Consejos para disfrutar de un viaje largo en avión

Mujer viajando en avión

Con la llegada del verano muchos comienzan sus ansiadas vacaciones. Algunos ponen rumbo a destinos remotos teniendo que adaptarse a las circunstancias que implica un viaje de muchas horas. Volar en business facilita las cosas pero para aquellos que deban pasar varias horas sentados en una butaca de clase turista, el viaje puede convertirse en un verdadero fastidio.

Hay circunstancias que hacen muy incómodo viajar en avión: las colas para facturar, las medidas de seguridad de los aeropuertos (necesarias pero tediosas), las turbulencias, el dolor de espalda…

Sin embargo, existen maneras de mejorar esa experiencia y en el siguiente post trataremos de ofreceros varios consejos para haceros más fácil los viajes largos en avión.

Frente al estrés, respirar hondo y una sonrisa

A muchas personas el hecho de preparar un viaje puede provocarles ansiedad, dificultades para conciliar el sueño o dolores musculares, lo que implica que su estado de ánimo se vea afectado negativamente.

Si a ello le añadimos el miedo a volar, el resultado puede ser un viajero irritable e impaciente que cause ciertos problemas a sus compañeros de escapada o a la tripulación del avión.

Para evitar que el estrés pueda arruinar el inicio de las vacaciones, lo más aconsejable es planificar con tiempo el viaje, cuidar la alimentación y el sueño los días previos así como poner en práctica ejercicios de relajación que nos ayuden a encontrar la paz en aquellos momentos en los que fácilmente podamos perder los nervios.

Los buenos modales, la amabilidad y una sonrisa son de gran ayuda a la hora de relacionarnos con los demás, especialmente en una situación que genere estrés como es la de tomar un vuelo a tiempo o viajar en avión durante mucho tiempo.

Check In

Una de las claves para disfrutar de un cómodo viaje es ser previsor y elegir un buen asiento con antelación. Llegar pronto al aeropuerto o hacer la facturación online un par de días antes de la salida del vuelo es aconsejable para así poder escogerlo.

De esta manera, si buscas más espacio para poder estirar las piernas durante el trayecto se recomienda que elijas las butacas situadas en el pasillo de las puertas de emergencia o junto al pasillo porque estos asientos permiten mayor movilidad. Por otro lado, si prefieres alejarte de los niños evita las partes de las mamparas, reservadas para ellos. Asimismo, si buscas tranquilidad, no escojas los asientos que están cerca de los servicios o del personal de vuelo.

Vestir ropa cómoda para viajar

Los viajeros más experimentados conocen los beneficios de usar ropa holgada y cómoda para salir de viaje. Por ejemplo, un pantalón de chándal siempre será más confortable que unos vaqueros ajustados, sobre todo si el viaje va a durar varias horas.

Además, se recomienda vestir varias prendas durante el viaje pues el aire acondicionado en los aviones puede estar muy alto y si el trayecto va a ser largo conviene ir equipado con ropa de abrigo.

En este sentido, llevar unos calcetines gorditos es una buena idea si queremos descalzarnos. En cambio, si los pies se hinchan es recomendable calzarse de nuevo por lo que unos zapatos cómodos y que no aprieten será la mejor idea.

Stop al aburrimiento

Estar confinado durante varias horas a un espacio reducido no tiene que ser un problema si se busca la manera de frenar el tedio. Muchas compañías aéreas que realizan vuelos largos cuentan con entretenimiento a bordo para ver películas, series o escuchar música.

No obstante, resulta interesante que, en caso de que la aerolínea no proporcione este servicio, el pasajero lleve en su equipaje algo para que las horas pasen más rápido como un e-book o un reproductor de música.

Busca la comodidad durante el viaje

Si quieres disfrutar de un placentero viaje en avión no olvides llevar una pequeña manta así como una almohada anatómica para que las cervicales descansen mejor y puedas dormir sin provocarte una contractura.

Tampoco pueden faltar en tu bolso de mano un antifaz y unos tapones para los oídos que te aíslen del ruido cuando quieras descansar, ni un kit para lavarse los dientes pues así sentirás más fresco cuando pasas tanto tiempo en un avión.

Imagen| Fix Media Uganda

Mantenerse hidratado durante el viaje

Una de las claves para sobreponerse rápidamente a un vuelo largo es mantenerse bien hidratados durante el trayecto, ya que las cabinas de avión suelen ser lugares secos con altas probabilidades de provocar deshidratación.

Para combatirla es necesario beber agua con regularidad y poco a poco así como evitar las bebidas alcohólicas o con cafeína.

Elige qué vas a comer

En viajes largos las aerolíneas suelen ofrecer a los pasajeros un menú para la hora de la comida pero si tienes alguna intolerancia alimenticia o alergia deberás comunicarlo en tu reserva. Recuerda revisarlo un día antes de que despegue el avión para comprobar que todo está en orden.

En cualquier caso, las compañías aéreas también ofrecen snacks y refrescos entre las comidas establecidas en el vuelo pero siempre se recomienda que el propio viajero lleve algunos frutos secos o galletas para matar el gusanillo en trayectos largos.

Muévete

Si el vuelo dura más de cuatro horas es fundamental que no permanezcas sentado todo el tiempo pues existe el riesgo de que desarrolles una trombosis venosa profunda. Para evitarlo, estira las piernas, camina por los pasillos del avión y realiza pequeños ejercicios de estiramientos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *