Visitar San Pedro Alcántara

España tiene muchos destinos turísticos que tal vez no sean tan populares para los visitantes extranjeros. Bueno, es hora de darlos a conocer porque moverse por el país es muy cómodo y se descubren perlas maravillosas como, por ejemplo, el pueblo de San Pedro Alcántara.

Está en Málaga, Andalucía, muy cerca del centro de Marbella, así que está a tiro de piedra de destinos turísticos más populares. Por eso, con ganas no hay excusas para no darse una vuelta y conocerlo.

San Pedro Alcántara

Como dijimos, está en la provincia de Málaga, una de las ocho provincias que conforman Andalucía. Málaga es una tierra muy rica en historia, hay antiguos dólmenes y pinturas rupestres con miles y miles de años de antigüedad, pero también han pasado cartaginenses, romanos y bizantinos. Todo eso ha enriquecido la cultura de una manera formidable.

San Pedro Alcántara está a 10 kilómetros de Marbella y a dos de Puerto Banús, sitio turístico si los hay. La localidad nace de la mano de la fundación de una colonia agrícola dedicada al cultivo de la caña de azúcar en el siglo XIX. Fue fundada por el primer Márqués del Duero, el general Manuel Gutierrez de la Concha e Iriyogen, y no ha cambiado mucho desde entonces.

Hoy el pueblo sigue teniendo sus casitas y edificios blancos, callecitas angostas, orden y pulcritud. El corazón es la Plaza de la Iglesia, un templo de 1866 blanco y colonial, centro del culto católico de los habitantes. La iglesia se incendió por completo en 1936, en tiempos de la Guerra Civil, y tuvo que ser restaurada, así que hasta los primeros años de la década siguiente no volvió a abrir.

La visita turística a San Pedro Alcántara bien puede comenzar aquí, en la Plaza de la Iglesia. El interior del templo es simple, blanco, con una nave central con triple pórtico, torrecilla y tejado a cuatro aguas, restaurado en 2013, con dos naves laterales. Si te gusta el turismo religioso puedes visitar también la parroquia de la Virgen del Rocío, del siglo XX y la basílica paleocristiana de Vega del Mar, una de las mas antiguas en España porque se supone data del siglo VI. Por la mezcla de culturas verás muchos estilos en su diseño.

La siguiente visita en la misma zona de la plaza es la Villa de San Luis. Está al lado del edificio y fue construido en 1887. Fue la casa particular de la familia Cuadra Raoul, familia que pocos años después compró toda la colonia agrícola cuando el marques no pudo pagar sus deudas. La familia se vino de París, donde vivía dedicada a las finanzas y a los bancos, y tras la compra se construyó la mansión.

La mansión tiene un estilo francés, tres plantas y diseño rectangular, muy alejado del estilo andaluz propio de la zona. Pero, considerando que la familia venía de Francia, es comprensible. Ahora bien, en los años ’40 la colonia agrícola se disgregó y fue el Ayuntamiento de Marbella quién se hizo cargo del lugar, del pueblo y la mansión misma que a  partir de entonces ha cumplido distintas funciones hasta el día de hoy que es sede de la alcaldía local.

Como vemos, todo lo turístico que tiene San Pedro Alcántara está relacionado a su actividad primaria: el cultivo de la caña de azúcar. De aquella época uno puede visitar hoy una granja – modelo llamada El Trapiche de Gauadaiza. Funcionó como tal entre 1823 y 1831 y durante ese tiempo la molienda del trapiche era impulsada por el agua traída por un acueducto cuyos arcos todavía son visibles.

Fue el primer Marqués del Duero, el fundador de la colonia agrícola, quien suplantó el Trapiche de Guadaiza por una fábrica de azúcar mucho más moderna. El viejo edificio pasó después a convertirse en una escuela de capataces donde lo hombres aprendían el funcionamiento de la maquinaria agrícola de aquel entonces. Lamentablemente duró poco porque el trabajo conjunto del marqués y el Estado español no fue a buen puerto.

Desde entonces, como la Villa San Luis, el edificio cumplió distintas funciones y reformas pero es un sitio interesante porque es fiel testigo y ejemplo de la actividad agroindustrial del pasado. Hace cinco años fue reformado y hoy es el Centro Cultural Trapiche de Guadaiza. Otro edificio antiguo es La Alcoholera, vieja fábrica y destilería de aguardiente como subproducto de la melaza del azúcar. Hoy es un centro de teatro.

La calle principal de la localidad es el llamado Bulevar de San Pedro Alcántara, una calle nueva, del año 2014, el actual corazón del sitio. Con seis millones de euros como presupuesto se han diseñado siete zonas de agua, locales de gastronomía, un parque semiurbano, zonas verdes y plantación de árboles nuevos y plantas aromáticas. Pasear por aquí se ha convertido en el mejor paseo para los locales y los ocasionales visitantes.

Otro paseo recomendable es el Paseo Marítimo, a la vera de la playa y con un total de 3 kilómetros y medio. Hay muchos bares a lo largo del recorrido y puedes ir caminando hasta Puerto Banús. O hacer el camino inverso.

También puedes visitar el Parque de los Tres Jardines, inaugurado en 2012. Es un amplio espacio verde que está al norte de la localidad y está dividido en tres zonas: el Jardín Árabe, el Jardín Mediterráneo y el Jardín Subtropical. En el primero hay naranjos, palmeras, olivos, higueras y granados, en el segundo verás pinares, romero y retamas; y en el tercero, en formación, más naranjos, jacarandaes o ficus.

San Pedro de Alcántara es, en resumidas cuentas, un destino apacible, costero, tranquilo, sin lujos, siempre con buena temperatura y una gastronomía basada fundamentalmente en el pescado fresco. ¿Te lo vas a perder?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*