Visita a la Ciudad Encantada de Cuenca

Hoy os hablaremos de un lugar que es ideal para una excursión o escapada desde Cuenca. Nos referimos a la Ciudad Encantada de Cuenca, un lugar que suele ser visitado por familias o por grupos de amigos y parejas. Es perfecto para todos aquellos a los que les guste descubrir lugares ocultos en la naturaleza que son de gran belleza.

Si hay algo que llama la atención en la Ciudad Encantada de Cuenca son las formas de las rocas, que han sido esculpidas solamente por la acción del viento y el agua de la lluvia y del hielo. Esto ha dado lugar a algunas formaciones rocosas que son únicas y que resultan sorprendentes. No te pierdas todos los detalles que debes saber a la hora de visitar la Ciudad Encantada en Cuenca.

Cómo llegar desde Cuenca

La Ciudad Encantada suele visitarse cuando estamos en Cuenca, como un añadido a este viaje. Desde cuenta hay que coger la carretera comarcal CM2105 y enlazar con la CM2104 que nos lleva hasta esta zona natural. Se encuentra en la localidad de Valdecabras, en plena Serranía de Cuenca. Es posible concertar algunas excursiones para ir en autobús desde Cuenca, aunque lo habitual es que la gente utilice un coche de alquiler o propio para llegar. La ciudad está en la CM2104 km 19, a unos 30 kilómetros de Cuenca.

Información sobre el parque turístico

El horario del parque de la Ciudad Encantada de Cuenca suele ser ininterrumpido desde las 10 de la mañana hasta las 18, 19  o 20 horas, dependiendo de la época del año y de la hora en la que se pone el sol. No hay que olvidar que nos hallaremos en un entorno natural que no conocemos, y por eso extreman las precauciones. Por otro lado, siempre hay que leer los posibles cambios y las indicaciones y precauciones de su página web, en donde nos hablan, por ejemplo, de la plaga de procesionarias que hay en esta época por la cual es mejor no llevar mascotas, ya que es un animal muy peligroso para los perros. Además, siempre hay que mirar el parte meteorológico e informarse antes de ir, porque unas malas condiciones en el clima pueden hacer que el parque permanezca cerrado ese día.

A la hora de hacerse con la entrada, debemos saber que se compra directamente en taquilla, ya que no tienen venta online ni reservas. Es posible llevar mascotas y la entrada es de cinco euros por persona. En el caso de los niños, jubilados y familias numerosas el precio será de cuatro euros. Si realizamos una visita guiada es de seis euros. Siempre recomendamos consultar antes el precio en la web www.ciudadencantada.es para cerciorarse de que no hay cambios. El recorrido no se encuentra habilitado para personas con movilidad reducida ni para carros de bebé. Se trata de una ruta circular de unos 3 kilómetros que se realiza en una hora y media aproximadamente. Debemos respetar el recorrido y las normas, es decir, recoger las deposiciones del perro y que este vaya atado durante todo el trayecto, además de utilizar las papeleras para tirar cualquier cosa. Hay que cuidar los entornos naturales estemos donde estemos.

Qué ver en la Ciudad Encantada de Cuenca

Al realizar el recorrido hay que seguir las balizas de color azul, que indican el camino de ida, y las rosas el de vuelta. En el paseo se irán viendo formaciones, las cuales tienen una morfología, una composición química y una dureza diferente, lo que les confiere finalmente estas diversas formas con las que dejar volar la imaginación. Con las rocas de los barcos veremos unos grandes buques atracados en el puerto, la foca parece estar descansando, el Tormo es la roca de partida, más ancha en la parte superior que en la base. También encontraremos un cocodrilo que parece estar enfrentándose a un elefante, la misteriosa cara de un hombre en medio de un pinar, unos osos, un auténtico mar de piedra, un puente de piedra o la puerta de un convento, con su forma en pico, la cual parece haber sido hecha por la acción del hombre. Uno de los más divertidos para los niños es el conjunto de rocas conocido como el tobogán, el cual se encuentra en un estrecho sendero en el que se va subiendo y bajando al caminar por él, de ahí su nombre.

Si al llegar a la roca nos preguntamos a qué se puede parecer porque no visualizamos la forma, no hay problema, ya que cada una cuenta con un atril en el que se explica todo. Es un trayecto que se puede hacer con calma, para disfrutar sacándose fotos y admirando el efecto de la naturaleza sobre las rocas. Para aquellos que deseen conocer esta ciudad más a fondo, siempre pueden optar por la visita guiada, para ir conociendo cada detalle de todas las formaciones rocosas.



Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*