Cosas que hacer en Santiago de Compostela

Catedral de Santiago

Sabemos que son miles los peregrinos que llegan cada año a Santiago de Compostela atraídos por el Camino de Santiago, por su leyenda y por ese espíritu místico que parece rodear a todo lo gallego. Pero no todos aprovechan su estancia en Santiago como deberían. Y es que esta pequeña ciudad del norte tiene muchas cosas que ofrecer, además, claro está, de su bonita catedral y la cultura gallega.

Si vas a visitar Santiago de Compostela, ya sea por devoción hacia el Camino de Santiago, o porque es un lugar que te apetece ver, no te pierdas estas cosas que hacer en Santiago. Seguro que hay muchas más, pero todo el mundo debería aprovechar cada rincón de esta bonita ciudad y todo lo que puede ofrecer.

Ver la Catedral por dentro y por fuera

Catedral de Santiago

Si hay una cosa que jamás puede faltar al visitar Santiago, es la Catedral. Verla por fuera y por dentro, visitar el sepulcro del apóstol y la figura, ver el impresionante botafumeiros, el gran órgano y los detalles en cada rincón sin ir con guías, solo disfrutando del momento, es una gran experiencia. No hay que perderse la tienda que hay dentro y también el Museo Catedralicio. Además, hay la posibilidad de subir a la parte superior, en donde tendremos unas vistas de la ciudad espectaculares. También ver la Torre de la Berenguela, las figuras del Pórtico de la Gloria o la plaza de la Quintana son imprescindibles en la visita a la catedral.

Disfrutar comprando en las tiendas de souvenirs

Hay muchas tiendas de souvenirs en la zona del casco antiguo. Muchos pequeños comercios que se han convertido en lugar para vender recuerdos para los muchos turistas que pasean por allí después de ver la catedral y entrar en ella. Así que no dudéis en entrar en ellas y divertiros con las muchas ideas para llevar a los familiares de recuerdo.

Perderse por la zona antigua

Casco antiguo

La zona antigua de Santiago de Compostela tiene sin duda un encanto difícil de igualar. La piedra, las miles de historias que en ella se vivieron, ese toque tan auténtico que nos encanta. Pasear sin rumbo fijo por la zona del casco antiguo puede llevarnos a descubrir bonitos rincones, nuevas tiendas o cosas muy interesantes, como los originales artistas callejeros.

Probar el marisco gallego y los platos típicos

marisco

En la Rúa do Franco encontrarás muchos restaurante con precios bastante competitivos para poder tomar platos ricos sin gastar demasiado. No obstante, si quieres probar sus ricos mariscos ya te saldrá algo más caro, aunque sin duda es otra de las experiencias recomendadas. Tendrás muchos restaurantes a elegir, algunos de aspecto más moderno, otros más tradicionales, y entre ellos muchos bares de tapas en los que ir parando hasta decidirse.

Comprar productos en el mercado de abastos

Tomates

El mercado de abastos es uno de los lugares más visitados de Santiago. Y es que nada puede igualar la deliciosa gastronomía gallega, y si además podemos encontrar productos naturales y de la tierra en un mercado típico, esta se vuelve una visita imprescindible. Veremos desde los pescados más deliciosos de las rías al marisco o las frutas y algunas delicias típicas como pueden ser los quesos gallegos o sus verduras.

Disfrutar las vistas en el Monte do Gozo

Monte do Gozo

El Monte do Gozo es la última parada que se suele hacer antes de entrar en Santiago a disfrutar del fin del camino. Las vistas a la ciudad son espectaculares, y en el monte encontraremos una de las figuras de peregrinos más fotografiadas y famosas, ya todo un símbolo del Camino de Santiago. Allí  hay instalaciones para facilitarles el último día de camino a los peregrinos, para reponer fuerzas antes de llegar a la Catedral de Santiago.

Pasear por el Parque de la Alameda

alameda

En Santiago hay zonas ajardinadas  y verdes bastante cerca. Una de las más céntricas es el Parque de la Alameda, en donde suelen hacer las fiestas. Un lugar para pasear tranquilamente y tener estupendas vistas a la catedral desde un pequeño mirador. También es el lugar para encontrar la figura de las dos en punto, dos señoras famosas en Santiago, hermanas, que siempre iban juntas y cuya vestimenta era muy peculiar.

Disfruta de la lluvia

Aunque el tiempo no acompañe, aquí no es problema, porque dicen que en Santiago la lluvia es arte. Seguro que estaréis de acuerdo si paseáis un día lluvioso por su casco antiguo empedrado. El sonido, los olores y la estampa propia de esta ciudad gallega os conquistarán.

Inicia la ruta al fin del mundo

Muchos de los que llegan al Camino de Santiago todavía tienen un largo camino hasta el fin del mundo, es decir, hasta Finisterre. Se ha vuelto tradición caminar hasta Cabo Finisterre para dejar allí las botas que usamos en el camino, aunque no todo el  mundo tiene la fuerza para hacerlo. Sin duda llegar a lo que los romanos consideraban el fin del mundo bien vale el esfuerzo.

¡Recibe el primero nuestros chollos en viajes!
Si quieres viajar más barato y ahorrar dinero, suscríbete a nuestra sección de ofertas y chollos en viajes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *