5 grandes experiencias para vivir en un viaje a Francia

Cuando hablamos de Francia nos referimos a uno de los países más visitados del mundo por sus bellos paisajes, su vasta cultura y su deliciosa gastronomía. Sólo necesitamos pensar un poco para que comiencen a venir a nuestra mente infinidad de lugares increíbles para conocer en este país europeo.

Por eso, en el siguiente post repasaremos algunos de los rincones más bonitos que conocer en un viaje a Francia. Para que siempre tengas algún motivo por el que emprender una nueva aventura en este increíble lugar.

París

París en verano

Sin duda, la joya de la corona de Francia. No hay en todo el país otra ciudad que pueda igualarse a ella por su historia y belleza. Para conocer todos sus secretos se requiere mínimo un fin de semana pero lo idóneo es contar con al menos cinco o siete días para disfrutar de ella al detalle.

En París hay un sinfín de cosas por hacer. Dependiendo de los días que vaya a durar vuestro viaje tendréis que adaptar el número de actividades al tiempo del que dispondréis pero si hay algo que no puede faltar es una visita a la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, el Museo del Louvre, Notre Dame, Montmartre, el Museo de Orsay, el Puente de Alejandro III, el Teatro de la Ópera o los Jardines de Luxemburgo, entre otros.

París es también conocida como ‘la ciudad del amor’, de modo que si viajáis en compañía de vuestra pareja sería una buena idea recorrer la orilla del Sena en un romántico paseo o sentarse en los Jardines de Trocadero para contemplar el atardecer.

Al mismo tiempo, os recomendamos disfrutar de la gastronomía y los espectáculos que se realizan cada día en París.

Normandía

Ruán

La región francesa de Normandía es popularmente conocida por ser escenario del Desembarco de Normandía durante la II Guerra Mundial. Sin embargo, esta región es también un lugar muy turístico al que acuden miles de personas a disfrutar de unas merecidas vacaciones en los encantadores pueblos de estilo francés como son Barfleur, Le Bec Hellouin, Ruán, Giverny, Lisieux o Gisors, entre otros.

Cualquier ruta que se haga por Normandía estamos seguros de que será un placer para la vista y también para el gusto. Muy interesantes son las rutas gastronómicas que se pueden realizar en la región de Normadía, tierra de deliciosas sidras, carnes y pescados. El paraíso de cualquier turista gourmet.

Provenza

Francia siempre es una agradable caja de sorpresas. Para aquellos que estén a punto de disfrutar de las vacaciones de verano, un buen lugar para recorrer y conocer es la Provenza, ese singular territorio que cautivó a numerosos artistas a lo largo del tiempo por su belleza y cuyos paisajes quedaron plasmados en sus célebres obras.

Desde finales de junio hasta el final del verano los campos adquieren un color morado oscuro y la lavanda se convierte en la protagonista absoluta de un paisaje casi de cuento. La mejor manera de disfrutar de la Provenza es en coche para descubrir los pueblos que han logrado mantenerse intactos al turismo de masas.

Los viajeros encontrarán en La Provenza muchas cosas que les recordarán a sus lugares de origen y una historia común, especialmente aquellos que pertenezcan a culturas mediterráneas. En esta ruta por la Provenza no puede faltar una visita a pueblos como Gordes, Aviñón, Saint-Rémy-de-Provence o Arles.

Por otro lado, muy popular entre los viajeros que visitan la Provenza es su gastronomía y sus tradiciones ancestrales. En sus coloridos mercados encontraremos sus sabrosas especialidades como el aceite de oliva, el cordero de Sisteron, el queso de Banon, el melón de Cavaillon, los pasteles de almendras de Aix o la miel de Provenza.

La ruta de los Castillos Cátaros

Otra de las interesantes rutas que se pueden hacer en Francia es la de los Castillos Cátaros. Un recorrido completo por Carcassonne y por las visitas a otros lugares como el Castillo de Queribús, el Castillo Peyrepertuse, el Castillo de Arques, Lagrasse y la Abadía de Fontfroide, etc.

Una buena manera de hacer la ruta de los Castillos Cátaros es en coche, algo que os dará más libertad de horarios y movimientos. Con paradas intermedias para disfrutar de los pueblos y el paisaje francés con tranquilidad, este recorrido se puede hacer en dos o tres días.

Alsacia en Navidad

Alsacia es la región de Francia que hace frontera con Alemania. Se dice que la Navidad tal y como la conocemos en Europa tiene sus orígenes en Alsacia.

Éste es un viaje para disfrutar de los pequeños pueblos de esta zona y de sus mercadillos a vuestro ritmo. Descubriendo los encantos de cada lugar y sintiendo la magia de la Navidad. No obstante, para disfrutar de un recorrido completo por esta región de Francia lo más aconsejable es un mínimo cuatro o cinco días para recorrer el máximo posible de pueblos de la zona, todos adornados para la ocasión y que parecen sacados de un cuento.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *