Viaje a Etiopía

Me gustan los destinos atípicos, fuera de las rutas más populares. Y es porque más que turista me gusta sentirme viajera. Si eres parecido, entonces el mundo está lleno de sitios poco concurridos y hermosos, no tan lejanos como parecen y sí de brazos abiertos. Por ejemplo, en África nos espera Etiopía.

Veamos hoy qué tiene para nosotros este país africano que antiguamente se conocía con el nombre de Abisinia.

Etiopía

Etiopía está ubicada en el llamado Cuerno de África. No tiene litoral, lo perdió tras la independencia de Eritrea,  y es el tercer país más poblado del continente detrás de Nigeria y Egipto. Tiene fronteras con Somalía, Sudán y Sudán del Sur, Yibuti y Eritrea.

La historia nos cuenta que difiere de sus vecinos porque nunca ha sido colonizado y siempre ha sido casi siempre independiente, incluso en periodos de repartición entre países europeos. Todo un logro. También sabemos que es una nación cristiana desde hace muchísimo tiempo.

Su capital es la ciudad de Adis Abeba y si por alguna razón tomas la aerolínea de bandera, Ethiopian Airlines, harás escala allí. El país tiene un territorio similar en tamaño al de Bolivia y sus paisajes están caracterizados por sabanas y alguna selva, desiertos y praderas.

La economía de Eritrea se basa en la agricultura, especialmente del café, que exporta y del que vive una buena parte de la población. Como todo país exportador tiene altibajos y depende mucho de los mercados internacionales. Amén de una relación poco amistosa con Eritrea.

¿Cómo es la gente en Etiopía? El censo de hace cuatro años arrojó una población de poco más de 90 millones de habitantes y varias etnias. Solo el 50% de la población está alfabetizada y se hablan varios idiomas, entre ellos el árabe y el inglés.

Viaje a Etiopía

El país tiene paisajes maravillosos, desde montañas chatas en el norte hasta salinas multicolores y lagos volcánicos. Tiene ruinas de antiguas civilizaciones como la ciudad de Axum, las iglesias de piedra de Lalibela o la mezquita de Nejashi…

¿Pero por dónde podemos empezar un viaje por Etiopía? Podemos hacer una ruta histórica que nos lleve al norte. Obvio, debemos empezar por la capital, Addis Ababa, cuartel general de la Unión Africana. Está a 2.335 metros de altura y tiene un clima fantástico, de entre 21 y 24ºC todo el bendito año.

Aquí en la capital está el Museo Nacional y dentro encuentras el famoso ancestro de los humanos, Lucy, con sus 3.2 millones de años. También está el viejo barrio de estilo italiano, Piassa, que recuerde la breve ocupación italiana de cinco años. En estas calles está el Hotel Taitu, antiguo y elegante con un café fantástico y aires de 1900.

La ruta sigue viaje hacia Gondar. No es cerca, son dos días de autobús interurbano, pasando por la ciudad de Bahir Dar en el Lago Tana. Aquí hay mas lagos hermosos y las Cascadas del Nilo Azul de mas de 40 metros de alto. Gondar tiene muchos tesoros, castillos que datan del siglo XVII, por ejemplo, así que conviene quedarse un par de días.

Además, la ciudad es la puerta de entrada a las Montañas Simien donde los viajeros hacen mucho trekking por el interior del parque nacional. Estas excursiones se arreglan en el pueblo al lado del parque, Debark.

Incluso puedes quedarte a dormir dentro del parque, hay un campamento bastante económico y si no el Simien Lodge a 3260 metros de altura, a otro precio. Desde Debark se ingresa a la región Tigray, en tierras que alguna vez formaron parte del Reino de Axum (se extendía por aquí y en la vecina Eritrea). La ciudad de Axum tiene el parque Stelae y palacios y es preciosa. ¿Su tesoro? El Arca de la Alianza que supuestamente está guardada en la Iglesia de Nuestra Señora de María de Zion.

La ruta gira un poco al este, pasa por Adua y Yeha (aquí el emperador Menelik batalló contra las tropas italianas a fines del siglo XIX), y llega a Debre Damo. Es una montaña chata a la que no se permite el ingreso de mujeres o gente que se marea fácil ya que se sube por una cuerda de cuero de 15 metros de largo. ¡Valor!

El siguiente destino es Adigrat, una ciudad de frontera que después de la firma de paz entre Etiopía y Eritrea está más tranquila. Desde aquí uno puede contratar excursiones de trekking por las Montañas Simien, Ankober y Lalibela.

Hacia el sur aparece en el mapa Mekelle, capital de Tigray, deteniéndonos un poco para conocer las iglesias de piedra del macizo Gheralta. En Mekelle puedes dormir y organizar excursiones a las salinas y al volcán Erta Ale que está en el Desierto Danakil. Aquí solo se llega en tour, no de manera independiente, y suele durar entre dos y tres días.

Lalibela está más adelante, rumbo sur, y si las iglesias anteriores te gustaron estas son magnificas. Lalibela es el corazón del cristianismo en Etiopía y lo ideal es quedarse al menos cuatro días explorando. Además, hay montañas cerca que puedes escalar, como Abuna Yoseph.

Y aquí en los paisajes pedregosos e históricos de Lalibela termina la ruta histórica por el norte de Etiopía, pues puedes tomar un vuelo que te regrese a Addis Ababa, para evitar un viaje largo en autobús. El vuelo es de apenas una hora.

Te estarás preguntando si es fácil o si es seguro viajar por Etiopía ya que es un país bastante grande. Pues sí, apunta este dato: si llegas al país por Ethiopian Airlines los vuelos de cabotaje con la misma empresa son más baratos haciendo la reserva al mismo tiempo. Sino puedes usar las minivans que van entre ciudades, llamadas aquí Abu Dula, pero la manera más segura de viajar es usar los autobuses de las empresas Skybus o Selam que recorren largas distancias por poco más de 10 euros.

Para moverse en el interior de las ciudades están los loncina, autobuses customizados de marca Isuzu. Salen de las estaciones de autobuses, autobus terra, son lentos, baratos y los tickets se venden de manera local. En los pueblos hay tuk-tuks, llamados bajaj, y en ocasiones minibuses bicolor, celestes y blancos.

A la hora de pensar en alojamientos hay de todo: hoteles caros y baratos, campamentos y lugares de mochileros. En los destinos más turísticos vas a encontrar hoteles a precios razonables con menú internacional, pero en la medida en que te aventures a otros destinos la oferta escasea.  Hay que llevar siempre repelente, agua embotellada y recomiendan incluso tapones para los oídos porque a la gente le gusta el ruido.

A tener en cuenta: el 7 de enero Etiopía celebra la Navidad, Ganna o Genna, y es una fiesta importante a nivel nacional. Es muy interesante para presenciar costumbres y tradiciones culturales, y si vas doce días antes está el Festival Timkat, también por popular. se trata de una fiesta del cristianismo ortodoxo que recuerda el bautismo de Jesús en el río Jordán.

Finalmente, Etiopía no es un destino muy caro. Las entradas a los parques son económicas, pero los viajes organizados elevan el presupuesto porque se paga a guías, guardias y demás. Tenlo en cuenta. Dicho todo esto, no pienses que encontrarás un destino tan económico como resulta el Sudeste Asiático, Etiopía es barato todavía pero no tanto.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*