Visitar la Alhambra de Granada

Alhambra

La Alhambra de Granada es uno de los monumentos más importantes de España, por lo que requiere de una visita muy completa y programada para no perderse ningún rincón. Este lugar sin duda será una visita inolvidable y por ello no podemos hacerlo todo a última hora. Además, se trata de un lugar muy demandado y por ello es mejor coger las entradas con antelación.

Vamos a ver cómo sería una visita a la Alhambra de Granada y qué nos ofrece este bello monumento histórico. Tenemos que saber un poco de su historia y también cuáles son sus partes, ya que es un gran conjunto monumental. Los consejos para la visita también son otra parte importante.

La Alhambra de Granada

Alhambra

En la colina de la Sabika es en donde se terminó construyendo el complejo de la Alhambra. Era el punto más elevado de la ciudad llamada Gharnata, siendo una situación estratégica para dominar los alrededores de forma defensiva pero también para dar un aspecto de poder y superioridad. Su historia es extensa, ya que en el siglo XI, el visir Yusuf ibn Nagrela crea una fortaleza-palacio precisamente en esta colina. Durante el siglo XIII, en la Granada nazarí Muhammad ibn Nasr ocupa el Palacio del Gallo del Viento, como era conocido el anterior palacio. Durante siglos se fueron sucediendo las ampliaciones de la Alhambra con palacios, fortificaciones, jardines y pabellones. En tres siglos quedaron definidos los núcleos en los que se divide la Alhambra, con la Alcazaba, los palacios y la zona urbana.

Cómo llegar

A la Alhambra se puede llegar de distintas formas desde la ciudad de Granada. A pie hay dos caminos desde el centro de la ciudad. Podemos subir desde la Plaza Nueva por la Cuesta Gomérez con una distancia de poco más de un kilómetro hasta la entrada. Pasaremos por la Puerta de las Granadas y también por las alamedas. Otro recorrido a pie nos lleva por la Cuesta del Rey Chico desde el Paseo de los Tristes por el exterior de la muralla. Si no queremos realizar el recorrido a pie porque cuenta con algo de cuesta, entonces podemos coger un autobús urbano, ya que hay varias líneas que van a la Alhambra.  Las líneas C30, C32 o C35 realizan el recorrido. Además, se puede optar por subir en taxi o en coche, ya que hay aparcamientos cerca de la zona de las taquillas.

Antes de entrar

Antes de entrar en la Alhambra tenemos que tener en cuenta algunas cosas. Es importante informarse con antelación sobre los horarios y las tarifas, pues hay distintos tipos de entradas y horas para ver diferentes partes. Las entradas se pueden reservar online y es posible hacerlo de forma individual o por grupos. No se permiten animales, excepto los perros guía y es necesario mantener a los niños junto con sus padres para evitar que toquen las decoraciones o se pierdan. Por otro lado, es posible coger audiguías para las visitas individuales. En la web de la Alhambra podemos ver cuáles son los distintos tipos de recorrido, los horarios y las tarifas a las que podemos acogernos.

La visita

Patio de los leones

A la hora de visitar la Alhambra, normalmente se elige la modalidad del conjunto monumental, el cual se puede visitar en la modalidad nocturna y diurna. La visita a este conjunto incluye la Alhambra, los Palacios Nazaríes, el Generalife, el Palacio de Carlos V y el Baño de la Mezquita.

Palacios nazaríes

Sin duda no querremos perdernos nada de esta visita, aunque debemos tener en cuenta que tendremos que dedicarle al menos tres horas para ver todo con tranquilidad. En la ciudad de la Alhambra hemos podido ver infinidad de palacios y grandes casas. Hoy en día la zona de los Palacios Nazaríes es una de las más importantes del conjunto. En este lugar nos encontramos con el Palacio de Comares en donde poder ver el patio de los Arrayanes y la cúpula de la Sala de Dos Hermanas con una exquisita decoración. En el Palacio de los Leones nos encontramos con una de las imágenes más características de la Alhambra, con el Patio de los Leones, en donde está la famosa Fuente de los Leones.

Generalife

El Palacio de Carlos V, construido siglos después, es otro de los edificios que valen la pena visitar. Encuadrado en un estilo manierista nos encontramos con una elegante residencia real. Destaca el patio del palacio y su fachada. El Generalife es otra de las partes más bellas de la Alhambra, pues era un lugar proyectado para el descanso, de ahí que destaquen sus bellísimos jardines. En el conjunto monumental también podremos apuntarnos a algunas actividades que se hacen de vez en cuando, algunas incluso pensadas para los más pequeños. Por otro lado, cuentan con un museo en donde podremos conocer un poco más de la historia de la Alhambra.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*