Uzbekistán, destino en Asia

El mundo es enorme y hay tantos sitios por conocer… Si salimos de América, Europa y lo más conocido de Asia podemos buscar destinos en Asia Central, más raros, más exóticos, menos frecuentes. Por ejemplo, Uzbekistán.

Este país tiene una posición estratégica y eso hace que su historia sea muy rica, pero en verdad poco sabemos ¿no es cierto? Entonces, hoy nos toca aprender sobre Uzbekistán y las posibilidades de turismo que nos ofrece. 

Uzbekistán

Como dijimos, está en Asia Central y no tiene salida al mar. Lo rodean Kazakhastán, Kyrgystan, Tajikistán, Afganistán y Turkmenistán. Hoy es un estado secular dividido en doce provincias y tal vez no lo sepas, pero es uno de los mayores exportadores de algodón del mundo. Además, tiene grandes reservas de gas natural y al día de hoy es el mayor productor de energía eléctrica de esta parte de Asia.

Su historia y la presencia humana es milenaria. Ha formado parte de imperios, pero desde el siglo XIX la presencia principal ha sido la rusa y por supuesto, a la postre, ha conformado la Unión Soviética. De la mano de su desintegración, en 1991, la república ganó su independencia. Desde entonces ha implementado cambios económicos y políticos, con mayor o menor suerte, pero ni Rusia ni Estados Unidos han perdido de vista que es una gran fuente de recursos naturales.

Visitar Uzbekistán

La capital es Tashkent así que es su puerta de entrada. Además, es la ciudad mas grande y la más habitada no solo del país sino de Asia Central. Está cerca de la frontera con Kazakstán, a solo 13 kilómetros. Es una ciudad que fue destruida por el famoso Genghis Khan en 1219 y que formó parte de la Ruta de la Seda.

También fue conquistada por los rusos y sufrió mucha destrucción en el terremoto terrible que vivió en 1966. La posterior reconstrucción le ha dado una fisonomía muy soviética y fue así la ciudad mas grande de la Unión Soviética tras Moscú, Leningrado y Kiev. Tiene mas de 2200 años de historia. ¿Cómo es su clima? Pues mediterráneo, tiene inviernos fríos y a veces con nieve, y veranos intensos.

¿Cómo es la Tashkent de hoy en día?  Desde los años ’90 ha cambiado y algunos de los iconos soviéticos ya no están, como la enorme estatua de Lenin. Muchos de los viejos edificios han sido renovados o suplantados por nuevos y hasta hay un distrito moderno que es donde se concentran las empresas internacionales y los hoteles. ¿Qué hay que visitar?

Lo cierto es que la Revolución Rusa de 1917 primero, y el terremoto después destruyeron gran parte de los edificios más antiguos e históricos de la ciudad, así que a nivel patrimonial queda realmente poco. Aunque, a nivel histórico, lo que es atractivo hoy es también parte de un mundo perdido: la Unión Soviética.

Por un lado está el Palacio del Príncipe Romanov, un edificio del siglo XIX construido por el primo del zar Alejandro III cuando fue expulsado a Tashkent. Ha sobrevivido y aunque fue un museo hoy es el Ministerio de Asuntos Exteriores.

También está el Teatro de Ópera y Ballet Alisher Navoi, construido por el mismo arquitecto de la tumba de Lenin en Moscú, Aleksey Shchusev. Este edificio fue construido por prisioneros japoneses de la Segunda Guerra Mundial. Los traían del campo de trabajos forzados para trabajar en la obra…

En materia de museos está el Museo Estatal de Historia, el más grande de la ciudad, el Museo Amir Timur, con un hermoso domo azul y bellos jardines y fuentes, el Museo de la Artes Aplicadas, funcionando en una mansión tradicional que es una atracción en sí misma.

Está además el Museo de Artes Finas, con obras del período pre-ruso y algunas obras de arte prestadas por el Hermitage que solían decorar el palacio del Gran Duque Romanov en la ciudad.

