos plantas. El piso principal tiene todas las antigüedades clásicas y es un sitio maravilloso pues hay piezas del siglo I al III d.C entre esculturas, mosaicos y frescos conservados maravillosamente bien. El piso superior tiene la pinacoteca con obras firmadas por Rubens, Bottticelli, Rafael y Tiziano.

Las esculturas de Canova y Bernini son perlas situadas aquí y allá. Eso sí, no te lances a la visita de la noche a la mañana, debes reservar pues son muchos los visitantes. La reserva puedes hacerla online o por teléfono y varios días por anticipado. La Galería Borghese abre de martes a domingo de 8:30 am a 7:30 pm y cuesta 20 euros.

Más allá de su contenido el edificio en sí mismo merece una mirada más atenta. Fue diseñado por el arquitecto Flaminio Ponzio para ser la villa suburbana del cardenal. A su muerte las obras fueron continuadas por Vasanzio quien sumó decoración al diseño original. Era por entonces un sitio de recreo precioso, con arroyos, lagos, paseos, pavos reales, avestruces…

Otros edificios que puedes ver son la Meridiana, el Casino del Graziano, el Casino dell’Orologio, el Casino Nobile o el Portezzuola, por ejemplo. Son construcciones históricos y podemos sumar la Casa Giustiniani, la Pajarería o el Reloj Solar con sus jardines secretos.

Así es, estos edificios tienen sus propios jardincitos, encantadores. Entre ellos están los antes nombrados Jardines Secretos, pero también el Valle de los Plátanos, el Jardín Plazoleta de Scipione Borghese o el hermoso Jardín del Lago con su hermoso Templo de Esculapio con columnas. Éste último se cuenta entre los edificios de estilo neoclásico y del siglo XIX que hay en la villa, como Orologio, la Casa del Reloj o la Prqueña Fortaleza.

Se suman varias fuentes como la Fontana dei Cavalli Marini, la Fontana del Fiocco, la Fuente Oscura o la Fontana dei Pupazzi. También está el Museo Canonica, que es la casa estudio de Pietro Canonica, artista, la Casa de las Rosas o la Casa del Cine. Si vas con niños puedes visitar la Casa de Raffaello, con su ludoteca infantil, o si o te gustan los animales está el Zoo de Roma o Bioparco con mas de mil animales de 200 especies distintas. Es uno de los zoológicos más grandes y antiguos de Italia,nacido en 1911.

Abre todo el año los siete días de la semana menos el 25 de diciembre y el horario en general es desde las 9:30 am. La entrada cuesta 16 euros por adulto. Puedes comprar los tickets online. Por otro lado otra de las atracciones mas relevantes es el Reloj de Agua de Pincio, una maravilla de la ingeniería del siglo XIX.

Se trata de un hidro-reloj que fue construido en 1867 por un sacerdote dominico amante de la relojería, Giambattista Embriaco, junto con el arquitecto suizo Joarchim Ersoch. Lo increíble es que sigue en pleno funcionamiento desde su presentación en la famosa Exposición Universal de París de 1867.

También verás una replica del Teatro Globe de Shakespeare de Londres, el Silvano Toti Globe Theatre, un enorme pabellón circular bien de los tiempos isabelinos, una multitud de templos y templetes, plazas y fuentes. Y obviamente, yo creo que el punto culminante del recorrido tiene que ser el jardín de Pincio ya que desde aquí se tienen unas vistas maravillosas de la ciudad de Roma.

Recuerda que la Villa Borghese tiene nueve entradas ubicadas entre las vías Pinciana, Raimondi, Aldrovandi, la piazzale San Paolo del Brasile, la piazzale Flaminio y la piazzale Cervantes. ¡Date una vuelta!

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*