Viajar a Cracovia, qué ver en la ciudad

Cracovia

Cracovia fue antiguamente la capital de Polonia, y puede que no se encuentre entre los destinos top de Europa, pero sin duda es una ciudad que no decepciona si deseamos ver la Europa antigua. Es una ciudad que se encuentra muy bien conservada, con basílicas e iglesias en muchos de sus rincones y con un gran patrimonio artístico y cultural que transmiten a través de sus monumentos y espacios.

Si vas a visitar la ciudad de Cracovia hay lugares que no debes perderte, desde las antiguas murallas a lugares que fueron escenarios clave en la época de la guerra, como la fábrica de Oskar Schindler, un empresario que salvó a cientos de judíos del Holocausto. Además, encontraréis una bonita ciudad por la que pasear con preciosos rincones de gran riqueza cultural.

Plaza del Mercado

Plaza del Mercado

Este es el centro más activo de la ciudad y también la plaza medieval más grande de Europa. Un lugar lleno de terrazas en donde tomarse algo tranquilamente para ver el ambiente de la ciudad, y también es un espacio para darse un paseo en calesa con caballos. En esta plaza encontramos lugares como la Lonja de Paños, un edificio que era antiguamente como un centro comercial. También está la Torre del antiguo ayuntamiento y de la Basílica de Santa María, de la que hablamos más adelante.

Castillo de Wawel

Castillo de Wawel

Este es un símbolo de la ciudad, el castillo que está sobre la colina de Wawel, a orillas del Vístula. Un castillo cuya visita es bastante extensa, y en donde tenemos desde el museo catedralicio a la cueva del Dragón. Incluso la Catedral de Wawel.

Catedral de Wawel

La Catedral de Wawel es uno de los edificios religiosos más importantes de la ciudad, y se encuentra dentro del complejo del Castillo de Wawel. Es un lugar de visita obligada, con lugares como la Cripta o la enorme campana de Segismundo. Hay que tener en cuenta que tiene horario de apertura y un coste.

Fábrica de Oskar Schindler

Si os interesa la historia nazi seguramente habréis oído hablar de Oskar Schindler, porque también se ha hecho una película sobre él. Un empresario que aprovechó sus influencias para ayudar a muchos judíos a escapar de la muerte. La antigua fábrica de ollas y más tarde de proyectiles se ha convertido en un museo con una exposición permanente para que conozcamos más sobre la Polonia del mundo nazi.

Basílica de Santa María

Basílica de Santa María

Esta basílica se encuentra en una de las esquinas de la famosa Plaza del Mercado, en el centro de la ciudad. Fue construida en el siglo XIV en estilo gótico. Cuenta con dos torres en su fachada, ambas son diferentes, y una es más alta que la otra. En verano durante las visitas se puede subir a las torres para tener unas espectaculares vistas de la ciudad. Dentro también es posible disfrutar de una antiguo retablo en madera del siglo XV.

Cuartel general de la Gestapo

Durante la Segunda Guerra Mundial, en el número dos de la calle Pomorska es en donde se estableció el cuartel general de la Gestapo. Hoy en día podemos ver una exposición permanente con archivos, fotografías y objetos que nos ayudan a imaginar esa época de terror que pasaron en la ciudad durante el régimen nazi.

Dragón de Wawel

Dragón de Wawel

Esta es una genial atracción en la ciudad, y es que cada cinco minutos la estatua de metal del dragón hecha fuego por la boca. Esta estatua se encuentra ahí porque está representando al dragón de Wawel, una antigua leyenda de la ciudad. Incluso se puede acceder a la antigua morada del dragón a través de un pozo y durante los meses del verano. La salida está en el lugar de la estatua. Según la leyenda la ciudad se libró del dragón gracias a la idea de un zapatero.

Campo de Auschwitz

Campo de concentración

Este campo de concentración fue el más grande y sin duda es el más famoso de cuantos se establecieron en la época del nazismo. Se encuentra a 70 kilómetros de la ciudad de Cracovia pero sin duda se trata de una visita casi obligada si nos interesa la historia de la ciudad. Esta es una visita sobrecogedora, en la que se pueden ver los barracones en los que vivían los prisioneros, las letrinas o los hornos crematorios en los que eran incinerados. Se pueden reservas tours con guías en español para conocer al detalle la experiencia de este campo de concentración.

Minas de sal de Wieliczka

Estas minas de sal son de las más antiguas que hay en el mundo, y han estado en funcionamiento desde el siglo XIII. Esta es una visita muy popular en Polonia, y es que estas minas son realmente peculiares. El recorrido nos lleva por varios kilómetros de las minas en donde podemos ver las herramientas, salas y lagos subterráneos, pero lo más increíble es llegar a la capilla subterránea de St. Kinga, con una decoración hecha de sal.

¡Recibe el primero nuestros chollos en viajes!
Si quieres viajar más barato y ahorrar dinero, suscríbete a nuestra sección de ofertas y chollos en viajes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *