Campos de lavanda en Francia

Cuando asoma el verano en el sur de Francia ciertas partes de la campiña se tiñen de lavanda y brindan un espectáculo maravilloso. ¡Así de hermosos son los campos de lavanda en Francia!

El clima se vuelve más cálido, el cielo más celeste, florecen las lavandas y la atmósfera se llena de una esencia floral sin igual que es sinónimo del verano en Provenza.

Campos de lavanda en Provenza

El verano comienza a mediados de junio y termina a mediados de agosto y es en este período de tiempo en el que los campos de Provenza se transforman en este paraíso color lavanda.

Es cierto que el verano llega para todo Europa y toda Francia, pero mientras en otras partes del país el paisaje se atora de flores silvestres, cerezos en flor o girasoles hay ciertas zonas de Provenza que se tiñen de violeta.

Ardèche está al sudeste del país y es una zona muy conocida por sus senderos y sus bosques, obviamente es el verano una época especial para venir y visitar sus populares campos de lavanda. Hay muchas áreas para conocer, pero en general el recorrido sugerido es comenzar en Viviers, pasar después por Bourg Saint Andèol y terminar en Saint Remèze. Una vez aquí, habiendo tomado cientos de fotos preciosas, uno puede visitar el museo local dedicado a la lavanda, Domaine Lavandäis o Musèe de la lavande.

Bonnieux es una pequeña aldea que está en el departamento de Vaucluse, en la región Alpes – Côte dÀzur. Sus campos de lavanda florecen a comienzos de julio y son de color vibrante. Tal vez no sean tan vastos o populares como otros, pero el paisaje de Bonnieux, junto con el de las aldeas cercanas de Menerbes y Lacoste es excepcional. Por suerte cuenta con oficina de turismo local así que ahí pueden guiarte en el recorrido por el área.

El Château du Bois está en la provincia de Luberon, a unos 1100 metros de altitud y brinda la experiencia de granja de lavanda completa. ¿Qué quiero decir? El sitio es fenomenal: los campos están en una aldea llamada Largade  -d’Apt, con fama de ser los verdaderos cultivadores de lavanda. La altura parece que les da un toque especial y aunque los bulbos son más delicados se distinguen por tener una fragancia más intensa.

Eso sí, solo se llega aquí en tours organizados, peor ya sabemos que este tipo de paseos en Francia son muy sencillos. Como el destino es popular a comienzos de julio recomiendo reservar con tiempo.

Drôme es el mejor lugar para aquellos que no quieren tours de ningún tipo, sino pasear, tomar fotos y detenerse a admirar las lavandas en soledad. Hay muchos senderos que pueden recorrerse a pie o en bicicleta. Drôme es un departamento situado al norte de Provenza y no es una zona muy turística todavía, así que con suerte serás tu, las lavandas y algunos pocos más. ¿Cómo llegas? Si estás en coche es a dos horas y media desde Notre-Dame de Senanque, en Gordes.

Los campos de lavanda están en la aldea de Valaurie, cerca de los viñedos de Bordeaux, y el mejor momento para hacer la visita es temprano por la mañana o después del mediodía que es cuando los colores son geniales y la fragancia invade el espacio.

Grasse es una aldea medieval que es preciosa y es conocida como la capital mundial del perfume. Sí, además tiene campos de lavanda que están en las colinas de este pintoresco pueblo de la Riviera Francesa. Hay aquí muchas fábricas de perfumes y se pueden visitar, pero en verano no puedes dejar de sumar un paseo por sus hermosos campos de lavanda.

Grasse está entre Niza y Cannes, así que si estás parando en alguna de estas dos ciudades puedes hacer una escapada o day trip. Más arriba nombramos Notre-Dame de Senanque, en Luberon, un destino que más allá de sus lavandas vale la pena visitar porque tiene una iglesia preciosa.

