5 ciudades que quizás no existan en el 2100

5-ciudades-que-quizas-no-existan-en-el-2100-seattle

Sabemos que aún faltan muchos años para que llegue el 2100, y que con total seguridad, muchos de los que leemos este artículo, entre los que me incluyo, ya no esté en este mundo por entonces (a no ser que cambie mucho la esperanza de vida mundial, claro) pero avisados quedáis con este artículo: estas son sólo 5 ciudades que quizás no existan en el 2100. ¡Estáis a tiempo de visitarlas!

Seattle

La ciudad de Seattle (EE.UU) se ubica exactamente en el Cinturón de Fuego del Pacífico. ¿Qué significa esto? Que dicha ciudad se encuentra íntegramente en una zona de gran actividad sísmica. Fue en 2001 cuando Seattle vivió su último terremoto (no causando ningún daño mortal ni heridos), pero eso no significa que el siguiente no sea mucho mayor y con consecuencias terribles para su población. Seattle se encuenta en la falla de la Zona de Subducción de Cascadia, una falla un tanto “especial”: no causa pequeños terremotos, sólo permanece inmóvil hasta que la presión resulta excesiva y una de las placas se desliza. El resultado de esto puede ser un megaterramoto de consecuencias parecidas a las que asoló Indonesia en el año 2004.

El porcentaje de probabilidad de que esto ocurra es bastante elevado, según ha confirmado el departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Washington: hay un 80% de probabilidad de que Seattle sufrá un megaterremoto de magnitud 8 en lo próximos años.

Venecia

5-ciudades-que-quizas-no-existan-en-el-2100-venecia

Sí, es trágico, todo un drama, pero una de las ciudades del amor se hunde cada año un poquito más. El Instituto de Oceanografía de la Universidad de San Diego en California hizo una investigación con resultados muy poco favorables para la ciudad italiana. Venecia se hunde, concretamente a una velocidad de 4 milímetros por año, siendo las zonas más afectadas aquellas que se sitúan justo al lado de los canales. Sus edificios se estarían hundiendo no sólo por el crecimiento del agua a su alrededor sino también, paradójicamente, por las obras que se están realizando para afianzar los edificios, las cuáles estarían contribuyendo a acelerar el hundimiento.

Y es que pocas cosas pueden hacerse cuando la madre naturaleza ordena…

Detroit

5-ciudades

Detroit fue la meca de la industria automovilística. Allí, en el siglo XIX, se fraguaron tres grandes empresas de coches, actualmente conocidas por todos: General Motors, Ford y Chrysler. Esto, lógicamente, trajo abundancia económica y bienestar a la ciudad, por lo que también aumentó considerablemente su población (en el año 1950 superó el millón y medio de habitantes), pero actualmente esta va en retroceso a pasos agigantados. A día de hoy, Detroit cuenta con una población de 700.000 habitantes, siendo una de las menos pobladas de EE.UU. Los motivos: la crisis en el sector del automóvil, la deslocalización respecto a otras ciudades de EE.UU, el éxodo masivo, etc.

La desaparición de Detroit, respecto a las dos ciudades anteriormente citadas depende más del “cambio humano” que natural, por lo que aún podría haber solución para ella, pero que en el año 2100 Detroit no sea una ciudad fantasma, sería un verdadero milagro.

Tombuctú

5-ciudades-que-quizas-no-existan-en-el-2100-tombuctu

Esta ciudad de Mali está amenazada por la desertificación. El aumento de temperatura en ella (calor extremo) y sus fuertes vientos con arrastre de arena, conocidos como ‘harmattan’, están dando lugar a que muchas de las zonas de dicha ciudad hayan sido totalmente sepultadas por la arena. La Unesco ya ha avisado y ha advertido a su población del riesgo de que la ciudad acabe engullida totalmente por la arena.

Nápoles

5-ciudades-que-quizas-no-existan-en-el-2100-napoles

La desgracia volvería a sacudir Italia, en esta ocasión producida por el volcán El Vesubio que corona a la ciudad italiana de Nápoles. El Vesubio lleva en calma desde 1944, y es el período donde más tiempo ha pasado inactivo desde los últimos 500 años. ¿Qué significa esto? Que cuanto más largo y prolongado sea el tiempo que esté sin erupcionar, el peligro de que en el futuro lo haga con más violencia es mucho mayor.

Según el geólogo Michael F. Sheridan: “Los modelos computacionales muestran que la fuerza de una futura explosión sería devastadora en un radio de 12 km, y que afectaría incluso a la resistencia de los edificios antisísmicos”. Esto sólo nos llevaría a una conclusión clara: Nápoles quedaría totalmente abrasada.

Y si aún te has quedado con más ganas de saber qué ciudades pueden desaparecer en un futuro, estas otras que mencionamos a continuación podrían también desaparecer, en esta ocasión en unos 5.000 años, por el avance imparable del deshielo:

  • Barcelona.
  • Londres.
  • Buenos Aires.
  • Shanghái.
  • Ámsterdam.
  • Nueva York.

¡Aún estamos a tiempo de visitarlas!

¡Recibe el primero nuestros chollos en viajes!
Si quieres viajar más barato y ahorrar dinero, suscríbete a nuestra sección de ofertas y chollos en viajes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *