Viaje a Guinea Ecuatorial

Hay solo dos países en África que tienen como idioma oficial el español y uno de ellos es Guinea Ecuatorial. Obvio, fue colonia española, y de aquí que casi el 90 % de su población lo domine. ¿Te gusta la idea de viajar a África y descubrir los atractivos turísticos de este pequeño país?

Guinea Ecuatorial nos ofrece una vibrante naturaleza, playas estupendas a lo Indiana Jones, jungla y ruinas coloniales por doquier. No deja de ser un misterio, de ser un país poco conocido y poco visitado, pero si te gustan las aventuras de descubrimiento…

Guinea Ecuatorial

Está en el Golfo de Guinea, cerca del ecuador, y de aquí su nombre.  Como África en general las tierras estaban ocupadas por distintas tribus que conformaban reinos. Un día llegaron los portugueses y comenzaron a comercializar esclavos, pero poco después las tierras pasaron a integrar el territorio español del Virreinato del Río de la Plata, en América del Sur. De hecho, la expedición que tomó posesión oficial salió de Montevideo.

Para reafirmar la presencia española, después, una orden real invitó a los negros y mulatos libres que vivían en Cuba a viajar aquí (y si no había voluntarios, pues a la fuerza), una zona que amén de las disputas entre potencias tenía sus propios conflictos internos. Pero lo cierto es que no hubo ningún tipo de integración, y que como en muchas otras partes del continente, la colonia vivía bajo un sistema de apartheid.

Ya en el siglo XX recomenzaron los conflictos, en los años ’50, ’60 pasaron a ser territorios de ultramar, después territorios autónomos y finalmente en 1968 España, muy presionada, concedió la independencia. Después vendrían dictaduras, la explotación petrolera (es el tercer productor de crudo en África subsahariana) y las quejas de los organismos de derechos humanos.

Hasta aquí, someramente, la historia del país. Ahora, ¿qué geografía tiene Guinea Ecuatorial? Pues es pequeño, apenas 26 mil kilómetros cuadrados. Limita con Gabón, Camerún y el Atlántico. Tiene algunas islas, de las cuales la más importantes es la Isla Bioko, a 40 kilómetros de la costa y en el golfo. Es una isla volcánica, boscosa, rocosa y muy fértil para plantar cacao. Otras islas están deshabitadas.

Naturalmente, en Guinea Ecuatorial hace mucho calor. La temperatura media es de 25 ºC y hay temporada de lluvias. Este clima ha permitido el desarrollo de una naturaleza generosa que es el principal atractivo por aquí. Entre junio y agosto es temporada seca en el continente, de diciembre a febrero la Isla Bioko también es seca pero siempre puede llover, y de noviembre a febrero es buena época para ver tortugas.

Debes saber que es un país con muchas limitaciones para moverse: no hay trenes, solo carreteras y autopistas, hay puertos, aeropuertos y vuelos directos entre Madrid y la capital, Malabo. El estado de las rutas es bueno y hay algunas autopistas con peaje. Alquilar un coche es caro pero aún así, si quieres, Avis o Europcar tienen oficinas en el aeropuerto de la capital. Ahora bien, en cuanto al transporte en los pueblos y ciudades, no es muy bueno.

Muchos taxis se comparten, para viajes cortos es lo usual tomar estos coches blancos con rayas coloreadas. Si están libres se pueden detener en la calle y si no van hacia donde vas tu, no hay problema y siguen su camino. Para viajes largos ya hay que negociar tarifas. ¿Hay buses? Sí, pero no son comunes como los taxis compartidos.

Viajar a Guinea Ecuatorial

Antes de viajar conviene estar al día con las vacunas, especialmente la de la Fiebre Amarilla. También conviene estar prevenido contra la difteria, el tétano, la rubeola, la polio, la Hepatitis A y B, la rabia y la fiebre tifoidea. Y naturalmente, contratar un buen seguro médico y seguir una profilaxis contra la malaria que sí o sí debe tener un repelente de mosquitos. ¿Agua? El agua del grifo no es potable.