Luberon está en el centro de Provenza y esta abadía data nada más y nada menos que del siglo XII. Es realmente bonita y más en verano cuando se ve rodeada de fragantes campos de lavanda. Es precisamente en la temporada alta, de julio a agosto, que se llena de turistas, así que como siempre recomendamos, Dios premia a quienes madrugan. ¡Especialmente cuando se trata de tomar fotos sin gente!

Sault está cerca de Avignon y es un pueblo muy conocido porque organiza todos los años el Festival de la Lavanda. Sault es un destino de montaña y se dice de sus campos de lavanda se cuentan entre los mejores del país. ¡Qué púrpuras pincelan esas colinas! Pueden conocerse a pie, en coche o en bici, pero recomiendo la bici pues el silencio del pedaleo, la tranquilidad y la suavidad del movimiento cuando se pasea en bicicleta es la mejor compañía cuando los aplausos se los debe llevar el paisaje.

El festival en Sault es a mediados de agosto. Otro campo de lavanda francés está en Plateau d’Albion. Aquí conviene tener coche pues los campos se extienden por tres departamentos: Dròme, Alpes- de-Haute-Provence y Vaucluse. En esta zona está precisamente Sault.

Suman unas 4500 hectáreas de campos de lavanda, así que cuando las recorres en coche o en moto es estupendo, a la vista y al olfato. Obviamente, julio es el mejor mes para ir y, siempre, siempre, arrancar temprano. ¡Las fotos que tomarás! Hay partes en donde las lavandas se mezclan con el trigo así que el púrpura se colorea de dorado…

Simiane La Rotonde es una pintoresca aldea en el departamento de Alpes-de-Haute-Provence, al sudeste de Francia. Está en una pequeña colina y los campos de lavanda rodean la aldea por lo que en verano es una perla rodeada de una mezcla intensa de colores y aromas. La aldea en sí es pequeña y silenciosa, tranquila, un destino encantador si andas por el sur del país en pleno verano.

El Mausoleo de San Pablo tiene su propio campo de lavanda, en la parte de atrás del antiguo edificio. Se dice de él que inspiró a Vincent Van Gogh cuando estuvo confinado aquí, porque las vistas coloridas no dejaban de maravillarlo. Este edificio fue originalmente un monasterio, el Monasterio de San Pablo, y después se convirtió en un hospicio psiquiátrico que es para cuando tuvo al pintor como huésped, allá por mayo de 1889.

Vincent Van Gogh se confinó a si mismo aquí peor solo estuvo un año. De todas maneras en su vida artística este fue un año muy creativo, y cuando veas los campos de lavanda en flor podrás imaginarte por qué.

La Vansole es una zona que tiene docenas de campos de lavanda sobre suaves colinas. Está a una hora al norte de Aix-en- Provence y uno puede andar en coche siguiendo la ruta con lavandas a ambos lados de la carretera. También uno puede detenerse y caminar entre ellos para explorar un poco. La granja de lavanda más popular de la zona es Lavandes Angelvin. Hay aquí una coqueta tienda donde puedes comprar recuerdos, aceites esenciales, perfumes, jabones y mucho más. Todo de lavanda, naturalmente.

Resumiendo un poco, hacia fines de junio la mayoría de los campos de lavanda de Provenza están en flor. Luberon es el destino más popular y el primero pero le sigue Vansole. La mejor lavanda de todas es la que crece a mayor altitud y florece, por ende un poco más tarde.

A comienzos de julio es el mejor momento para visitar todos los campos de lavanda de la región, y si llegas antes de las vacaciones escolares mejor porque hay menos gente.Desde mediados de julio en Vansole comienza la cosecha de lavanda, pero en Luberon alto y en Château du Bois la cosecha comienza alrededor del 15 de julio.

En la parte baja de Luberon, alrededor de Lourmarin , y los campos de lavanda de Valensole y los que están alrededor de Sisteron, tienen su cosecha a fines de julio, alrededor del 25. En agosto puede ser que no haya tanto esplendor, así que te conviene ir directamente a los campos de lavanda de Sault o los que están alrededor de Banon ya que florecen generalmente hasta el 10 de agosto.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*