Castillo de Wewelsburg

Castillo Wewelsburg

El Castillo de Wewelsburg se encuentra en el estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia. Se trata de un castillo del siglo XVII levantado en estilo renacentista europeo. Pero este castillo no es famoso por su arquitectura, sino más bien por haber albergado a la élite de las SS, una organización al servicio de Hitler durante la Alemania nazi. Debido a esto, muchos de sus registros e historia se perdieron.

Vamos a conocer un poco más de la historia de este castillo que hoy en día alberga un museo y que se puede visitar. Es un castillo que se relaciona con la parte más oscura de la historia de Alemania, pero que sin duda puede constituir un lugar de gran interés para conocer más sobre este periodo.

Dónde se encuentra

El Castillo de Wewelsburg está situado en el distrito de Paderborn en Renania del Norte-Westfalia. El pueblo de Wewelsburg en el que se encuentra el castillo forma parte de la ciudad de Büren. Para poder ver este lugar podemos aterrizar en diversos aeropuertos como el Colonia, Hannover o Düsseldorf, que se encuentran a unas cuatro horas. Desde estos aeropuertos podemos buscar transporte en tren o autobús hace Wewelsburg. El más recomendado sin duda es el aeropuerto de Düsseldorf que es el que se encuentra más cerca, con un tren que llega en unas dos horas a Paderborn.

Historia del Castillo de Wewelsburg

Castillo Wewelsburg

Este castillo se construyó con el aspecto actual en el siglo XVI pensado para ser una residencia secundaria del príncipe obispo de Paderborn. No obstante en esta colina ya existieron otras construcciones y fortificaciones anteriores incluso en el siglo X, debido a su ubicación estratégica. Este castillo sufrió daños y se destruyó en parte durante épocas, como en la Guerra de los Treinta Años. Años después fue reconstruido y en el siglo XVIII se utilizó como cárcel militar. La leyenda dice que incluso fueron encarceladas mujeres acusadas de brujería. Ya en el siglo XIX este castillo pasó a formar parte del reino de Prusia. En 1924 el castillo pasa a ser propiedad del distrito de Büren y se transforma en un centro cultural. En 1925 el castillo ya se utilizaba como albergue juvenil, espacio para banquetes, como restaurante y museo.

El Castillo de las SS

Castillo de Wewelsburg

Heinrich Himmler firmó en 1934 un arrendamiento con el distrito de Paderborn de cien años sobre el castillo. La intención de este líder de las SS era rehabilitar el castillo utilizándolo como lugar de formación de la élite de esta organización dedicada al nazismo. No se sabe realmente por qué decidió arrendar este lugar, pero se dice que pudo ser por la profecía contada por Karl Maria Willigut sobre la Batalla del abedul. Según esta profecía se acercaba una última batalla en la que el gran ejercito del Este sería derrotado definitivamente por el Oeste. Al parecer este castillo sería el lugar que decidiría sobre la victoria de la batalla, convirtiéndose para él así en un símbolo de la próxima victoria. Él creía que este castillo se convertiría en el centro del mundo cuando venciesen a otros ejércitos.

Con el tiempo se supo que la escuela no llegó a realizarse, pero en su lugar se construyó en el castillo un centro arqueológico para el estudio de la raza aria. Con este fin crearon diversas áreas de investigación, sobre la prehistoria, la historia medieval y el folklore y una biblioteca para las SS. En este castillo se invirtieron más fondos para crear un centro ideológico. Ya en 1939 el propio Himmler prohibiría cualquier publicación acerca del castillo. En esta época se pensaba que el castillo iba a ser el centro del nuevo mundo. Desde ese año se utilizaría mano de obra de campos de concentración como Sachsenhausen para rehabilitar el castillo.

El castillo hoy en día

Castillo de Wewelsburg

En la actualidad es posible visitar el castillo y ver sus peculiares estancias. Se ha mantenido como un recuerdo de estos años oscuros de la historia de Alemania, con el fin de no olvidar los hechos de las SS y el nazismo. Se pueden ver lugares como la cripta, que imita a una tumba micénica para conmemorar a los muertos. En su centro debía haber una llama eterna alimentada por gas y doce pedestales a su alrededor cuyo significado se desconoce. Pero este tipo de lugares nos dan una idea del simbolismo que rodeaba al nazismo y a sus líderes.

También se puede ver la conocida como Sala de los Generales con un suelo de mármol en el cual podemos apreciar un mosaico que representa al Sol Negro con doce rayos que forman el símbolo de las SS. Cuando los nazis perdieron la guerra Himmler ordenó demoler el castillo pero este se mantuvo en pie y se restauró.

Hoy en día en el castillo podemos visitar también el Museo de las SS que no es un lugar de conmemoración sino un espacio para recordar aquello que hicieron. En este lugar incluso se pueden ver algunos de los diarios de Himmler.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*