Que ver en Florencia en 3 días

Florencia es una de las ciudades más hermosas de Italia. Tiene museos por todas partes, iglesias antiguas, plazas encantadoras, buenos restaurantes, calles inolvidables… Lo cierto es que 3 días en Florencia no bastan, pero sí alcanzan para darle un vistazo y querer volver.

Que ver en Madagascar

La República de Madagascar es un país insular que está en el hermoso y cálido océano Índico. Es la isla más grande de África y una de las más grandes del mundo. En realidad es una isla mayor con otras islitas a la redonda, sobre la costa de África, pero que en materia geológica es un desprendimiento del subcontinente indio.

publicidad

Que ver en San Petersburgo

Para muchos San Petersburgo es la única razón por la que visitan o visitarían Rusia. Histórica y sumamente bella, esta Venecia del Norte, como algunos la llaman, sin dudas conserva ese encanto zarista y elegante que no tiene Moscú.

Hue, destino en Vietnam

Uno de los destinos más pintorescos de Vietnam es Hue, ciudad antigua que alguna vez fue la capital del país y que es, así, una de las más antiguas. Tiene mucha historia, incluso historia reciente porque es una de las que más sufrió la guerra contra Estados Unidos, pero al mismo tiempo conserva sitios hermosos que la UNESCO ha declarado Patrimonio Mundial.

Viaje a Islandia

Si te gustan los baños termales y la naturaleza agreste, siempre desafiante, entonces debes visitar Islandia. El Primer Ministro anunció ya que tienen planes para reabrir el país a los turistas extranjeros a partir del 15 de este mes.

Que ver en Amsterdam en 3 días

Amsterdam es la capital de Holanda, un sitio que concentra muchas cosas interesantes para ver y hacer, después de todo ya tiene nada más y nada menos que 17 siglos de existencia. Es una ciudad famosa por sus canales, sus paseos en bici, sus bares y pubs, sus museos y claro, su Barrio Rojo.

Bath, un destino bien british

Si te gustan las novelas de Jane Austen o cualquier película inglesa que transcurra en el siglo XIX, entonces seguro oíste hablar de Bath. Sí, el balneario de la clase alta inglesa de aquella época, casi alma mater del turismo que vendría después como una industria sin chimeneas.