5 inolvidables palacios en San Petersburgo

No puedes conocer Rusia sin haber pasado por San Petersburgo. Moscú puede ser la capital, la ciudad soviética por antonomasia y todo lo que quieras, pero San Petersburgo es aún hoy en el siglo XXI, una ciudad imperial.

Sus palacios son uno más hermoso que el otro y cuando cruzas sus innumerables puentes, muchos dicen que es como Venecia, aprendes porqué Pedro el Grande la adoraba. Tanta cantidad de palacios es abrumadora pero aquí te dejamos una selección de cinco palacios en San Petersburgo que no puedes perderte. ¡Apunta, visita y disfruta!

Palacio de Invierno

Hoy en día esta mansión se ha convertido en el Museo estatal Hermitage así que lo colocamos en el primer lugar de nuestra lista pues es un museo de categoría internacional. Además, es el museo de arte más grande del mundo y mientras algunas salas se han vuelto cuartos de exposición otras han sido restauradas al estilo de la vieja Rusia Imperial.

Aquí encontrarás obras de Da Vinci, Picasso, Rembrandt y muebles y estructuras, ventanas, escalinatas, pisos, cielo rasos, de una riqueza maravillosa. Se suman mosaicos romanos, el famoso reloj del Pavo Real, de oro, un regalo que recibió la mismísima Catalina la Grande, salas doradas…

El palacio original data de comienzos del siglo XVIII y pertenecía a la familia de Pedro el Grande, pero sufrió algunas modificaciones a lo largo del mismo siglo hasta que una de sus descendientes emprendió las reformas en estilo barroco que destacan hoy. Las obras terminaron en 1735 pero pocos años después nuevas refacciones cambiaron su apariencia. El resultado fue un palacio lujoso, por dentro y por fuera.

Fue testigo de la revolución rusa, la sufrió de alguna manera, y fue estatizado en 1917 y después, tras la Segunda Guerra Mundial y sus destrozos, empezaron las restauraciones. El Palacio de Invierno está ubicado en la Plaza Dvortsovaya, 2. Los tickets se compran el día de la visita en el palacio y tienes de distintos precios pues un mismo ticket te permite la entrada a distintos palacios.

También puedes comprar los tickets online y tienen validez 180 días. El primer domingo de cada mes la entrada es gratuita para visitantes individuales.

Palacio Menshikov

Este palacio es de comienzos del siglo XVIII y fue uno de los primeros palacios construidos en piedra. Menshikov era uno de los mejores amigos de Pedro el Grande y fue el primer gobernador general de la ciudad. Su historia es la de un pobre a millonario ya que Pedro lo conoció siendo adolescente mientras vendía pipas en las calles de Moscú. El clásico pobre devenido en oligarca, un tipo muy rico a la postre pero algo analfabeto, como sus críticos y enemigos solían decir.

El Palacio Menshikov era muy visitado por diplomáticos extranjeros y fue la sede la fastuosa boda entre Pedro el Grande y Catalina I en el año 1712. Tras la muerte del zar Menshikov hizo lo que pudo para que el poder pasara a su esposa y por dos años se podría decir que Rusia estuvo en su puño mientas tejía el casamiento de su propia hija con el heredero al trono. Lamentablemente tras esa boda fue acusado de traición y robo a la corona y se lo mandó con toda su familia a la encantadora Siberia.

Hasta 1918 el palacio fue una escuela militar y en los años ’60 pasó a manos del Hermitage. Sus interiores han sido bellamente restaurados y alberga una rica colección de artesanías rusas de comienzos del siglo XVIII. Abre los martes, jueves, sábados y domingos de 10:30 a 18 horas y los miércoles y viernes hasta las 21. Cierra los lunes y el 1 y 9 de mayo. ¡Recuerda!

La entrada cuesta 300 rublos para visitar solo el palacio y 700 para visitar el complejo entero. La entrada gratuita es el primer jueves de cada mes y el 7 de diciembre.

El Palacio de Mármol

Está en una esquina del Campo de Marte y sobre el río Neva. Es uno de los mas bellos palacios de San Petersburgo y fue construido por Antonio Rinaldi, un exponente del neoclasicismo en el país. Originalmente el palacio fue construido por un oficial, el Conde Grigory Orlov, que había ayudado a destronar a Pedro III en favor de Catalina la Grande, su esposa. Como agradecimiento ella le dio el dinero para construir el palacio en el que se usaron 32 mármoles diferentes, de allí el nombre.

Construir y decorar estas mansiones no es algo que se complete en dos o tres años así que hay que asegurarse el favor real por lo menos una década …. cosa que Orlov no logró, así que dos años de que las obras terminaran tuvo que marcharse y ni siquiera sus herederos pudieron disfrutarlo ya que la soberana lo compró para su nieto. Así, pasó a ser la residencia imperial de los jóvenes de la familia imperial hasta la revolución del ’17.

Lo cierto es que hubo algunas modificaciones de estilo a través del tiempo: en 1843 tuvieron lugar las mas importantes y asomaron los detalles góticos y renacentistas ausentes en la versión original. Hoy el palacio está en la calle Millionaya Ulitsa, 5/1. Abre todos los días de 10 am a 6 pm y hasta las 5 pm los lunes. Cierra los martes.

Palacio Yusupov

Es una obra de Vallin de la Mothe, un arquitecto francés que le dio forma en 1760. El palacio es famoso porque aquí fue asesinado ese personaje oscuro de la historia imperial rusa, Rasputín, en 1916. El sujeto había logrado una gran influencia en la zarina a partir del tratamiento de la hemofilia de su hijo y se había convertido en un peligro que muchos querían eliminar, cosa que hicieron el 17 de diciembre de ese año con comida envenenada. Hoy hay una exhibición especial dedicada a Rasputín.

La familia Yusupov era una familia muy rica y su palacio es la evidencia que ha quedado al día de hoy. Está sobre el río Moika y aunque originalmente no fue construida por ella fue adquirido en 1830. Este palacio abre todos los días de 11 am a 5 pm. La entrada cuesta 700 rublos y la exhibición de Rasputín se paga unos 400 rublos extras.

Palacio Yelagin

Este palacio está sobre una isla y fue construido por Carlo Rossi, un arquitecto joven traído de Italia a quien le encantaba el estilo neo clásico. Ivan Yelagin era un hombre de estado de Catalina la Grande y sus herederos vendieron el palacio a la familia real para ser la residencia de verano de la madre del emperador Alejandro.

El palacio fue muy dañado durante el Sitio de Leningrado pero en los años ’50 del siglo XX fue absolutamente restaurado a partir de fotos originales que se habían conservado. Desde 1987 el palacio es el Museo de Artes decorativas y Aplicadas en el segundo piso mientras que en el subsuelo hay una exhibición especial dedicada a las restauraciones llevadas adelante por Rossi.

El Palacio Yelagin abre todos los días de 10 am a 6 pm y cierra los lunes y el último martes de cada mes. Se cobra entrada para ingresar a su bello parque solo los fines de semana.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Que ver, Rusia

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*