Sabiendo todo esto, un poco de historia, un poco de geografía, un poco de cuestiones prácticas, nos toca ahora hablar de qué visitar en Guinea Ecuatorial. Pues todo comienza en Malabo, la capital. Al este está el puerto y el casco antiguo con su arquitectura colonial donde sobresale la catedral. Al oeste están los mejores suburbios, embajadas, ministerios y hoteles. Al centro hay centros comerciales, edificios más modernos, restaurantes y más hoteles.

Malabo está al norte, sobre la costa de la isla de Bioko, y es la ciudad mas antigua del país. El turismo ha ido creciendo con el paso del tiempo y la riqueza traída por el petroleo permitió la construcción de nuevas estructuras. Por ejemplo, la ciudad de Sipopo que apunta al turismo de negocios.

En Malabo está el Palacio de Justicia, el Palacio de la Presidencia, la bella Catedral de Santa Isabel, de estilo neogótico, con dos torres de 40 metros de alto, la casa La Gaditana, la Casa Teodolita, ambas antiguas residencias de comienzos del siglo XX, la Plaza de la Independencia o el Centro Cultural de España. Puedes sumar el Museo de Arte Moderno que reúne arte de todo África.

La Isla Bioko, más cerca de Camerún que de Guinea Ecuatorial, tiene playas estupendas, tanto negras como de arenas blancas. Tiene además bosques lluviosos, sabanas y picos volcánicos, por ejemplo el Pico Basile de poco más de 3000 metros de altura todo cubierto por nubes. Aquí está el Parque Nacional de Pico Basile, un bosque lluvioso típico por el que puedes deambular colina arriba para disfrutar de las vistas. Hay tours, aunque la cima no puede ser alcanzada por que es zona militar.

La capital, Malabo, te puede mantener ocupado por un par de días pero no mucho más, así que después es hora de salir a explorar. Por ejemplo, Ureca está bien al sur de la isla y es preciosa. Aquí puedes ver cuatro tipos de tortugas que llegan entre noviembre y febrero a poner sus huevos en la arena. También hay un denso bosque alrededor del cráter Luba donde habitan primates.

También hay un pequeño pueblo del mismo nombre, Luba, con un puerto muy activo ubicado en el borde sur de la Bahía de San Carlos. Puedes almorzar aquí mientras haces el day trip por la isla y su playa, Arena Blanca, es muy popular, con sus mariposas.

La playa Arena Blanca es una belleza y puedes dejar el coche y caminar hasta ella. Hay bares alrededor del estacionamiento y pueden estar con mucha gente los días domingos. Por la zona también puedes visitar el Mirador de Luba, uno de los dos miradores sobre la ruta que cruza la Isla Bioko y el más alto de los dos. ¡Qué vistas! El otro es el Mirador de Moka, con vistas espectaculares de la isla y el mar.

Otra de las islas habitadas en Guinea Ecuatorial es la Isla Corisco que es dueña de playas espectaculares. El pueblo es pequeño, aunque hay mucha construcción en marcha, hay un hotel con marina y club náutico y un bonito mercado sobre el malecón. En la isla está la aldea de Fang, pequeñita peor muy visitada por su playa, desde la que se ve Gabón y las Islas Elobey. Lo encuentras cerca de Akoga, que a su vez está a solo 13 kilómetros de Cogo.

Si estás en Guinea es que te gusta la naturaleza así que otra buena visita es la del Monte Alen, un tesoro de esta parte de África. El Parque Nacional Monte Alen es una zona de 2 mil kilómetros cuadrados de bosque lluvioso y vida salvaje a lo largo del río Muni, con cascadas y lagos, gorilas, chimpancés, elefantes, cocodrilos y muchos animales típicos de África. Es un sitio caluroso y contar con un guía es esencial así que no te internes solo. El hotel que solía funcionar aquí no está mas.

Guinea Ecuatorial nos ofrece, como ves, mucha naturaleza e historia. No es un país muy organizado para el turismo y ciertamente no facilita mucho las cosas para moverte solo, peor aún así, si no tienes miedos, si te gusta la aventura, si viajas en grupo y con ganas de abrir la mente, pues es un destino que seguro no olvidarás nunca.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?