6 cosas que deberías hacer en Marruecos

Marruecos

Marruecos es un lugar muy cercano geográficamente pero muy lejano en cuanto a cultura, y por eso resulta tan atrayente e interesante. Es un destino que eligen muchos europeos para conocer las costumbres del mundo islámico más cercano, y al mismo tiempo empaparse de otra cultura en ciudades llenas de cosas interesantes que hacer y lugares por visitar.

Hoy os vamos a decir esas seis cosas que deberíais hacer en Marruecos si vais de vacaciones y que no deben faltar, ya que son los grandes clásicos. En cada viaje hay cosas que hay que hacer y lugares imprescindibles por visitar, sin excusas. Así que tomad nota, haced una lista y si queréis podéis añadir más cosas que os resulten interesantes, y disponeos a aprovechar al máximo el viaje a Marruecos.

Alójate en una Riad

Riad

En Marruecos hay muchos hoteles de estilo occidental, ya que es un lugar muy turístico, pero cada vez son más los visitantes que demandan el alojarse en una Riad. Estas Riad son casas-palacio que cuentan con una arquitectura tradicional. Han sido restauradas para ofrecer espacios en los que  hay unas cinco o más habitaciones, por lo que además suelen ser lugares con un servicio bastante personalizado y con mucha tranquilidad. Estas acogedoras casas cuentan con habitaciones que normalmente se decoran en el estilo marroquí, para deleite de los huéspedes. Es como si nos encontrásemos viviendo en una casa acomodada marroquí. Además, las habitaciones se encuentran en torno a un patio abierto central, que es algo típico de estas casas, y que suele utilizarse como zona común para todos los visitantes. Hay Riads muy económicas y otras más caras, repletas de lujos como spas y servicios de masajes. Todo depende de lo que queramos tener, pero hay lugares a muy buen precio en los que se puede vivir la experiencia marroquí al máximo.

Disfruta de la arquitectura islámica

Mezquita

Si hay algo que nos encanta de Marruecos es ver la arquitectura. Lugares como la mezquita Koutoubía son imprescindibles. Sin duda sería increíble poder ver las mezquitas por dentro, pero lo cierto es que la gran mayoría de las veces tendremos que conformarnos con verlas desde fuera, ya que solo está permitida la entrada a los musulmanes, ya que son lugares de culto. Admira los patrones geométricos de los mosaicos más típicos, e incluso las casas sencillas de las ciudades. Todo puede resultar muy interesante si lo comparamos con la arquitectura a la que estamos acostumbrados.

Piérdete en una medina

Medina

Las medinas son literalmente las zonas antiguas de las ciudades, y en ellas es en donde se encuentra lo más interesante de las visitas. Callejuelas antiguas y laberínticas, tiendas de pequeños artesanos, madrazas, que son las escuelas que enseñan la religión islámica y antiguas asignaturas, y los geniales zocos llenos de puestos con cosas interesantes para comprar y puestos de comida. Sin duda son lugares en los que es posible pasar todo el día sin darse cuenta, perdiéndose entre la gente y en las calles, descubriendo interesantes rincones.

Regatea como un experto en los zocos

Zoco

Los zocos son como los mercadillos al aire libre de aquí, y en ellos podemos encontrar todo tipo de puestos. Desde lugares para comprar comida típica a puestos de artesanos del cuero, lugares en donde comprar la ropa típica marroquí, los narguiles o shishas para fumar y un sinfín de cosas que vamos a querer tener con nosotros de vuelta a casa. Pero aquí la cultura del regateo está muy arraigada, y por ello debemos aprender a regatear los precios, ya que normalmente nos van a pedir más de lo que quieren llevarse. Debe hacerse siempre con buen humor y con respeto, ya que para ellos forma parte de su cultura. Además, es mejor llevar en metálico, ya que no en todos los lugares van a tener para pagar con tarjeta.

Pasa una noche en el desierto

Desierto

En Marruecos hay mucha gente que desea vivir la experiencia de pasar una noche en el desierto, y para ello están las jaimas, o tiendas de los nómadas, que hoy en día también están un poco orientadas al turismo. Sin duda es una experiencia diferente, tras las bulliciosas ciudad, sumergirse en una silenciosa aventura en el desierto, y pasar una noche bajo las estrellas, esperando a que el sol salga por las dunas de arena.

Toma un té y fumar en una shisha

Té

Sin duda esto es algo que todos los marroquíes hacen de vez en cuando, y es que es su momento de relajación, y nosotros podemos compartirlo. Parar en un café para tomarse un té en los vasos tradicionales y fumar tabaco de sabores en las shishas o narguiles es todo un clásico que los occidentales desean probar. Además, en muchos lugares, tanto en las riads como en algunos comercios, te ofrecen el té como muestra de cortesía y es necesario aceptarlo como muestra de respeto.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *