Qué visitar en la República Checa

La República Checa es uno de los destinos europeos más buscados, y es que su capital, la ciudad de Praga, es un lugar de increíble belleza. Castillos, calles medievales, grandes parajes naturales y pequeños pueblos que ofrecen experiencias únicas es algo de lo que nos podemos encontrar en la República Checa.

Hoy veremos algunos de los lugares que deben estar entre los principales a la hora de visitar el país. Desde luego hay que pasar por su capital, que es el lugar más visitado, pero hay mucho más que puede resultar de interés. No te pierdas nuestra selección de lugares para visitar en República Checa.

Praga

Qué decir de Praga y de todo lo que tiene por ver. Es una de las ciudades más bellas de Europa, que conserva un encanto medieval y señorial difícil de encontrar hoy en día. Si queremos visitar una ciudad histórica, sin duda Praga es una gran candidata. En ella debemos visitar su famoso castillo, que domina la ciudad en lo alto y que se trata de un gran complejo que nos llevará su tiempo. Por otro lado, hay que cruzar a pie el bonito Puente de Carlos V, visitar la céntrica Plaza de Wenceslao y ver el puntual Reloj Astronómico. Hay iglesias, museos y el interesante barrio judío de Josefov.

Brno

Brno es una ciudad es una ciudad que sufrió durante las Guerras Mundiales y la época comunista. Pero hoy en día ha vuelto a revivir, en gran parte porque es la ciudad universitaria por excelencia de la República Checa. Sus edificios históricos recuerdan a los de Praga y no ha perdido nada de su estilo. Su época de esplendor fue en el siglo XVIII y XIX, debido a la empresa del textil que enriqueció la ciudad, y por ello cuenta con algunos estupendos monumentos y zonas por ver. En el casco histórico se puede ver la catedral de San Pedro y de San Pablo o la basílica Nanebevzetí Panny Marie. Si te gusta salir por la noche, esta es tu ciudad, ya que el ambiente universitario hace que se puedan visitar animados locales nocturnos.

Karlovy Vary

Esta ciudad es muy popular en la República Checa por tratarse de un lugar de balnearios al que acudir para relajarse. Hay hasta 13 fuentes medicinales para tratar afecciones en la piel y dispone de hoteles balnearios con todo tipo de servicios. Mariánské Lázn?, Františkovy Lázn? y Jáchymov son las otras poblaciones termales del país, situadas en una zona en la que el turismo se centra en estos balnearios y aguas medicinales, con hoteles que ofrecen servicios de bienestar.

Olomuc

En la región de Moravia encontramos Olomuc, una ciudad antigua con bonitos edificios y hasta siete fuentes inspiradas en la mitología. El casto histórico fue destruido en el siglo XVII y se reconstruyó con bonitos edificios barrocos. Es una ciudad que cuenta con hasta 28 iglesias y en la playa se puede ver la torre del Reloj Astronómico. En el otro lado de la plaza del Ayuntamiento se puede ver la iglesia gótica de San Mauricio. No hay que perderse la catedral gótica de San Wenceslao o el Palacio Arzobispal.

Pilsen

Esta ciudad no es muy grande, pero cuenta con encanto y en ella se pueden visitar lugares como la fábrica de cerveza Pilsner Urquell. En Pilsen se puede pasear por sus calles y disfrutar de la mezcla de edificios más modernos con otros de siglos pasados. El centro es la Plaza de la República, en donde está la catedral de San Bartolomé. El propio ayuntamiento cuenta con un bonito edificio renacentista que no deja indiferente.

Ostrava

Ostrava fue una ciudad muy importante durante la Revolución Industrial, ya que en ella se encontraba una gran industria siderúrgica gracias a las minas de carbón. Esta ciudad es hoy en día un lugar más turístico, en la que siguen quedando factorías, minas e industrias de aquella época, para los curiosos que deseen conocer más sobre esta parte de su historia. La Mina Michal es una de las más importantes y cuenta con unas instalaciones bien conservadas. Por otro lado, si nos gusta la fiesta, en la calle Stodolní es posible disfrutar de ambiente que no decae, mostrando una ciudad más moderna y animada.

Kraví Hora

De las ciudades de la República Checa pasamos a un pequeño pueblo, porque aquí todo tiene un encanto especial y un toque diferente. Kraví Hora es conocida como la República del Vino, algo peculiar dado que el país es conocido por la cerveza y no por el vino. El pueblo está rodeado por viñedos de donde se saca la materia prima para hacer los vinos. En este pueblo con varias calles, las casas tienen bodegas privadas, pero además han acuñado moneda propia, tienen presidente, constitución, aduana y mucho más para ser un lugar totalmente independiente. Un lugar realmente divertido, original y especial en la región de Moravia del Sur.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *