Visita el Santuario de la Bien Aparecida

¿Tienes ganas de visitar Cantabria o estás planeando un viaje a España? ¿Eres muy católico y te gustan mucho las vírgenes y sus santuarios? Entonces te cuento que aquí en España, en la región de Cantabria, se esconde este santuario que ves en la foto: el Santuario de la Virgen de la Bien Aparecida.

Cantabria es una tierra hermosa, entre el País Vasco, Asturias, el Mar Cantábrico y Castilla y León, así que bien puedes organizar un recorrido por lo mejor de esta zona que incluya un paseito por el santuario religioso.

La Virgen de la Bien Aparecida

 

Los santuarios religiosos suelen construirse en honor de las apariciones de vírgenes y santos y en este caso se trata de la aparición de una pequeña imagen de la Virgen en el año 1605 frente a un grupo de niños pastores. La imagen de alrededor de 20 centímetros nada más apareció en la ventana de una ermita que por entonces estaba en el alto de Marrón, dedicada a San Marcos. Más tarde se decidió la construcción de un mejor albergue para la Virgen.

Hoy en día la figura es una talla de 21, 6 centímetros con pedestal incluido y un suave barniz que la cubre. Debe ser la más pequeña de todas las imágenes religiosas de España.  Por detrás es plana y por delante está estafada. Su manto lo tiene apenas recogida la Virgen en su mano derecha y el vestido es dorado con algo de azul. El Niño, por su parte, está vestido en color mate.

Lo cierto es que nadie sabe el autor de la talla ni la fecha en la que fue realizada exactamente aunque no es más antigua del siglo XV. Por suerte el paso del tiempo no ha hecho mella y está preciosa. La imagen de la Virgen fue adoptada por los cántabros (usualmente llamados montañeses), como su santa patrona, primero de manera extraoficial, y después ya oficialmente hacia la segunda mitad del siglo XVIII.

Su festividad es el 15 de septiembre y por supuesto miles de personas de dan cita en el santuario.

Visitar el Santuario de la Virgen de la Bien Aparecida

El Santuario es una construcción de estilo Renacimiento y barroco que se construyó en el siglo XVII aunque se terminó a comienzos del siglo siguiente. Es una iglesia simple y bastante austera, con una sola nave y planta con forma de cruz latina. La iglesia tiene una nave dividida en tres tamos abovedados de crucería estrellada con combados y terceletes de estilo gótico. La facha tiene un pórtico resaltado y la puerta es de arco de medio punto. La remata una cúspide con la cruz.

Por su parte los elegantes retablos por los que es conocida datan de este siglo también y son el bien preciado del santuario: se trata de retablos churriguerescos y es el conjunto mas completo de toda la región. Fueron realizados por los maestros del taller de Siete Villas.

El retablo mayor data de 1734 y lleva la firma de Raimundo Mayor, el de la Epístola está dedicado a San José y el de la nave del Evangelio a San Gertrudis. Y es en la calle central del retablo mayor que se encuentra la talla gótica de la Virgen de la Bien Aparecida.

¿Cómo llegas hasta el santuario? En primer lugar el santuario está en el pueblo de Hoz de Marrón, pequeño pueblo que en el año 2008 apenas si contaba con 62 habitantes. Si estás en Santander, capital de Cantabria, deberás acercarte a Ampuero, un municipio pequeño que está a solo 55 kilómetros de la ciudad y a escasos cuatro kilómetros del Santuario. Es fácil llegar desde la localidad de Ampuero pues tomas la carretera de Udalla y allí verás en un punto un desvío que te lleva derecho a la iglesia.

Lo tradicional es alcanzar el santuario caminando los 15 pasos que representan la Pasión de Cristo aunque el trecho es de quince kilómetros y en subida.  Una vez en la iglesia por supuesto que hay misa y romería, en el día festivo, obvio, y además de que se arma un colorido mercadillo que ha sido declarado Fiesta de Interés Turístico Regional. La zona es preciosa así que por eso te decía al comienzo que te conviene organizar algún paseo o excursión a la redonda.

Si no eres muy religioso y te llama la atención esto de los santuarios y las fiestas y mercadillos relacionados, puedes cambiar la óptica de la visita y hacer una observación histórica – sociológica. Lo cierto es que hace siglos esto de las apariciones de vírgenes y santos o el poseer una reliquia (lee hueso o parte de un santo), servían como excusa para construir un santuario, organizar fiestas, mercadillos y peregrinaciones que atrajeran a la gente y por ende dejaran dinero. Para muchas comunidades era un gran negocio, más allá del aspecto puramente religioso.

Y si solo te gusta la naturaleza pues hay que recordar que Cantabria es una región hermosa realmente y que por aquí puedes practicar turismo rural hospedandote en lugares geniales, comiendo una gastronomía muy sabrosa y descansando, descansando y descansando.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *