Cascada de Ézaro

Cascada de Ézaro

Sabemos que viajar a Galicia es viajar con la idea de ver increíbles paisajes naturales, algo que sin duda podremos hacer en la zona de costa. Hay lugares que con el tiempo se han vuelto cada vez más populares, ya sea por las redes sociales o porque lo merecen. Uno de ellos es la impresionante Cascada de Ézaro o Cascada del Xallas, ya que este es el río que desemboca directamente en el mar con esta cascada.

Este fenómeno natural es sin duda digno de admirar, no solo porque es algo singular sino también porque se trata de un paisaje realmente bello. Os contaremos cómo llegar y también qué se puede hacer cerca de la cascada, ya que hay mucho que ver en la costa gallega.

Qué hay que saber

Hay testimonios escritos del siglo XVIII que ya hablan de la cascada, como un fenómeno que se puede apreciar desde el mar. Esta cascada es una de las pocas que caen directamente al mar, por eso resulta tan peculiar. Pero más allá de las curiosidades, es uno de los grandes atractivos del pequeño ayuntamiento de Dumbría en el que se encuentra. La altura de la cascada es de 155 metros y su caída mayor es de 40 metros. Cae sobre las paredes del pie del llamado monte O Pindo, que también es bastante llamativo. Desde hace siete años cuenta con un caudal mínimo ecológico, lo que hace que podamos disfrutarla todo el año. Pero sin duda cuando está más espectacular es durante el invierno, sobre todo en inviernos en los que hay lluvia, ya que cae con más fuerza.

Cómo llegar a la cascada

Cascada de Ézaro

Para llegar a la cascada tendremos que seguir normalmente la carretera de costa que lleva a Muros y a Carnota, lugares por los que pasaremos. Es una carretera que se hace algo larga, con mucha curvas, pero que pasa por lugares realmente bellos, por lo que nos vale la pena coger esta ruta. Así podremos ver perfectamente la ría de Noia y las playas de la zona. Pasamos Carnota y nos dirigimos al ayuntamiento de O Pindo. El monte Pindo se aprecia perfectamente en la distancia. Llegaremos finalmente al pequeño pueblo del Ézaro, en donde está la cascada. Al pasar un pequeño puente sobre el río Xallas podremos ver después una carretera pequeña a nuestra derecha, que es la que lleva a la cascada. Esta carretera es estrecha y no todo el mundo quiere mete el coche por ahí, porque en temporada alta no hay demasiado aparcamiento. Pero si no queremos andar mucho es la mejor opción. Otra opción sería seguir un poco más adelante y aparcar en el pueblo, en donde también hay bares para tomar un refrigerio.

Visitar la Cascada de Ézaro

cascada de Ézaro

A la hora de visitar la cascada debemos saber que hay que andar un poco, sobre todo si vamos desde el pueblo, pero es un trayecto fácil. Cerca de la cascada hay una zona de recreo con césped y un pequeño parque. Al dirigirnos hacia la cascada nos encontramos con un edificio antiguo que hoy en día es el Museo y centro de interpretación de la electricidad. Si seguimos caminando veremos también el edificio de la antigua Central de Castrelo. Después de este edificio empieza lo mejor, ya que caminaremos por una serie de pasarelas desde las que ya se aprecia la cascada. Estas pasarelas metálicas dejan paso a las de madera, que conforman un paisaje mucho más bonito. Hay ciertos salientes para sacar bonitas fotos con la cascada de fondo.

Al llegar al final podremos bajar por unas escaleras hasta las rocas que se encuentran más cerca de la cascada, en donde podremos hacer las mejores fotografías aunque es un lugar que suele estar lleno de gente que desea captar la mejor instantánea. Hay que tener mucho cuidado con las rocas puesto que en muchas ocasiones están mojadas y pueden llegar a resbalar. Debemos saber que además hay otra forma de ver las cascadas. Se trata de contratar unos kayak para acercarnos desde el agua a la cascada. Es una experiencia divertida y diferente que será muy especial.

Otras cosas que hacer en los alrededores

Mirador del ézaro

Este lugar está repleto de bonitos paisajes. Subir al mirador de Ézaro en el monte Pindo es una de las mejores ideas, pues hay unas vistas de la villa y del mar espectaculares. También podemos volver atrás y dirigirnos a la famosa playa de Carnota, una larga playa de arena fina de gran belleza. Siguiendo la carretera de la costa podremos ver el Monte Louro con su playa y laguna, siendo otro espacio natural que nos dejará sin palabras. También se recomienda parar en la villa de Muros, porque se trata de una pequeña villa marinera con mucho carácter en donde podremos tomar algo y disfrutar además de unas estupendas vistas a la ría de Muros y Noia.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*