Cosas que ver en Múnich

Múnich

Múnich es reconocida a nivel mundial por ser la cuna del Oktoberfest, pero esta ciudad es mucho más. Está repleta de historia, una historia en la que hubo momentos oscuros, con la aparición del movimiento nazi y el campo de concentración de Dachau. Tras la Segunda Guerra Mundial quedó destruida por los bombardeos, pero se hizo un arduo trabajo de reconstrucción y hoy en día es una de las ciudades más turísticas de Alemania.

Visitar Múnich implica pasarse por las famosas cervecerías, pero también disfrutar de sus iglesias, de los palacios, las calles antiguas y la cultura alemana. Os vamos a hablar de las cosas que ver en Múnich si estáis preparando un viaje a esta ciudad. Cuenta con muchos lugares de interés, por lo que seguro que nos llevará un tiempo descubrir todos sus rincones.

Cervecería Hofbräuhaus

Cervecería Hofbräuhaus

Esta es la cervecería más famosa de la ciudad, cuyo origen viene del siglo XVI. Una cervecería que abastecía a las grandes familias de la época y que hoy en día es todo un emblema en Múnich. La actual cervecería fue construida de nuevo en los años 50, ya que la antigua se destruyó durante los bombardeos en la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día es un lugar por el que pasan miles de personas para tomarse una cerveza en el lugar más emblemático de la ciudad. El lugar ideal para hacer una parada en las visitas a la ciudad.

MarienplatzMarienplatz

Las plazas siempre son un punto de encuentro animado en cualquier ciudad, y esta no iba a ser menos. Marienplatz es la más céntrica y conocida, y por ello un lugar por el que seguramente pasaremos. En ella podemos ver Fischbrunnen, una pequeña fuente en donde se establece muchas veces un punto de encuentro de las gentes de la ciudad. También podremos disfrutar de los edificios del antiguo y el nuevo ayuntamiento de la ciudad. El antiguo ayuntamiento con su aspecto gótico y el nuevo, con su carrillón en el que aparecen unas figuras que realizan una curiosa danza que llama la atención de los transeúntes.

Viktualienmarkt

Viktualienmark

Si eres de los que adoran disfrutar y descubrir la gastronomía de cada lugar, debes pasarte por el Viktuallienmark, el mercado de alimentos de la ciudad. Lo bueno de este mercado no es solo descubrir productos frescos y de calidad, sino también disfrutar de la comida de los puestos al aire libre. Un lugar alternativo en el que comer un día si no nos apetece recluirnos en un restaurante.

Museo de BMW

Museo de BMW

La ciudad de Múnich es el lugar en el que se encuentra la fábrica de BMW, y como no, con lo famosa que es, tiene que tener un museo para deleitar a los amantes de los coches. Si eres uno de ellos seguro que vas a querer visitar este museo en el que hay exposiciones de todo tipo de vehículos, sobre todo de los BMW de todos los tiempos.

Residencia de Múnich

Residencia

Esta llamada Residencia de Múnich, ha sido del hogar de los monarcas bávaros, y se trata de un palacio urbano que no podemos dejar de visitar. Dentro podremos visitar diferentes estancias y lugares con estilos de varias épocas, ya que se fue reformando y además  hay lugares reconstruidos, como el teatro rococó Cuvilliés, ya que fue destruido también en la guerra. No hay que perderse el Tesoro, en donde se encuentran las joyas de la familia, y la sala de antigüedades del palacio.

Palacio Nymphenburg

Palacio Nymphenburg

Esta residencia de verano es un palacio de estilo barroco de gran belleza, tanto por dentro como por fuera. Es una bonita visita, ya que por dentro se conserva la decoración antigua, con frescos en las paredes y en el techo, y estilo rococó en algunos lugares. También debemos visitar sus cuidados jardines de estilo inglés, en donde además hay otras construcciones, como una ermita y un palacete. Incluso cuentan con un museo de las carrozas, con carruajes de lo más decorados y ostentosos.

 

Olympiapark y Englischen Garten

Olimpiapark

En cuestión de jardines en los que descansar de la ajetreada ciudad, Múnich cuenta con tres que son los principales. Uno de ellos es el que pertenece a la Residencia, el jardín de estilo italiano Hofgarten que podemos visitar junto a este edificio. Pero además tenemos el Olimpapark, construido para los conocidos Juegos Olímpicos del 72, y que hoy en día es una gran atracción turística. No solo hay un gran lago y colinas verdes, sino también unas instalaciones entre las que hay una piscina cubierta, una pista de patinaje sobre hielo, un anfiteatro y un pabellón olímpico.

Además de este parque, está el Englischen Garten, que es uno de los parques urbanos más grandes del mundo. Dentro podemos encontrar infinidad de caminos, con hasta 78 kilómetros para hacer un poco de deporte. Y también hay interesantes edificios que harán que nos olvidemos de que nos encontramos en Alemania, como una pagoda china.

¡Recibe el primero nuestros chollos en viajes!
Si quieres viajar más barato y ahorrar dinero, suscríbete a nuestra sección de ofertas y chollos en viajes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *