Viajar en globo

El hombre siempre ha querido volar y lo cierto es que estos tiempos que nos tocan en suerte, son bastante buenos en ese sentido. Aviones, naves espaciales, helicópteros y hasta ese curioso y peligroso deporte en que saltas de un avión con un traje especial, cual murciélago, para volar aprovechando las corrientes de aire. ¡Es terrible!

Pero sin dudas uno de los mejores y más plácidos vuelos que hay es el que nos proporcionan los globos aerostáticos. ¿Has volado en uno alguna vez? En muchas partes del mundo es una experiencia que se ofrece al viajero, así que aprendamos hoy un poco más sobre este viaje de fantasía.

Los globos aerostáticos

El concepto básico de un globo que vuela es el aire caliente que tiende a subir. Así lo dijo Arquímedes cuando afirmó que «un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo, experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso del fluido desalojado». Es el empuje hidrostático o principio de Arquímedes, y pensando en un globo aerostático en la ecuación, el aire es el fluido.

Un globo es eso, un globo que tiene un agujero en la parte inferior, donde hay una vela o fuente de calor, que es el que contiene una masa de aire caliente que es, a su vez, controlado por un quemador que está sujeto a un arnés y que funciona con gas propano la mayoría de las veces.

Después está la canasta que transporta a las personas. Hay que recordar que los globos carecen de propulsor y solo se dejan llevar por las corrientes de aire, pudiendo subir o bajar de altura regulando el quemador.

Parece que los orígenes de los globos aerostáticos se remontan a los inicios del siglo XVIII, por lo menos las primeras experiencias de la mano de un sacerdote brasilero llamado de Gusmao y, principalmente, de los hermanos Montgolfier, franceses ellos. Siglos después, en 1999, un suizo y un británico, Piccard y Jones, fueron los primeros en dar la vuelta al mundo en globo sin escalas en 19 días y 21 horas.

Volar en globo, hoy

Hoy volar en globo es un placer turístico, un suave planeo sobre la tierra que brinda hermosos paisajes.  Prácticamente puedes volar en globo en todo el mundo, solo necesitas una empresa turística que haga la oferta, paisajes hermosos y turistas.

 

En Europa hay además un popular evento, el Festival de Globos Aerostáticos de Europa, muy popular en España y en todo el sur del continente. Yo tengo una amiga en Igualada, Barcelona, y ella siempre va y toma unas fotografías realmente preciosas. Este festival suele tener lugar en el mes de julio, verano, aunque no se sabe aún qué pasará este año con la pandemia.

 

El festival de Igualada dura cuatro días, de jueves a domingo, y es sobre el campo de vuelo de la Avenida de Cataluña. Durante esos días hay competencia de globos, exhibiciones, vuelos y por la noche un night glow en el que los globos suben a los vuelos y apagan los quemadores tras la caída del sol. Precioso. Los vuelos son a la mañana temprano y al final de la tarde porque, se sabe, estos dos son los mejores momentos del día para volar en globo.

Los asistentes al festival pueden a su vez volar pero siempre conviene reservar. Realmente es un momento del año muy especial y bonito para visitar Igualada, pues en el centro de la ciudad abundan las actividades afines, todo muy cultural. Llegan pilotos y globos de todas partes del mundo y hay ediciones realmente desafiantes y divertidas. Tal vez este año no pueda organizarse, veremos, pero sin dudas volverá y hay que ir.

Los mejores vuelos en globo en el mundo

Hay algunos destinos turísticos que ofrecen vuelos aerostáticos inolvidables. Por ejemplo, Capadocia, en Turquía. Hay muchas empresas y el tour es clásico: te recogen en el hotel, te llevan al campo de vuelo bien temprano o a la tarde antes del anochecer, vuelas y si es tu primera vez hay certificado y brindis con champaña.

Hace unas semanas hablamos de Bangar, en Myanmar. Pues bien, es otro destino maravilloso para volar en globo. En este caso, en lugar de un paisaje cárstico con cuevas y pináculos blancos devenidos en iglesias y casas, veremos templos y stupas asiáticas en un paisaje entre verde y rojizo. Cerca, en Camboya, están los vuelos en Angkor Vat.

Si te gusta el aire africano el mejor velo es globo lo tienes sobre el Parque Nacional de Serengeti, en Tanzania. Más allá de la extensa sabana africana es un punto de vista único para disfrutar de la vida salvaje que solo vemos desde la televisión y por National Geographic.

Para ver castillos y paisajes de los Hermanos Grimm está el Valle del Loire, en Francia. Alguna vez hubo más de 300 castillos por aquí y aunque hoy no quedan tantos, los que están son preciosos tesoros, legados de otra época. Se mezcla con montañas, bosques, jardines y viñedos, amén de aldeas medievales salidas de una postal.

A lo largo del río Li, en China, verás formaciones cársticas cerca de Guilin y Yangshuo. Estos paisajes son hermosos y han salido en varias películas y series, además de en pinturas tradicionales chinas. Es cierto que puedes recorrer la zona en bote pero los globos aerostáticos son geniales.

Teotihuacan, en México, es otra maravilla vista desde las alturas. Las pirámides son de otro mundo, preciosas construcciones que parecen más futuristas que antiguas. Para contratar uno de estos viajes solo tienes que preguntar en la ciudad de México.

Estados Unidos también ofrece lo suyo. Es un país enorme, de paisajes hermosos, así que puedes volar sobre el Valle de Napa o sobre el Valle Monumento, en Utah, el clásico paisaje que se ve en la película Thelma and Louise o Forrest Gump: cañones, formaciones rocosas, tierra árida y rojiza. ¿No vas tan lejos? Bueno, en Nueva York hay vuelos sobre el río Genesee y su cañón, con cascadas hermosa,. que muestran lo mejor en mayo.

Finalmente, las antiguas tierras de Egipto y Jordania. En Egipto un vuelo sobre el Valle de los Reyes es lo que no puede faltar. Egipto es la cuna de nuestra historia, de nuestros deseos de aventura y arcón de misterios. Tebas, el Nilo, Luxor, el Templo Mortuorio de la Reina Hatshepsut, el Templo de Ramsés II Y III…  Y en Jordania las tierras de Wadi Rum son otro espectáculo.

Como ves, si te gusta o te gustaría volar en vuelo aerostático prácticamente en cualquier lugar del mundo puedes hacerlo. Variará el paisaje, nada más. Mi consejo es que averigües por empresas series y responsables en materia de seguridad. No han faltado los accidentes, ahora mismo recuerdo el de Egipto, dramático, en el que murieron muchos turistas, así que lo importante es andar con cuidado y no contratar cualquier cosa. Lo demás es disfrutar.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*