Un verano en las Islas Aland, entre Suecia y Finlandia

¿Te gustaría recorrer Europa del Norte este verano? El verano es la mejor época del año para andar por aquí sin congelarse y los paisajes cobran una vida estupenda. Uno de los destinos más curiosos y especiales que podemos visitar son las Islas Aland.

Las Aland son una región autónoma de Finlandia donde predominantemente se habla sueco.. Descansan en la entrada del Golfo de Botnia, en el Mar Báltico, y mientras hay una isla principal que concentra el grueso de la población hay miles de islas e islotes más en los que prácticamente no vive nadie. Más allá, a casi 40 kilómetros de mar abierto, está la costa de Suecia. Con tanta agua alrededor no es casual que su nombre en noruego primitivo signifique Tierra de Agua.

Las Islas Aland

Los seres humanos llegaron a estas lejanas y frías islas hace siete mil años cuando las islas re emergieron de las profundidades tras ser sepultadas por el hielo continental durante la última Era de Hielo. Cazadores y recolectores primero, más tarde agricultores, más tarde aún entraron en contacto con los vikingos de cuyo paso han quedado ruinas, tumbas y castillos.

En el siglo XIII fueron incorporadas al Imperio Sueco y después Suecia las entregó a Rusia así que más tarde pasaron a ser parte de Gran Ducado de Finlandia. En tiempos de la Guerra de Crimea ingleses y franceses anduvieron por aquí y tras la derrota de Rusia todas las islas fueron desmilitarizadas y así permanecen al día de hoy. En 1919 sus pobladores pidieron formalmente separarse de Finlandia y unirse a Suecia.

No lo lograron pero sí se decidió que las Islas Aland fueran un territorio independiente, autónomo, con representación propia en el gobierno finlandés. Ni siquiera corrieron peligro en la Segunda Guerra Mundial. Hoy tienen sus propias estampillas, su propia policía y hasta su propia línea aérea, Air Aland.

Turismo en las Islas Aland

Como dije más arriba la mayor parte de la población vive en la isla Fasta, sede de la capital Mariehamn. Fasta es la isla más grande del grupo y tiene poco más de mil kilómetros cuadrados de superficie. Su economía se basa en los barcos de carga, el comercio y el turismo. En ese orden.

¿Pero aquí hablan sueco o finlandés? La mayoría habla sueco, es el idioma oficial y la primer alengua de más del 90 % de la gente. Finlandés hablan muy pocos. ¿Cómo llegar a las Islas Aland? Pues en ferry. El ferry conecta las islas con el continente y la región finesa de Turunmaa. Lo mejor de todo es que los pasajeros viajan gratis. Sí, ¡gratis! Si viajas en coche debes pagar un poco y hacer la correspondiente reserva pero sí viajas a pie pues viajas gratis. ¡Genial!

La puerta de entrada a las islas es la ciudad de Mariehamn, una ciudad portuaria encantadora que se puede recorrer fácilmente a pie o en bicicleta de alquiler. También en autobús, pero no es tan divertido. Te bajas en el puerto y caminando 10 minutos llegas al centro. Un encantador bulevar es la artería prinicpal, está rodeado de árboles y lo bordean edificios antiguos entre los que se destaca la vieja Iglesia San Göran. Justo enfrente está la oficina de turismo así que puedes pasar y hacer algunas averiguaciones.

La mayoría de las tiendas, cafeterías y restaurantes están situados sobre la calle peatonal de Torggatan, en la zona central de la ciudad. Aquí está el Parlamento, el Ayuntamiento y otros edificios de gobierno. Y si ves la estatua de una mujer toma una foto pues por ella la ciudad se llama Mariehamn: es la zarina Maria Aleksandrovna. Como dije antes es mejor ir en verano porque la ciudad tiene mucho verde y puedes disfrutar de sus parques y de la playa, el puerto y la marina.

Hay muchos botes-restaurantes, muchos recorridos turísticos para hacer en bici o en bote y uno puede explorar la ciudad a pie o acomodarse al sistema de transporte público. Hay autobuses que va al norte y otros al sur. Funcionan cada hora en el verano y durante las horas de trabajo. Cuestan 2 euros y te permiten dar la vuelta entera. Para un tour más pintoresco puedes subirte al mini tren de Röde Om, pero solo funciona en verano.

Otra visita interesante es el Museo de Historia Marítima de Aland que está situado en Västerhamn. Es un edificio de dos pisos dedicado por completo al comercio marítimo que es el leit motive de las islas. Hay un simulador de barco, de un barco inglés de 1936, así que te metes en la cabina del capitán y esta se mueve y todo, y también hay una exhibición de curiosidades que los marineros de las islas han sabido traer de sus viajes. Motores, maquetas, actividades para niños se suman a la experiencia. En realidad es un museo muy bien pensado.

Y por el mismo ticket puedes ir a conocer el Pommern, un barco de acero de cuatro mástiles que está en estado original. Es único en el mundo y cada verano desde 1957 funciona como museo. Este barco construido en Glasgow para una empresa alemana fue lanzado en 1903 y en 1923 lo compró un marinero llamado Erikson, dueño de la flota comercial más grande del mundo. Navegó hasta 1939 y llevaba grano entre Australia e Inglaterra.

Hacer algún paseo a bordo del ferry es lo que tienes que hacer para llevarte una buena idea de como son las islas. Y como es gratis pues casi es obligatorio desde el punto de vista turístico. Hay muchos destinos: Föglö, Sottunga, Kökar, por ejemplo. Cada destino tiene sus encantos pero yo no dejaría sin visitar las ruinas del monasterio franciscano del siglo XV en Kötlar ( a solo dos horas de ferry), o el asentamiento de la Edad de Bronce de Otterböte, por ejemplo, ambos en Kökar.

Lo cierto es que las hermosas Islas Aland nos pueden brindar un pantallazo increíble de la cultura nórdica en general, de su naturaleza, su cocina y su historia. Están entre Suecia y Finlandia y hunden sus raíces también en la historia rusa. Monasterios, castillos, fortalezas, sus ruinas están aquí y allá. Sus paisajes naturales nos permiten disfrutar de aventuras al aire libre como caminatas, paseos en bicicleta, paseos en kayak o buceo en aguas heladas. La gastronomía también merece ser comentada pues las cartas en base a pescados y mariscos, las cervezas artesanales y chocolates que se hacen con cacao traído de América del Sur se cuentan entre lo que hay que probar.

Si no conoces las Islas Aland pero te atraen te recomiendo visitar el sitio web de turismo oficial para recabar más información y programar tu viaje. El sitio es estupendo y te brinda información práctica sobre cómo viajar hasta allá y entre isla e isla, qué comer, qué hacer, dónde dormir, mapas y un completo calendario de eventos. ¡Visita Aland!

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Finlandia, Guías

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*