Viaje a Sudán

Sudán es un país africano de paisajes maravillosos. No es un destino turístico per se, es más bien para aventureros y viajeros sin miedo, pero si estás en este grupo sin dudas Sudán va a desafiarte.

Entonces, hoy vamos a ver cómo es Sudán y qué podemos hacer en él, si logramos conseguir la visa y recorrerlo.

Sudán

África es un continente tan rico que siempre ha sido manipulado por las potencias europeas. Estos países han armado y desarmado naciones, unido a la fuerza pueblos enemigos por siglos, promovido guerras civiles, golpes de estado y un largo etcétera de desastres que no han terminado nada bien para el continente en general.

Sudán es un ejemplo. Cuando los países coloniales dividieron África le dieron forma a Sudán incluyendo a las poblaciones musulmanas del norte con las del sur, poco parecidas. De aquí que la guerra civil haya sido una constante por mucho tiempo, por lo que en 2011 Sudán del Sur se independizó. Los conflictos continuaron en el oeste y recién el año pasado terminó una dictadura que duró diez años.

Como toda África Sudán tiene paisajes diversos, desde montañas hasta sabanas, pasando por disertos. También tiene una importante diversidad cultural y hay que recordar que es la tierra de antiguos reinos. Hoy está dividido en cinco regiones: el centro, Darfur, el este, Kurdufan y el norte.

El centro de Sudán concentra el poder político, económico y cultural ya que aquí está la capital, Khartoum. La ciudad está donde confluyen el Nilo Azul y el Nilo Blanco. Es una ciudad grande formada por la unión de tres ciudades que están divididas por el Nilo y sus dos brazos. Khartoum es una de ellas, sede del gobierno, y su parte mas antigua descansa a orillas del Nilo Blanco, mientras los barrios mas nuevos se ubican al sur.

Para visitar Sudán se necesita una visa, así que sí  sí hay que pasar por el consulado o embajada a tramitarla. Si la obtienes y entras al país por Khartoum pero piensas ir más allá deberás registrarte y tramitar un permiso especial, apenas llegas. Es decir, dentro de los siguientes tres días a partir de tu llegada deberás registrarte en la policía, y puedes hacerlo directamente en el aeropuerto para sacártelo de encima.

Para conocer y recorrer la capital deberás usar taxis, minibuses o moto taxis. No hay botes taxis que por el río unan las ciudades y sus barrios, solo un ferry que une Khartoum con la Isla Tuti, en el medio del Nilo Azul. Caminar se hace difícil porque son tres las ciudades y juntas son grandes. ¿Pero qué puedes ver en la capital? Puedes caminar por la Calle del Nilo, a la vera del Nilo Azul, rodeada de edificios coloniales, el Museo Nacional, árboles y mucha gente paseando.

También hay que visitar el Museo Palacio Presidencial de Sudán, en los jardines del Palacio Presidencial, el Cambio de Guardia, ceremonia que tiene lugar el primer viernes de cada mes, la confluencia de los dos Nilos, llamada Al-Mogran, que se ve desde un puente metálico y según dicen hasta se puede distinguir la diferencia de color entre ambos (eso sí, nada de fotos porque vaya a saber porqué está prohibido), también está el Parque Familiar Al-Mogran, el mercado de Souq Arabi, enorme, el Cementerio de Guerra del Commonwealth, con 400 tumbas de británicos que murieron en la Campaña del Este de África de 1940-41, aunque también hay del siglo XIX.

En la ciudad de Omdurman también hay un enorme mercado, la Casa del Kalifa, hoy museo y la ceremonia de danza sufi, vistosa, muy digna de ser fotografiada. Ya en la zona norte, Bahri, puedes ser testigo de un evento de lucha, la Lucha Nuba, y el mercado de Saad Gishra. Por lo demás al caer la tarde puedes tomar el té en la avenida Nilo, hay muchas casas de té y cafeterías o cenar fuera. Al ser un país mayormente musulmán conseguir alcohol es difícil así que lo mas probable es que seas abstemio durante tu estancia.

Ahora bien, seguro que no pensaste en Sudán solo para conocer su capital. Lo cierto es que la civilización aquí lleva miles de años y ha sido tierra de muchos reinos, el mas poderoso de los cuales ha sido el Reino Napata, allá por el siglo VIII a.C. Después siguió el reino Merowe y el reino Nubio, cristiano, en el siglo VI d.C y los reinos islámicos. Reliquias de estos reinos aún hoy son visibles y hay muchos sitios arqueológicos entre el norte y el sur del país.

