Berlín en tres días

Tres días es un buen promedio para conocer una ciudad, por lo menos la primera vez. Cuando tenemos pensado visitar varias ciudades o varios países, en Europa que todos están cerca, tres días suelen ser el tiempo que le dedicamos a las capitales.

Obviamente a muchos les resultara poco y a otros lo justo y necesario. Sinceramente tres días no es demasiado pero sí nos permite dar un buen vistazo a lo más importante o turístico para ver si después vale la pena regresar por más. Entonces, veamos qué podemos conocer de Berlín en tres días.

Berlín

Hay que saber que Berlín es la segunda ciudad mas poblada de Europa detrás de Londres, habitada por más de tres millones y medio de personas. Está situada en el noreste del país a orillas de los ríos Havel y Spree.

Tiene siglos de historia y ha sabido ser el centro de reinos, imperios, repúblicas y obvio, del infame Tercer Reich. Además, durante algunas décadas ha sido una ciudad divida entre dos sistemas ideológicos, políticos y económicos: el comunismo y el capitalismo. Y por si fuera poco tras la Caída del Muro volvió a ser el corazón del país al momento de la reunificación marcando el renacer de Alemania como la potencia industrial que es hoy en día.

Berlín tiene inviernos fríos, a veces con algún grado bajo cero, y el frío dura hasta entrada la primavera con caída de nieve entre diciembre y marzo. Los veranos, por otra parte, no son calurosos y las temperaturas promedio no alcanzan los 30 ºC.

Qué ver en Berlín

Dijimos que tenemos tres días para recorrer la ciudad, 72 horas. Entonces conviene saber de antemano qué nos gusta. ¿Nos gustan los museos, las galerías de arte, los sitios históricos, la moda, la gastronomía…? Y si no nos decidimos podemos hacer un popurrí de destinos e intereses ordenando todo lo que quede más o menos cerca.

Por ejemplo, el primer día podemos visitar la Puerta de Branderburgo, el Memorial a los Judíos Asesinados en Europa, el búnker del Fuhrer, la Plaza Potsdamer, la exhibición Topografía del Terror y el famosísimo Checkpoint Charlie, el puesto militar.

  • Puerta de Branderburgo: fue construida entre 1788 y 1791 y fue el primer edificio de estilo revival griego en la ciudad. Lo construyó un arquitecto llamado Carl Gotthard Langhans que trabajaba para la corte prusiana y se inspiró en la entrada monumental a la acrópolis de Atenas. Tiene 26 metros de alto y 65. 5 metros de largo con dos bloques de seis enormes y robustas columnas dóricas. En 1793 le colocaron la cuadriga, la misma que cuando Napoleón entró a la ciudad se llevó a París como botín de guerra y que recién regresó en 1814. Con la división de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial la Puerta de Branderburgo quedó del lado soviético y tras la construcción del Muro en 1961 quedó dentro de una zona de exclusión así que por décadas nadie pudo visitarla. Recién volvió a ser de acceso público en 1989.
  • Memorial a los Judíos Muertos en Europa: honra los seis millones de judíos asesinados y la entrada es gratuita. Hay una gran exhibición en el centro de de información. Está ubicado en Cora-Berliner-strasse, 1.
  • Búnker de Hitler: el bunker estaba entre la Plaza Potsdamer y la Puerta de Branderburgo y hoy en el sitio hay un edificio años ’80 de la época soviética. De día hay caminatas turísticas que parten del estacionamiento debajo del cual esta la puerta de entrada al búnker aunque no se puede ingresar. Si te gustan los búnker entonces en la ciudad hay otros que sí se pueden visitar.
  • Plaza Potsdamer: es una de las plazas públicas mas importantes de Berlín y está a un kilómetro de la Puerta de Branderburgo. Se llama así por la ciudad de Potsdam y supo ser, a comienzos del siglo XX uno de los sitios mas agitados de la capital alemana.
  • Topografía del Terror: esta exhibición es muy visitada. Se trata de un importante centro de documentación que deja claro todo lo que se hizo bajo el gobierno nazi. Aquí funcionaban en aquella época los cuarteles generales de la Policía Secreta Estatal, la SS, y la Oficina de Seguridad. La exhibición permanente trata precisamente de esto, aunque hay otras exhibiciones temporales. Está situada en Niederkirchnerstrasse, 8. Abre de 10 am a 8 pm y la entrada es gratuita.
  • Checkpoint Charlie: era el puesto militar que dividía Berlín del este de Berlín occidental durante la Guerra fría. Después de la reunificación el pequeño edificio se convirtió en atracción turística y hoy está en el Museo Aliado en el barrio de Dahlem, ya que fue trasladado y en el sitio original solo verás una marca.

El segundo día podemos visitar el Museo de la Isla, la Torre de TV de Berlín, Alexanderplatz, el Memorial Bélico Soviético, el Puente Oberbaumbrucke y la Galería del Este.

  • Museo de la Isla: es le nombre que recibe la mitad norte de una isla en el río Spree. Aquí hay muchos museos de categoría internacional y desde 1999 este sector es considerado Patrimonio Mundial.
  • Torre de TV de Berlín: tiene 368 metros de alto y data de 1969. Es un sitio muy visitado así que puede haber mucha gente esperando por subir. Las vistas son estupendas y arriba hay un café, que da una vuelta entera cada media hora. Está cerca de la Alexanderplatz.
  • Memorial Bélico Soviético: está en el Parque Treptower, en el medio, y fue construido después de la Segunda Guerra Mundial y alberga las tumbas de 500 soldados soviéticos.
  • Puente Oberbaumbrucke:  se trata de un puente de dos pisos sobre el río Spree y es un símbolo de Berlín. En tiempos soviéticos fue la frontera entre ambos bandos y tras la reunificación fue restaurado y se le agregó una nueva sección diseñada por el famoso arquitecto español Santiago Calatrava.
  • Galería del Este: es lo que quedó del Muro de Berlín, el segmento más largo y la galería al aire libre mas extensa del mundo con mas de 100 murales a lo largo de kilómetro y pico que corren paralelos al río Spree.

Y finalmente el día tres en Berlín le toca el turno a la Columna de la Victoria y el Parque Tiegarten, la Iglesia memorial del Kaisen Guillermo y el edificio del Reichstag.

  • Reichstag: es el parlamento alemán y puede visitarse con registro previo. Hay una exhibición histórica y un moderno domo de vidrio en la terraza con un jardín y restaurante. Los tours duran media hora y son en inglés, italiano y francés. La exhibición abre de martes a domingos de 10 am a  6pm.
  • Columna de la Victoria y Parque Tiergarten: este parque es muy popular en Berlín y tiene 210 hectáreas y siglos de historia. Por su parte la Columna de la Victoria data del siglo XIX y conmemora la victoria prusiana en la Guerra Prusiano-Danesa. Tiene una plataforma de observación, es de granito rojo pulido y tiene un hall con pilares y un hermoso mural de mosaicos y relieves de bronce. Originalmente estaba frente al Reichstag pero después fue traslada al Tiergarten y probablemente eso la salvó de las bombas.

A estos sitios importantes puedes sumar algún día la visita a la Catedral de St. Hedwig, el Berliner Dom y el colorido Mercado Hackescher. Obviamente puedes apuntarte a caminatas turísticas o a los tours en bicicleta que son muy entretenidos. Los hay incluso gastronómicos, si te gusta probar sabores nuevos.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *