Consejos para elegir un hotel para familias

Vacaciones en familia

Cuando somos jóvenes y viajamos solo tenemos que preocuparnos de tener un lugar en el que descansar de vez en cuando, sin más pretensiones. Pero cuando viajamos en familia es bueno encontrar alojamientos adaptados a los gustos de todos, no solo de los adultos. Es por eso que comenzamos a descartar algunos por sus características, su localización o los servicios que tienen.

Os vamos a dar unos cuantos consejos a tener en cuenta cuando elijamos un hotel para familias. Incluso elegir habitaciones con determinadas características puede suponer una gran diferencia, por lo que es interesante tener bien claro qué es lo que tenemos que buscar para alojarse a la hora de planificar las vacaciones en familia.

Habitaciones o apartamentos

Hoteles en familia

Dónde nos vamos a alojar es algo importante, y es que las habitaciones son las que nos van a dar confort a la hora de descansar tras el largo viaje o los días de recorrido por la zona. Así que debemos escoger bien. Hay habitaciones familiares, que es lo que suele salir más económico. Sin embargo, para aquellos que quieran disfrutar de un poco de intimidad y de separación con los niños pudiendo tenerlos cerca al mismo tiempo están las habitaciones conectadas. Están separadas pero se conectan por unas puertas, así disfrutaremos de tranquilidad y al mismo tiempo podemos estar todos juntos cuando queramos.

En las habitaciones también hay que ver si tienen disponibilidad de cunas en caso de que vayamos con bebés, de forma que no tengamos que llevar nosotros la cuna de viaje. Por otro lado, muchas veces ofrecen también camas supletorias en habitaciones simples, que puede ser una opción muy económica.

Los apartamentos son otra estupenda opción, y es que hay muchos alojamientos que cuentan con zonas comunes para el ocio y con alojamientos que son apartamentos completos. Son muy cómodos y si no deseamos cocinar, podemos elegir un establecimiento que disponga de restaurante. Tendremos las mismas comodidades que en casa y habitaciones separadas. Suelen ser la mejor opción para familias completas.

Zonas infantiles

Parque acuático

Si vamos con niños, lo difícil será mantenerlos entretenidos todo el tiempo y que no se aburran durante las vacaciones. Sabemos que a ellos nos les van las visitas culturales ni andar de un lado a otro viendo una ciudad, por lo que lo ideal es escoger un hotel que tenga zonas infantiles de juego en las que ellos puedan disfrutar. Pueden ser piscinas infantiles, y también zonas de juego interior o parques infantiles en el exterior. Algunos hoteles de veraneo incluso cuentan con pequeños parques acuáticos para ellos. Las horas de diversión están aseguradas con estos espacios. Además, en muchos de estos hoteles hay también clubes infantiles en los que se realizan actividades con personal que juega con ellos, de forma que puedan jugar con otros niños de su edad y con actividades orientadas a ellos.

Servicios para familias

No solo queremos en ocasiones que el hotel disponga de zonas de juegos infantiles, sino también servicios que se orienten a las comodidades de las familias. El poder llevar a la mascota con nosotros es una de ellas. También podemos buscar hoteles con servicio de niñera para que los niños sean cuidados mientras nosotros visitamos lugares cercanos con toda tranquilidad. Otra opción que suele gustar es que en el restaurante se sirvan menús infantiles exclusivos para ellos, de forma que coman mejor.

Entretenimiento para todos

Hoteles en la nieve

No solo buscamos que los niños se entretengan durante las vacaciones. En la mayoría de los hoteles es posible encontrar zonas infantiles pero también otros espacios para que disfruten los adultos al mismo tiempo. Elegir un hotel que tenga zona de juegos o miniclub, pero también una zona de spa para los adultos es ideal, ya que la relajación está asegurada. En muchos cuentan con piscina climatizada con chorros, jacuzzi, sauna y una zona para hacer deporte. También podemos buscar hoteles con pistas de tenis, piscinas exteriores solo para adultos y otras ideas que nos gusten. Lo fundamental es que en el viaje disfrute la familia al completo, aunque sea con actividades pensadas para cada uno. Y si deseamos actividades conjuntas, podemos buscar hoteles que organicen excursiones para toda la familia.

Localización

Los servicios del hotel en cuestión son importantes, pero también lo es la localización. Hay que pensar en un lugar en el que todos puedan disfrutar. Un hotel de montaña cuenta con estaciones de esquí en las que hay actividades para niños y adultos, escuelas de esquí y otras cosas. Un hotel de playa dispone de piscina y también de playas para disfrutar. Es importante que el hotel sea céntrico, para evitar largos desplazamientos que puedan cansar a los niños, o tener que alquiler un coche para moverse. Un hotel que se encuentre cerca de zonas que nos puedan interesar es una gran idea, ya sean parques acuáticos, estaciones de esquí o playas y lugares naturales para hacer actividades.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *