Bolonia, un paseo por la ciudad del conocimiento

Bologna

Una de las estaciones de tren más movidas de Italia, por la que pasan y pasan servicios que conectan todo el país, es Bolonia. Está ubicada al norte, es la capital de la rica región de Emilia-Romagna y tiene una historia extensa e interesante que ha dejado su huella en su arquitectura y costumbres.

Si estás organizando un viaje por Italia te aconsejo que no la dejes fuera. Se que Florencia, Venecia o Roma son destinos a todas luces más atractivos, pero si le dedicas un par de días a Bolonia serás recompensado. Es una ciudad pequeña que puedes recorrer a pie, ofrece una gastronomía muy sabrosa y excelentes oportunidades para salir de compras y empaparse de su cultura.

Bolonia, la Docta

Universidad de Bolonia 2

Así se le dice a esta ciudad centenaria. La Docta o La Dotta, pero también le dicen La Rossa y La Grassa, es decir, la Roja y la Grasa. Es la docta porque tiene la universidad más antigua de Europa, es la Roja porque muchos de sus edificios han sido construidos con ladrillos de ese color así que el centro histórico tiene ese tono, y es la Grasa porque su gastronomía es legendaria y está protagonizada por los platos con carne y salsas a base de crema para las pastas.

Creo que cualquiera de estas tres características de la ciudad sirven como imanes turísticos, ¿no es cierto? La historia nos cuenta que tras la caída del Imperio Romano la ciudad se convirtió en una frontera amenazada todo el tiempo por los bárbaros hasta que cayó bajo el control lombardo. La universidad fue fundada siglos más tarde, en 1088, y supo tener entre sus estudiantes a Dante, a Bocaccio y a Petrarca.

Bolonia

Para el siglo XII estaba habitada por entre 50 y 60 mil personas, todo un número para una ciudad medieval. Su trazado de canales, complejo y avanzado, era una genialidad de la época por la que viajaban barcos con los textiles que se producían en ella. Las familias ricas construyeron sus torres de vivienda, centenares, y las calles se poblaron además de iglesias, abadías y muchos edificios públicos.

Plagas mediante Bolonia llegó al siglo XVIII y fue conquistada por Napoleón. Después integró los Estados Papales y finalmente pasó a ser parte del Reino de Italia a fines del siglo XIX. Fue muy dañada durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la importancia de su terminal ferroviaria, así que las bombas aéreas destruyeron mucho de su centro histórico.

Con esta breve información en mente ya estamos en condiciones de apuntarte qué no puedes perderte en Bolonia. ¡Toma nota!

Atracciones principales en Bolonia

Museo Anatómico

El Palazzo Poggi se cuenta entre ellas: es la sede de la universidad y contiene los museos de la misma. El palacio data del siglo XVI y contiene obras de arte por todos lados. En materia de museos contiene importantes colecciones de piezas anatómicas y de obstetricia de cera, maravillosas antigüedades, pero también hay colecciones de historia natural, de óptica y electricidad, de geografía y de ciencias.

El Museo Internacional y Biblioteca de la Música contiene manuscritos de un joven Mozart y también instrumentos. El Museo Histórico del Soldado contiene soldados de juguete de papel, de metal, estuco, plástico y madera, maravillosas piezas. En el Museo del Patrimonio Industrial contiene a su vez mucha maquinaria histórica en la fabricación de textiles de seda, máquinas hidráulicas que funcionaron del siglo XV al XVIII.

Museo de la Música

El Museo de la Sanidad también es una visita interesante. Después ya tienes museos y galerías más clásicas como la Pinacoteca Nacional, el Museo Cívico Arqueológico, el Museo Cívico Medieval, la Colección Comunal de Arte, el Museo Morandi, el Museo de Arte Moderno, el Museo Cívico del Renacimiento y el Museo Ebraico. La historia de la ciudad está en el Palazzo Pepoli, los cuarteles generales de Ducati están en la fábrica de esta marca de coches. También está el Museo Histórica de la Tapicería y hay un museo recomendable si te gusta la Segunda Guerra: el Museo del Grigoverde. Contiene cinco escenarios multimediales donde te sientes parte de la tragedia bélica.

