Visitar las ruinas de Herculano

Cuando se trata de ruinas romanas Italia es el mejor destino. Hay ruinas famosas por doquier y un turista virgen no puede perderse las del Foro, el Coliseo o las de las Termas de Caracala, por ejemplo, pero no son las únicas.

Es cierto que hay ruinas más famosas que otras pero eso no siempre significa que sean más hermosas o mas dignas de visitar. Y hay otras que tienen vecinas hiperfamosas que las opacan bastante. Es el caso de las Ruinas de Herculano, vecinas a las más populares ruinas de Pompeya. Yo te aconsejo visitar ambas y aquí te digo por qué.

Herculaneum

Como Pompeya era una ciudad ubicada a los pies del Vesubio, el volcán cuya explosión las aplastó a ambas en el año 70 d.C. Tenía orígenes griegos pero en el año 89 a.C cayo bajo los romanos. Aquella erupción con su consecuente y fatal explosión piroplástica la enterró bajo 20 metros de cenizas. Eso la conservó en el tiempo hasta que empezó a salir a la luz en el siglo XVIII, siguieron las exploraciones y al día de hoy está en más de un 75 % totalmente excavada por arqueólogos.

La primera erupción del volcán ocurrió el 24 de agosto al mediodía y debido a que el grueso de las cenizas cayó sobre Pompeya, Herculano logró ser casi completamente evacuada. Recién la noche siguiente la columna de rocas y cenizas que se había elevado en el cielo colapsó y aplastó a la ciudad situada a unos 160 kilómetros. Todos los edificios, víctimas y objetos quedaron casi intactos en muchas partes y el daño fue relativamente poco.

Las ruinas están organizadas en bloques organizados en torno a los ejes cardinales y hay algunos edificios particularmente hermosos que no puedes dejar de visitar:

  • Villa de Papyri: es una villa lujosa que tenía el retrato del suegro de Julio César. Tiene frescos, esculturas de bronce y mármol y se han encontrado valiosos papiros dentro en estado carbonizado debido al elevado calor de la erupción. La mayor parte ha quedado enterrada pero algunos sectores han sido limpiados.  El frente de la casa tiene 250 metros sobre la costa del Golfo de Nápoles, la rodeaba un jardín con pórticos y viñedos, tenía un pequeño puerto, una piscina y terrazas. Los hallazgos más relevantes están en el Museo Nacional de Arqueología de Nápoles.
  • Termas: eran comunes en Herculano ya que como Pompeya era una ciudad de retiro. Aquí hay dos zonas diferenciadas, para hombres y mujeres, y las piscinas se llenaban con agua que venía de más de 80 metros de profundidad y se calentaba por una caldera enorme y se distribuía por una de de cañerías que además servía en invierno como calefacción.
  • Casa de Alcove: dos edificios unidos, con algunas salas decoradas, un atrio cubierto, frescos preciosos y piso de mármol.
  • Casa del Genio: todavía queda por excavar aquí pero las ruinas son espaciosas. Se ha encontrado aquí una bonita estatua de Cupido.
  • Casa de Argus: se cree que esta villa también era de lujo y tenía dos pisos y hasta un balcón que, se cree, tenía un techo de madera.
  • Casa de Aristides: no son ruinas bien preservadas debido a la ineficiencia de las excavaciones anteriores pero es un sitio amplio.
  • Gymnasium: es un complejo edilicio amplio a a derecha de la taquilla.
  • Casa de Neptuno: tiene unos mosaicos fabulosos de Neptuno y la esposa de Poseidón.

Por lo demás podrás caminar por calles adoquinadas, contemplar frescos coloridos, mosaicos centenarios y darte una vuelta por la zona portuaria donde en las casitas de los botes se encontraron muchos esqueletos de gente que murió de calor (500 ºC) allí mientras trataba de resguardarse. Los esqueletos, cientos, fueron encontrados en 1981.

Tal hallazgo cambió un poco la historia ya que hasta entonces se pensaba que toda la población de Herculano se había salvado, pero además sirvió mucho para conocer la nutrición y estilo de vida de la gente de la ciudad en aquella época.

Visitar Herculano

Las ruinas están en Ercolano, Corso Resina, 1, Via Alveo. Puedes llegar en tren desde Napoles. La entrada cuesta 11 euros pero puede variar si hay algún evento o exhibición especial. Los ciudadanos europeos menores de 18 años entran gratis el primer domingo del mes. Si compras la Campania ArteCard puedes ingresar con ella.

Las ruinas abren desde el 1 de noviembre al 31 de marzo de 8:30 am a 5 pm y entre el 1 de abril y el 31 de octubre de 8:30 am a 7:30 pm. La taquilla abre una hora antes del horario de apertura de las ruinas y media hora antes de el cierre.

Para proteger los frescos y el ambiente arqueológico está prohibido ingresar con maletas y mochilas grandes. Podrás dejar tus pertenencias en lockers gratuitos ubicados en las puertas de entrada, pero ten en cuenta que si vas en temporada alta o en horario pico puede no haber lockers.

Hasta las ruinas puedes llegar en autobús público desde Nápoles o en tren desde la misma ciudad o desde Sorrente. Una vez que estás en la estación de Ercolano verás enfrente una pequeña plaza, la cruzas y caminas unas ocho calles colina abajo, por la Vía IV Novembre, hasta llegar a un gran arco. Caminas un par de minutos más y llegas a la puerta de entrada con la taquilla. Antes o después de  visitar las ruinas puedes apuntarte a una visita al Monte Vesubio.

Con respecto al sitio arqueológico ten en cuenta que los baños están al lado de la tienda de las audioguías (hay que devolverlas al menos media hora antes del cierre), y que conviene llevarte agua y comida porque no hay kiosko dentro. Por supuesto, tienes cafeterías y pizzerias fuera del complejo. Por supuesto, puedes visitar en conjunto Herculano y Pompeya. El ticket combinado cuesta 20 euros y es válido para tres días incluyendo otros sitios también.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Italia, Que ver

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*