Una semana en Córcega

El Mediterráneo tiene muchas islas pero solo tres son de gran tamaño y entre ellas está Córcega, un paraíso natural bautizada por muchos como “la isla de la belleza”. Por siempre unida a Napoleón, lo cierto es que ofrece paisajes, playas, oportunidades de turismo al aire libre, delicias culinarias y mucho más.

¿Te gustaría viajar a esta isla montañosa, de acantilados agrestes, playas estupendas, lagos y reservas naturales? Si es así, una semana en Córcega te dejará satisfecho pero, quién sabe, tal vez te vuelvas un visitante asiduo a partir de entonces.

Córcega

Como dijimos más arriba es una de las islas más grandes del Mar Mediterráneo, la tercera específicamente detrás de Sicilia y Cerdeña. Tiene 183 kilómetros de largo y 83 de ancho y tiene 2700 metros de altitud en su punto más alto. Dista solo 180 kilómetros de la famosa Riviera Francesa y es famosa por sus bellezas naturales y por su cultura.

El clima de la isla es mediterráneo, con inviernos templados y lluviosos sobre las costas y más fríos y con nieve en las montañas y veranos muy secos y cálidos. Ha estado habitada desde hace muchos siglos, no le faltan menhires y dólmenes de civilizaciones megalíticas, pero su nombre ha quedado eternamente unido al de Napoleón Bonaparte. Y es que el militar y emperador fundador del imperio francés nació aquí, en la ciudad de Ajaccio.

Vacaciones en Córcega

A Córcega se puede llegar en avión o en ferry. Hay cuatro aeropuertos internacionales con alrededor de 20 aerolíneas que la conectan con muchas ciudades de Europa. También hay siete puertos comerciales con servicios frecuentes a Italia y Francia.

Una vez allí es muy importante saber cómo te vas a mover. Alquilar un coche es, seguro, la mejor opción para poder acceder a todas las bellezas naturales de la isla. También puedes alquilar una van o casa rodante pero debes saber que los campamentos de ese tipo están muy regulados y no puedes detenerte en cualquier sitio, solo en los autorizados. Otras opciones son los autobuses, los taxis y los trenes.

Sí, en Córcega hay trenes y valen la pena porque atraviesan paisajes preciosos, ofreciéndonos postales inolvidables, de sitios que nunca veríamos si no estuviéramos en el tren. Por parte de los autobuses hay muchas compañías y servicios regulares entre pueblos y aldeas funcionando todo el año. La oficina de información en la estación central de autobuses en Ajaccio te dará información útil, después, en el interior, ya debes ir a preguntar a las oficinas de turismo.

¿Y qué nos ofrece Córcega? Pues sitios de patrimonio cultural, sitios de patrimonio natural, caminatas, escaladas de montaña, actividades varias al aire libre, actividades náuticas y deleites gastronómicos. ¿Todo en una semana? Pues podemos “picotear” un poco y en siete días vivir pequeñas experiencias. Pensemos entonces en qué hacer día a día.

Si el avión te deja en la ciudad de Calvi y así, en el Día 1 en Córcega, puedes disfrutar de esta ciudad muy elegante, con una ciudadela medieval, un puerto precioso y muchos restaurantes. Tiene playas así que una vez que te acomodas en el hotel o en el alojamiento que hayas elegido puedes relajar un poco a la vera del mar. Calvi en un día es suficiente.

El Día 2 puedes ir hasta Corte, una comuna montañosa que es la puerta de entrada al Parque Natural Regional de Córcega. Verás los mejores paisajes, postales iconicas de la isla. Está en el centro de la isla, a unos 85 kilómetros de Ajaccio, así que también puedes llegar en tren desde esta otra ciudad. Corte fue la capital en algún momento y tiene una importante universidad del siglo XVIII.