La Mezquita Telyashayakh contiene un tesoro: el Corán mas antiguo del mundo, un texto que data del año 655 y que está manchado con la sangre del califa Uthman. Suma el Bazar Chorsu, al aire abierto, enorme, en el centro del casco histórico de la ciudad con todo a la venta, y el Mausoleo Yunus Khan, del siglo XV, con la tumba de Yunus Khan, el abuelo del fundador del Imperio Mughal, Babur.

Además de estas atracciones, Tashkent tiene amplias avenidas, parques hermosos y muy verdes, mezquitas con coloridos minaretes, en fin, que es una ciudad para caminar y llevarse grandes recuerdos y probar grandes sabores.

Sí, la cocina de Uzbekistán es de las más ricas y sabrosas de Asia Central y no puedes irte sin probar algunos de los platos más populares: boin gusht kabob (guiso de cogote de cordero), shivit osh (fideos verdes , algo agrios, con vegetales), kebabs, manti (dumplings), samsa (panecillos rellenos), y por supuesto, pilaf.

La UNESCO ha declarado al pilaf, palov, se le dice por aquí, un Bien Intangible Mundial: arroz, carne, cebollas, zanahorias y especias varias. Es un plato común en el día a día, en las bodas, en los funerales o nacimientos. Y un plato muy pero muy antiguo. No puedes visitar Uzbekistán sin probar pilaf, por lo menos alguna de sus cien recetas posibles.

¿Pero Uzbekistán ofrece algo más que Tashknet, su capital? Por supuesto. Si te quieres mover siempre hay otros destinos posibles: Samarkanda es un destino conocido pues tiene un gran patrimonio cultural como ciudad centro de la Ruta de la Seda que conectaba el Mediterráneo con China.

Desde comienzos del siglo XXI la UNESCO la ha rebautizado Samarkanda, Cruce de Culturas. Esta ciudad tiene sus museos, madrasah o mezquitas. Una ciudad con nombre de leyenda, de cuento. Está rodeada de estepas y altas montañas y aunque no ha quedado mucho de su casco antiguo, por lo menos lo que está no es homogéneo, sigue mereciendo una visita.

Otro destino turístico en el país es Bukhara, una ciudad histórica que está protegida por la UNESCO y tiene mas de 2500 años de historia. Hay masadrasas, minaretes, mezquitas, ciudadelas antiguas, tumbas y mausoleos. Muynak es una ciudad pesquera con playas increibles y ríos. Otrora estuvo a la vera de un mar el Mar de Aral, pero hoy está cada vez más seco y hasta hay un cementerio de barcos.

Para sumergirse en el pasado está Khiva, 2500 años de historia turca,  plasmados en antiguas murallas, edificios de barro, mezquitas, mausoleos, minaretes, palacios reales y baños. Todo esto, por suerte, está protegido por la UNESCO. Shakhrisabz también es una ciudad antigua que figura dentro de la Lista de Patrimonios Mundiales, una ciudad verde por donde la mires.

Aquí hay que vista las ruinas del Palacio Ak-Saray, la Mesquita de Kok-Gumbaz, el complejo memorial de Dor-ut Tilovat y si alquilas un coche, pues hasta puedes subir a la ruta mas grande del país y seguir los pasos de Marco Polo. ¿Qué te parece?

Por supuesto que estas no son las únicas ciudades de Uzbekistán, también está Zaamin, Termez, Gulistan, Nukus, Karshi y otras, pero básicamente Tashkent, Samarkanda, Bukhara, Khiva y Shakrisabz son las que formaban parte de la Gran Ruta de la Seda. 

Cuando esta crisis sanitaria pase tal vez sea una buena idea ir de viaje a Uzbekistán y abrirse a otros territorios. Se necesita visa, pero se tramita por Internet de manera muy sencilla e incluso hay 86 naciones que no la necesitan en absoluto. Recuerda, aquí puedes hacer turismo al aire libre, turismo deportivo, turismo etnográfico o turismo joven, con amigos, porque es un destino barato, con muchos campamentos y youth hosteles, resorts de esquí…

¿Buscas destinos exóticos? ¿Buscas conocer otras culturas? Entonces Uzbekistán te está esperando.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*