Alcalá del Júcar

Imagen| Pacodonderis Wikipedia

Declarado conjunto histórico-artístico desde 1982, Alcalá del Júcar es uno de los municipios más lindos de España. Se trata de un pueblo medieval ubicado en la comarca de La Manchuela a escasos 60 kilómetros de distancia de Albacete capital y rodeado de un entorno natural espectacular. No es de extrañar, por tanto, que sea uno de los destinos rurales preferidos por los viajeros en Castilla la Mancha.

¿Qué ver en Alcalá del Júcar?

Castillo

Alcalá de Júcar se levanta sobre una roca en un meandro del río. Sus casas se encaraman por ella y ascienden hasta el Castillo que lo preside todo. Siempre visible desde todos los ángulos estamos ante una fortaleza de origen árabe que data de los siglos XII y XIII aproximadamente. Tras sucesivas reformas posteriores, poco queda de sus inicios almohades en la actualidad pero su imagen sigue siendo imponente.

Dada su privilegiada situación, la mejor manera de obtener una visión panorámica de todo Alcalá del Júcar sin duda es desde su castillo. Se puede visitar durante todo el año.

Iglesia de San Andrés

Imagen| La Manchuela Rural

Otro de los edificios más significativos de la Alcalá del Júcar es la iglesia de San Andrés. Estamos ante una construcción de nave única y alargada construida entre los siglos XVI y XVIII. Presenta elementos arquitectónicos de varias épocas constructivas y llama la atención la bóveda de crucería con terceletes del siglo XVI y la torre de 70 metros de altura. En el siglo XVIII se amplió la cabecera con un crucero y una cúpula.

Puente Romano y playa del río Júcar

La imagen más emblemática de Alcalá del Júcar se obtiene justo en este punto. No se trata en realidad de un verdadero puente romano pues data del siglo XVIII pero se le llama así por su aspecto. En este lugar no sólo se tiene una panorámica increíble del castillo sino que lugareños y visitantes, durante el caluroso verano, se pueden refrescar en una zona habilitada para el baño en la orilla del río Júcar, lo que se conoce como playa fluvial.

Las cuevas

Pese a que no lo parezca, la colina sobre la que se erige Alcalá del Júcar está agujereada pues a lo largo de los siglos se han excavado túneles y viviendas, algunas llegando en un buen estado de conservación hasta nuestros días. Estas cuevas se han usado como establos, farmacias naturales y nidos de aves. Las más célebres son la cueva de Masagó y la cueva del Diablo, hoy habilitada como bar y restaurante.

Museo del cine

Imagen| Kike V Tripadvisor

La sede actual del museo del cine de Alcalá del Júcar es el antiguo cine del pueblo. Quizá no sea un imprescindible que ver en esta localidad pero sí es una visita curiosa. El edificio conserva varias hileras de butacas, el proyector, la barra del bar y otro sinfín de objetos a modo de museo etnográfico. Su visita está incluida con la misma entrada de las cuevas.

Ermita de San Lorenzo

La ermita de San Lorenzo es una característica obra barroca con planta de cruz, cúpula y pinturas del siglo XVIII.

Plaza de toros

Imagen| Superchilum Wikipedia

Se trata de una de las plazas de toros más antiguas de España. Destaca sobre las demás por su originalidad pues el desnivel del terreno sobre el que se asienta es el que ha propiciado una construcción completamente irregular y única con las gradas excavadas en la piedra y su forma ovalada. En la actualidad la plaza de toros hace las veces de plaza de toros y de teatro municipal.

Alrededores de Alcalá del Júcar

Los amantes de la naturaleza también encontrarán en Alcalá del Júcar el destino ideal para disfrutar de actividades al aire libre. Algunos de los planes más interesantes para hacer en sus alrededores son senderismo o paddle surf. Esta localidad castellano manchega es muy buena opción para practicar deportes acuáticos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*