Consejos para disfrutar al máximo de un crucero

Los cruceros son una opción vacacional como otra cualquiera. Sin embargo, para mucha gente un viaje por mar es sinónimo de lujo. El mito de un crucero como sinónimo de esplendor se remonta a los primeros años de existencia de este sector. El “Princesa Victoria”, el primer crucero del mundo, fue construido en 1900 y marcó las pautas de un modelo que se extendería durante un siglo aproximadamente.

Sin embargo, en los últimos tiempos el modelo ha cambiado notablemente. Con una gran oferta de ocio y la posibilidad de visitar varios destinos a la vez en un barco repleto de comodidades, cada vez son más los viajeros que dejan de ver los cruceros como algo demasiado lujoso fuera de su alcance.

Si has decidido vivir la experiencia de hacer un crucero, a continuación te damos algunos consejos para disfrutar al máximo la primera vez en uno.

Documentación

Es importante llevar cumplimentada toda la documentación proporcionada por la empresa naviera: comprobantes de reserva y pago, fichas de pasajeros, número de cabina, billetes de embarque, tarjetas para identificar el equipaje… También será necesario controlar la documentación para embarcar semanas antes de la fecha de salida, como por ejemplo los pasaportes en regla, permisos para viajes de menores, visados o permisos de conducir internacionales.

Seguro médico

Aunque estés navegando por una ruta dentro de la Unión Europea, los barcos están acogidos a la normativa del país en el que están matriculado. Con lo cual es aconsejable llevar un seguro médico con la cobertura máxima. La asistencia médica dentro de un barco de cruceros no está casi nunca incluida y sí lo está sus servicios sanitarios son caros. Un análisis puede costar 1.000 euros y una simple consulta unos 100, por eso es fundamental contratar un seguro médico personal para evitar desagradables sorpresas.

Embarque en el crucero

Al llegar a la estación de embarque hay que entregar todo el equipaje con las etiquetas colocadas excepto el equipaje de mano. Luego, en el mostrador de recepción, se presentarán los billetes de embarque, los documentos y la tarjeta de crédito para los extras. Conviene saber que no hay pagos en metálico a bordo. Registrar la tarjeta de crédito permite cargar directamente los gastos a bordo del crucero. En recepción se entrega a cada pasajero una tarjeta magnética que sirve de llave y de tarjeta de crédito para pagar a bordo.

No es obligatorio pero registrar la tarjeta es la forma más rápida de que los gastos vayan a la cuenta, sin tener que hacer aburridas colas para pagar el último día del crucero. Es importante guardar todos los recibos que se dan al comprar algo pues la última noche se entrega un extracto de gastos que habrá que revisar si son correctos.

A bordo del crucero

El equipaje se entrega en el camarote poco después del embarque, normalmente entre el simulacro de emergencia obligatorio y la hora de zarpar el barco. Al llegar al camarote, se puede deshacer la maleta para evitar que la ropa se arrugue y después conviene estudiar los servicios que el crucero ofrece así como leer detenidamente la información que cada día pondrán en el “diario de a bordo” dentro de la habitación. Ahí estará la agenda de servicios, horarios, actividades, espectáculos y novedades. El diario de a bordo nos ayudará a planificar la jornada.

Cada compañía naviera tiene un “idioma oficial” que puede ser el español, el italiano o el inglés. En ese idioma estarán escritos los menús y diarios de a bordo, aunque siempre se da la opción del inglés. En cualquier caso, en los cruceros viajan y trabajan personas de todos los lugares del mundo por lo que siempre encontraremos a alguien que hable nuestro idioma.

En cuanto al teléfono móvil, para usarlo tendrás que esperar a estar cerca de la costa o en el puerto ya que en altamar no hay cobertura durante los días de navegación. Para ello deberás tener activado el roaming y tener cuidado con las tarifas de las operadoras marítimas. No debemos olvidar que es más barato enviar mensajes de texto en el extranjero que hacer una llamada.

Excursiones durante un crucero

A la hora de realizar excursiones en las diferentes escalas del crucero existen dos opciones. La primera es prepararlas por nuestra cuenta y la segunda es realizar las excursiones organizadas por el barco. En este último caso hay que reservarlas bien por internet o al llegar al barco. En el mostrador de excursiones, junto a la recepción, existen formularios para inscribirse.

No conviene hacer la reserva en el último momento ya que se pueden agotar las plazas rápidamente. De hecho, hay de tiempo límite de unas 48 horas antes de cada escala.

Buffet del crucero

Las comidas en los cruceros son abundantes, variadas y sabrosas. Suelen presentarse en forma de buffet y ante la tentación de comer todo en un solo día, es preferible tomárselo con calma para evitar empachos.

En los cruceros suelen ofrecerse dos horarios para comer y así organizar mejor a los pasajeros. De esta manera, algunas compañías piden a cada viajero que elija el horario en el que desean acceder a los comedores durante todo el viaje.

Los platos que se sirven durante los cruceros suelen ser internacionales. No obstante, las compañías navieras ofrecen platos típicos de los lugares visitados, con el fin de que los pasajeros sientan que han vivido totalmente la experiencia de conocer ciertos destinos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *