Planificando tu viaje: 1.- El vuelo a Asia.

1.- Para el viajero independiente, da igual el aeropuerto de llegada.

Está claro que tras decidir las fechas de las vacaciones lo primero es buscar un billete de avión. Salvo que tengamos muy limitado el tiempo suele darnos igual el destino concreto de este billete, buscamos un vuelo al sudeste asiático que nos sea rentable. Da igual si es a Bangkok, Kuala Lumpur, Hong Kong o Singapur, desde estas 4 capitales es muy fácil volar a otros destinos a precios muy competitivos con las low cost asiáticas (que son aun más low cost que las europeas), y en todos los casos, aunque les pese a los snobs estas ciudades bien valen un stop-over (una parada en ruta).

Yo siempre opto por alargar el viaje tanto como se pueda. Lo más caro del viaje al sudeste asiático es el vuelo, la estancia puede llegar a ser muy barata, por lo que vale la pena aprovechar el viaje y pasar un buen número de días. Viajes de menos de 1 semana son inviables, ya pierdes 1 día de ida y otro de vuelta, súmale el jetlag y no sale a cuenta. 15 días está bien, pero se te queda corto, porque con la facilidad para moverse por la zona siempre querrías haber visitado otro destino, o pasar unos días más de relax en una playa paradisíaca. A partir de 3 semanas la cosa se pone interesante.

Muchas líneas aéreas vuelan a Bangkok, Singapur, Hong Kong y Kuala Lumpur, desde las propias como Thai Airways, Singapore Air, Cathay Pacific o Malaysian Airlines, hasta las europeas como Lufthansa, KLM, Air France, British Airways… la lista es interminable. Con tantas opciones lo mejor es irse a Trabber u otro buscador de vuelos, que nos ofrecerá la mejor tarifa para llegar.

Si combinas algo de flexibilidad en los días de salida y de vuelta, con flexibilidad en el aeropuerto de entrada al sudeste asiático y dada la gran cantidad de líneas aéreas que ofrecen estos destinos, es bastante fácil conseguir una tarifa competitiva. Para que te hagas una idea, si una tarifa en turista a precio normal son unos 1.000€ es viable conseguir el vuelo incluso por unos 500€.

2.- Hospitalidad asiática desde el primer momento, mejor.

El vuelo es largo (de 10 a 14 horas) y dependiendo de lo ligero que tengas el sueño puede ser una tortura. Por lo que escojer una buena línea aérea puede marcar la diferencia. Evita líneas aéreas como Turkish o Aeroflot, son baratas, pero muy poco confortables.

A los españoles suele sorprenderles el nivel medio de las líneas aéreas del sudeste asiático. Pero es bastante mejor volar con Singapore que volar con Lufthansa, por ejemplo. No digo que Lufthansa sea una mala línea aérea, sólo que los asiáticos en el tema de la hospitalidad van un paso por delante. Singapore y Cathay son junto con las líneas aéreas de los Emiratos Arabes las mejores del mundo. Así que es interesante optar por alguna de ellas.

Esa es otra opción, en lugar de hacer parada en Amsterdam, Frankfurt o Londres, podrías volar vía los Emiratos y hacer un stop-over en Dubai. Yo siempre he querido hacerlo. Y es más que probable que valga la pena tanto para Singapur como para Kuala Lumpur, ambas tienen muchas conexiones.

3.- Volar en business… ¡ojalá!

Si lo que buscas es confort una opción es volar en business… y no, no bromeo. Aunque el billete Madrid – Singapur de Singapore Air puede costar fácilmente 8.000€ es posible encontrar ofertas si no asequibles, competitivas. Nunca te va a costar lo mismo que ir en turista, pero sí es posible que puedas volar en business por el doble de lo que te costaría en turista.

Business Classs en Singapore Air

Thai, Cathay o Singapore suelen sacar ofertas 2×1 en verano y a veces se puede sumar a un buen descuento. Con estas ofertas es viable volar en business por algo más de 2.000€. Si nunca has volado en business, hazme caso, la gente paga tanto por algo. A partir de ciertas edades y si tienes sobrepeso o eres más bien grande, puede salirte a cuenta. Hablamos de asientos mullidos, que se reclinan 180º y quedan como camas y que permiten al más pintado dormir todo el viaje y llegar a destino fresco como una rosa.

4.- World Traveller Plus: el business de los pobres, o el turista de los ricos.

Una opción más, a mitad de camino entre business y turista es la clase World Traveller Plus de British Airways. No llega al confort extremo de la clase business, pero es muchísimo más cómodo que turista y sólo algo más caro. Para que te hagas una idea, en un 747 en turista van 3 asientos en las filas de los lados, con lo que siempre terminas con tu pareja en un lado y un gordo australiano bebiendo cerveza en el otro. En Traveller Plus sólo van 2 asientos más anchos. Y en el centro hay 2 parejas de asientos iguales. Los asientos son más anchos, están más separados unos de otros (17cm más que en turista) y se reclinan bastante más.

World Traveller Plus en British Airways.

Nosotros probamos este verano y como dice el slogan, worth the difference (vale la pena la diferencia… de precio).

Virgin Atlantic tiene una clase similar y ofrece vuelos a Shanghai y Hong Kong.

En la próxima entrega repasaré las low cost del sudeste asiático.

Te puede interesar

Escribe un comentario