Si te gustan las iglesias y monasterios está el Museo de San Petronio, el Museo de la Catedral y su tesoro, el Museo di Santo Stefano, un convento benedictino con frescos y pinturas medievales, el de San Domenico y el del viejo monasterio de San Giovani en Monte. En realidad hay muchos museos más así que debes hacer una lista de tus intereses y eliminar algunos si quieres conocer varios y tienes poco tiempo.

Iglesias en Bolonia

Bolonia nos ofrece entonces museos, galerías de arte, viejas iglesias, arqueología industrial, arqueología común, casas y palacios históricos, fuentes, puentes, canales, torres, campanarios y rutas históricas para recorrer. Caminando por la ciudad te vas a topar con la hermosa Fuente de Neptuno, del siglo XVII., una obra de Giambologna y la Fuente Vecchia, del mismo autor.

Dijimos más arriba que Bolonia es una ciudad de canales y así es: hay varios canales y entre ellos puedes toparte con el canal delle Moline y el canal Navile que fue durante siete siglos la salida principal al Mar Adriático. Naturalmente si hay canales hay puentes así que caminando cruzarás algunos. Pongo énfasis en esto de caminar porque Bolonia es una ciudad para recorrer a pie así que ofrece varias rutas de trekking para explorarla.

Canales de Bolonia

El caso es que si vas en octubre Bolonia organiza visitas guiadas gratuitas bajo el programa Urban trekking. Suele ser un fin de semana con mas de 30 visitas guiadas por la ciudad. Si vas en otra época del año puedes apuntarte a los tours de la ciudad: el City Tour a bordo del autobús sin techo, caminatas por las colinas alrededor de la ciudad organizadas entre marzo y junio y entre septiembre y noviembre, el paseo en el trencito-coche que cruza todos los pórticos históricos de la ciudad o los tours nocturnos.

Bologna Welcome Card

Bologne Welcome Card

La ciudad tiene su propia tarjeta de descuentos turísticos. Tiene una validez de 48 horas y cuesta 20 euros. Sirve para un adulto y un niño menor de 12 años. Incluye la entrada gratuita a 10 museos, un mapa de la ciudad en ocho idiomas con un itinerario especial para hacer en tres horas, descuentos en restaurantes y tiendas y la posibilidad de elegir entre un tour de dos horas con guía por el centro histórico, un ticket de 24 horas para el autobús para moverte un día entero de manera ilimitada o el ticket para ir al aeropuerto Marconi.

Esta tarjeta se compra en los centros de información turística: en la Piazza Maggiore o en el Aeropuerto Marconi mismo, pero también en los hoteles.

Consejos para visitar Bolonia

Caminando por Bologna

La mejor época del año para ir a esta ciudad es en primavera o en otoño pues el clima es cálido pero no pavoroso y como todavía hay población universitaria hay mucha vida en las calles. Si puedes evita el mes de agosto pues el calor espanta a la gente y esta se va al mar, produciendo una ciudad algo vacía.

Si te gusta el cine puedes hacer coincidir tu visita con el festival de Il Cinema Ritrovato, en el verano, pues se colocan pantallas al aire libre y se proyectan filmes clásicos en la plaza principal. Si llegas en avión te cuento que entre el Aeropuerto Marconi y la ciudad hay autobuses. Está el Aerobus que hace el viaje en apenas 20 minutos y cuesta unos 5 euros, más o menos. Te deja en la estación de tren y los tickets se pueden comprar en máquinas o arriba del coche.

Desde el otro aeropuerto, el Forlì, el bus tarda una hora y cuesta un poco más y te deja en la estación de autobuses, al lado de la de trenes. Ambas están  a 10 minutos a pie del centro histórico. Por último, si llegas en tren desde otros rincones de Italia 48 horas en la ciudad te van a dejar recuerdos maravillosos: comida espectacular, algunos museos, caminatas cruzando canales, cerveza helada en verano y algunas compras.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *