Visitas a las Cuevas de Artá en Mallorca

Mallorca es un lugar que se visita principalmente por sus playas, eso es indiscutible. Pero más allá de las calas y los arenales hay todo un mundo por descubrir. Esta isla en concreto cuenta con varias cuevas milenarias que forman parte de la historia de la isla y nos hablan de épocas anteriores. Cuevas que probablemente ya eran conocidas por los primeros habitantes de las islas.

Aunque las Cuevas del Drach son las más visitadas, hay otras que no podemos dejar pasar por alto. Nos referimos a las Cuevas de Artá en Mallorca, situadas en Capdepera. Estas bonitas cuevas son también muy interesantes y se encuentran cerca del mar, en el Cap Vermell. Toma nota de todos los detalles para ver estas bonitas cuevas por dentro.

Cómo llegar a las Cuevas de Artá

Las cuevas de Artá están lejos de Palma de Mallorca. Se encuentran cerca de Manacor y de las Cuevas del Drach, por lo que se puede hacer una visita conjunta. En general se recomienda alquilar un coche para ver los distintos puntos de la isla. Sus comunicaciones pueden resultar un poco lentas a la hora de llegar a puntos tan apartados como Canyamel, en donde están las Cuevas de Artá. Si vamos por carretera se debe seguir la carretera Ma-15 que sale de Palma de Mallorca hacia Manacor y que luego se dirige a Artá. De Artá a Canyamel hay solamente 9 kilómetros por la carretera Ma-4042. Otra opción es la de utilizar el transporte público, con trenes hasta Manacor y diferentes combinaciones de autobuses, pero desde luego nos llevará bastante más tiempo hacer el recorrido.

Cuevas de Artá, qué ver

Las Cuevas de Artá ofrecen entradas todos los días sobre un precio de 15 euros, aunque hay que consultar descuentos o tarifas para menores. Se entra en grupos más o menos cada media hora. El funcionamiento es similar a las Cuevas del Drach. La entrada a las cuevas es alta, hay que subir bastantes escaleras, por lo que hay que tenerlo en cuenta si vamos con carritos de bebés. Dentro también hay tramos de escaleras. En el interior la temperatura desciende bastante, a unos 18 grados, y hay una gran humedad, del 80%. Las visitas son guiadas y las hay en español, inglés, alemán y francés. Hay que tener en cuenta el horario, ya que abren siempre a las 10 de la mañana, pero el cierre varía según el mes. De julio a septiembre cierran a las 19 horas, de noviembre a marzo a las 17 horas y los otros meses a las 18 horas.

Dentro de la cueva se podrá disfrutar de las explicaciones de los guías, para saber un poco de la historia de la cueva o de lo muchísimo que han tardado en formarse esas bellas estalagtitas y estalagmitas que tienen formas variadas. Se entra en lo que se denomina como Vestíbulo, con una gran bóveda repleta de estalactitas y estalagmitas que parten del suelo. Se sigue el camino y se baja una escalera de piedra para llegar al Salón de las Columnas, que parece un lugar de estilo gótico. Se continúa hacia delante y se llega al Salón de la Reina de las Columnas, con una gran columna de unos 25 metros de altura en el centro. Otro de los salones más conocidos es el denominado como Infierno, ya que bien podría representar este lugar. Es uno de las salas más extensas de la cueva, con rocas que toman mil formas. Se continúa por otras interesantes salas como La Gloria, El Teatro o la Sala de las Banderas, todas con sus peculiares características que el guía nos irá señalando. El camino es circular, por lo que termina donde comenzó, en el Vestíbulo.

Una de las características que distingue esta cueva de otras es que la cueva se asoma al mar y a los acantilados. Al llegar al final se puede disfrutar de estupendas instantáneas con el mar de fondo desde el elevado punto de la entrada de la cueva, algo que la distingue de otras, como las del Drach, cuya entrada no es tan espectacular, pero que le gana en popularidad por su lago interior y los juegos de sonidos que se crean con el concierto sobre el agua.

Qué ver en Artá

Ya que nos hemos dirigido a la población de Artá en Capdepera, siempre podemos tomarnos un tiempo para ver los alrededores, ya que la visita a la cueva no lleva más de 45 minutos. En los alrededores hay amplios espacios de costa en donde hay algunas de las mejores calas de la isla, como la conocida Cala Mitjana. Esta isla milenaria tiene mucho que contar con lugares como Ses Païses de Artá, un yacimiento arqueológico que cuenta con un buen estado de conservación y que es un conjunto muy valorado por tratarse de un asentamiento del período Talayótico Balear. Es uno de los poblados mejor conservados de la isla y está rodeado por un bosque de encinas.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

España, General, Que ver

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*