El Día 3 en Córcega puedes enfilar a Ajaccio, la capital que es la ciudad de nacimiento de Napoleón Bonaparte. Aquí puedes visitar su casa natal y el museo dedicado a su historia, pero también están las playas, entre ellas una de las más populares, la Playa Cupabia. Está rodeada de montañas y es una ciudad muy soleada.

Ajaccio tiene una hermosa ciudadela, de las mejor preservadas en el mundo, un caso histórico precioso y un mercadillo de lo más colorido. Es una ciudad dinámica al mismo tiempo y por sus alrededores puedes hacer caminatas, bicicleta de montaña, escalar montañas o simplemente pasear por sus playas y riscos cercanos. No dejes en el tintero la Península Parata, con las islas Sanguinarias, un paraíso, y el Museo de Artes Finos que funciona en el Palacio Fesch.

Si vas en verano hay muchos conciertos, también se festejan los Días Napoleónicos, la Feria de los Castaños y la Noche de compras cada viernes en julio y agosto, momento en el que las tiendas del centro histórico abren por la noche y hay arte callejero, teatro y demás.

El Día 4 en Córcega el camino te llevará a Bonifacio, una ciudad magnífica, con mucha historia ya que es una de las mas antiguas de la isla. Está en una pequeña península con acantilados, tiene una vieja fortaleza y un barrio antiguo de calles empedradas que suben y bajan. Tiene un fiordo de 100 metros, con su puerto natural, y una ciudadela amurallada que data de la ocupación genovesa.

Puedes hacer excursiones en bote para apreciar los acantilados que aparecen en la Odisea de Homero, visitar las Islas Lavezzi, comer en alguno de los restaurantes y cafés del puerto, visitar el acuario, tomar el tren turístico desde el puerto hacia el Casco Viejo en la cima de la colina, fotografiar desde allí las vistas, bajar y caminar por las calles de la ciudad, explorar las viejas iglesias y las tiendas o recorrer el cementerio con sus elaborados monumentos.

¿Playas? Sí, puedes enfilar rumbo norte y llegar a la Bagía de Santa Manza, una de las tantas que rodean la ciudad. Es de una belleza increíble y tiene una playa muy familiar donde se practican muchos deportes acuáticos. Otra playa es Rondinara, con forma de herradura y aguas turquesas. Simple pero espectacular.

El Día 5 en Córcega el camino sigue hasta Porto Vecchio, sobre la costa este. El puerto es el corazón de este destino y el mejor sitio para comer pescados y mariscos. Después puedes explorar las tiendas escondidas en las callecitas internas, alrededor de la plaza, o pasar un rato haciendo la digestión en las encantadoras playas de Santa Giulia o Palombaggia. Si estás en coche puedes ir a conocer las aldeas de Levie y Zonza, muy cercanas, en las montañas.

El Día 6 en Córcega ya andarás por el lado norte y llegarás a Bastia, una ciudad fundada por los romanos que al día de hoy es el puerto comercial más importante de la isla. Su ubicación impresiona, ya que las colinas y el Cabo Corse están por detrás del perfil de la ciudad. Aquí debes visitar la ciudadela, el puerto viejo y el casco antiguo.

Y finamente llegamos al último día del recorrido, el Día 7 en Córcega  es el día de las playas pues la isla tiene anda mas y nada menos que mil kilómetros de costa. Las playas de Desert des Agrietes, Saleccia y Loto son de las mejores.

Como ves en Córcega hay de todo para hacer pero si eres de los que adoran tomar el sol y nadar y no mucho más te dejo, por último , el nombre de las mejores playas de Córcega: San Cipriano, Baia di Stagnolu, Ile-Rousse, Algajola,Saint-Francois, Iles Sanguinaires, Santa Guilia,Palombaggia, Roccapina y Rondianra.

Este recorrido de una semana lo puedes comenzar por Ajaccio también, por supuesto, pero la idea es que empieces por donde empieces no dejes de visitar todos estos sitios. ¡A disfrutar el verano en Córcega!

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?