Veamos, entre los destinos turísticos que tiene Sudán está Sai, una isla que está al sur de la segunda catarata con templos, monumentos y cementerios de comienzos de la Edad de Piedra y del período faraónico también, hasta la llegada del Imperio otomano. Sadinga concentra el legado faraónico aunque hay algo de los reinos Meroetico y Napatan. Soleb lo mismo. En Tumbus se han encontrado inscripciones egipcias, en rocas cercanas a la tercera catarata.

Uno de los sitios arqueológicos más importantes de Sudán es Karma. Aquí hay edificios enormes y todo data del tercer siglo antes de Cristo. Tabo está en la Isla Argo, al sur de la tercera catarata, y contiene un templo kushite y antigüedades que datan de los períodos Meroetico y cristiano. Kawa es como un espejo de Egipto en arquitectura, también está Dongola, la capital del Reino Nubio Cristiano, Mayuria, con una mezquita que supo ser iglesia, palacios, cementerios y casas antiguas.

La capital religiosa del Reino de Napata fue Jebel Al – Barka y está cerca de la cuarta catarata. Aquí hay palacios, templos, pirámides y cementerios de distintas épocas entre los períodos faraónico, Napatan y Meroetico. El sitio de Nuri contiene pirámides y cementerios reales de la dinastía Napatan. Los cementerios de Al – Kuru son muy famosos, con sus rocas ornamentadas que pertenecen a los primeros reyes Napatan.

Por su parte el sitio de Al – Ghazali está en un oasis en Bayoudah a pocos kilómetros de la ciudad de Merowe y contiene reliquias de la época cristiana. Merowe misma es la capital del reino Kush así que tiene pirámides, templos y reliquias ya que fue una ciudad real. Un sitio hermoso para fotografiar es Musawarat Amarillo, un área que fue centro religioso que data del período meroetico y que tiene templos con inscripciones y un enorme edificio de caliza.

Moverse de manera independiente por todo Sudán no es fácil y no se si tampoco es recomendable. Lo mejor es contratar un tour ya que recorrer lugares de África que no están en el mapa turístico puede ser complicado y traer más problemas que soluciones. Además, Sudán no tiene una buena infraestructura para que el viajero independiente. Incluso, si contratas un tour la agencia puede gestionar algo de la isa por ti, hacer la solicitud para que te sea entregada en el aeropuerto, por ejemplo.

Un tour típico comienza en Khartoum y después sigue viaje rumbo al norte, desierto adentro, hacia la Vieja Dongola, a mitad de camino entre la capital sudanesa y la frontera con Egipto. Es el corazón del cristianismo en Sudán. No es raro que este lugar este vacío, aún siendo tan importante, así que es sobrecogedor. El tour continua al día siguiente en Kush, tierra nubia entre la primera y la cuarta catarata del Nilo. Sede del viejo Reino de Kush aquí están las ruinas de Kerma, enorme y hermoso sitio arqueológico.

El tour sigue hacia la aldea de Wawa para pasar la noche y visitar al amanecer el Templo de Soleb, caminando por la vera del Nilo entre palmeras, tomando un botecito y abriendo camino entre campos sembrados con trigo hasta llegar al templo desde donde el sol se cuela entre sus columnas. Este templo fue construido por el faraón Amenotep III, el mismo que fundó el Templo de Luxor, y aunque es más modesto sigue siendo hermoso y casi mágico.

También están las Pirámides de Nuri, visitadas en el tercer día del típico tour, entre dunas, construidas entre los siglos VII y VIII a.C, las más antiguas de la Vieja Nubia. Le sigue en el mismo día la visita la montaña sagrada de Jebel Barkal, con vistas increíbles del Nilo, sus pirámides y templos.

Desde 2003 es Patrimonio Mundial con todo derecho. Finalmente, el tour sigue y nos deja conocer  las pirámides de Meroe, 200 estructuras increíbles de mas de 2500 años, un sitio mágico, el templo de Musawarat es Sufra con sus rocas talladas como animales y el Templo Naqa en el desierto.

Lo cierto es que como Sudán no es un destino turístico hay poca literatura sobre el país y sus tesoros, pero si eres aventurero y te gusta eso de estar un poco solo entre ruinas, a quien no, no dudes en organizar un increíble viaje a este increíble e histórico país.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*