Castillo de Chambord

Castillo de Chambord

Los castillos del Loira son toda una institución en cuanto a viajes se refiere, ya que hay rutas para poder ver los más bonitos y disfrutar además de los pueblos y ciudades que nos vamos encontrando por el camino. En este caso vamos a hablar del Castillo de Chambord, un precioso castillo que se encuentra entre los más visitados en las rutas de los Castillos del Valle del Loira. Este bello castillo fue una residencia real y pabellón de caza y fiestas del siglo XVI.

Vamos a ver qué podemos encontrarnos en el increíble Castillo de Chambord y conoceremos algo sobre la historia de este lugar tan increíble. Si quieres hacer una ruta por el Valle del Loira este es uno de los castillos que debe encontrarse entre los imprescindibles de nuestra ruta.

Historia del Castillo de Chambord

Castillo de Chambord

A la llegada de Francisco I de la victoria en la batalla de Marignan en 1515 decidió crear este gran castillo. Este castillo no tenía como finalidad ser la residencia real, sino ser un símbolo de poder que se convertiría en testimonio del Renacimiento francés. Este castillo fue utilizado como pabellón de caza y fiestas porque el rey residía en el Castillo de Blois y en el de Ambose. Su arquitectura inicial fue pensada por Domenico di Cortona aunque luego fue cambiando. Se piensa que incluso pudo estar implicado Leonardo da Vinci, ya que pasó en el Castillo de Clos-Lucé los últimos tres años de su vida. Desde el año 1981 es Patrimonio de la Humanidad. Después de Francisco I se dejó olvidado el castillo hasta que Luis XIII se lo dio a su hermano quien lo restauró.

Datos del Castillo de Chambord

Castillo de Chambord

Este castillo es un lugar realmente impresionante y bien cuidado. El castillo es muy simétrico en su construcción y cuenta con ocho torres, más de cuatrocientas habitaciones, unas trescientas chimeneas y 84 escaleras. Otra cosa que llama la atención es que el castillo se encuentra rodeado por más de cincuenta kilómetros cuadrados de árboles y bosques. Sus increíbles jardines son otra de las cosas que suelen llamar la atención. Sus estancias están restauradas y en ellas se pueden ver cientos de objetos antiguos que son auténticas obras de arte. En definitiva una visita que sorprende por las dimensiones y la belleza de todo lo que podemos ver. Este lugar es además una reserva natural de fauna silvestre y de caza que se extiende por cientos de hectáreas que se encuentran abiertas al público para que puedan explorar los senderos.

El torreón y la escalera de doble hélice

Hay algunas cosas en el diseño de este castillo que son muy peculiares y especiales. La escalera de doble hélice es la joya del castillo y fue inspirada por Leonardo da Vinci, un auténtico genio que nunca deja de sorprender. Son dos escaleras que nos llevan a la planta de la torre del Homenaje en el castillo. Son dos escaleras que se cruzan mientras se asciende sin que lleguen a cruzarse, de ahí que se pueda ir por una u otra sin llegar a cruzarse en ellas para llegar a la parte superior.

Busca las salamandras

En el diseño del castillo podemos ver muchos tallados en piedra y una de las cosas que se pueden ver es la salamandra, un animal que parecía ser representativo e importante. Así que si quieres quedarte con los detalles de esta gran obra busca esas salamandras porque las encontrarás incluso talladas en las piedras del techo.

Los jardines de Chambord

Castillo de Chambord

Este castillo también cuenta con unos impresionantes jardines de estilo francés en donde podemos ver ese cuidado exquisito de los detalles y la simetría. Sin embargo este jardín no siempre ha estado así, ya que terminó de restaurarse y planearse en 2017. Hoy en día podemos disfrutar de más de 200 rosas, cientos de arbustos y metros de césped. Estos jardines típicamente franceses del reinado de Luis XIV han vuelto a recuperarse y aumentan todavía más el valor de este precioso castillo que se ve rodeado de unas elegantes zonas verdes.

Las salas de Chambord

Este castillo representa el Renacimiento en Francia y en sus salas podemos encontrar auténticas obras de arte pues es un lugar realmente cuidado. En ellas nos encontramos con estupendos ejemplos de la tapicería francesa, para quienes se interesen en este tema. Pero además podremos ver las estancias en las que durmió Luis XIV. Dentro veremos que se trata de un castillo en donde está cuidado hasta el último detalle con muchas piezas de gran importancia histórica.

El Museo del Castillo de Chambord

En este castillo también encontramos un museo con numerosas obras y piezas antiguas que vale la pena explorar. En él podremos ver colgaduras del siglo XVII, armas de Luis XV, un tapiz de la manufactura de la Savonnerie y cuadros de autores como Rigaud, Mignard o Girardet entre otros.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)