Costa Amalfitana: qué ver

La Costa Amalfitana es sin dudas una de las mejores perlas turísticas de Italia, pero también es cierto que para un primer viaje puede llegar a ser algo agobiante. Hay tanto para ver, para experimentar… ¿por dónde empezar?, ¿cuánto tiempo hay que dedicarle?

¿Qué pueblos vale la pena visitar?, ¿cuánto tiempo conviene quedarse, cuál es la mejor ruta a seguir? Así, nos vamos a hacer muchas preguntas. Entonces, nuestra intención en Actualidad Viajes es simplificar un poco las cosas y reducir todo a una simple premisa. Costa Amalfitana: qué ver.

Costa Amalfitana

Primero hay que saber que la costa Amalfitana es un trecho de la costa italiana sobre el Mar Tirreno, justo en el Golfo de Salerno, en la hermosa región de Campania. Todos los municipios que integran este tramo costero forman parte de la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO desde 1997.

Esta costa formaba antiguamente parte de la República amalfitana, una de aquellas repúblicas marineras tan comunes en algún momento en Italia. Amalfi es entonces la capital histórica , aunque hoy sea un pueblo simpático, pequeño y pintoresco. Otros municipios populares son Ravello y Positano, pero hay todavía más: Cetara, Atrani, Furore, Maiori, Minori, Praiano, Conca del Marini, Scala, Tramonti y Vietri sul Mare.

Qué ver

Lo cierto es que hay muchas rutas posibles y siempre hay que pensar en cuántos días tenemos y cuánto queremos conocer. Mientras sí es posible conocer la costa amalfitana en un día, lo cierto es que se apreciaría más contando con más jornadas. Está bien, en 24 horas uno puede conocer un poco de Amalfi, Ravello y Positano, los más populares destinos, pero quedan fuera sitios maravillosos.

Entonces, en principio dependerá de tus intereses, pero si un día te parece muy poco entonces un buen promedio son 3 días para recorrer el área. Y sino, con cinco estás más que bien. ¿No tienes mucho tiempo? Entonces la mejor opción de todas es contratar alguno de los tours que se ofrecen directamente en Roma y que incluyen además de la costa amalfitana, Pompeya.

Bien, entonces, otra cosa a saber es que para cualquier itinerario por la costa amalfitana uno puede comenzar desde una locación central, por ejemplo Sorrento. Y para movilizarte siempre puedes alquilar un coche o un scooter o moverte en bote o en transporte público. Todo dependerá también de la época en la que vayas. Cuando es verano y abunda el turismo los autobuses pueden ser molestos y el tránsito un caos.

Veamos entonces un primer itinerario de 24 horas para conocer desde Sorrento, Positano, Amalfi y Ravello. Empiezas por Positano, con su playa perfecta y sus casitas al fondo colgadas de las montañas. Puedes comprar en sus tiendas, comer un helado… La siguiente parada será Amalfi, un pueblo bien medieval y encantador. Alguna vez fue un poco más grande pero un terremoto en 1343 hizo que buena parte del pueblo se hundiera en el mar.

Aquí en Amalfi debes concentrarte en visitar la catedral de la plaza principal, una belleza, y pagando una pequeña entrada puedes ver sarcófagos romanos en los claustros y tesoros de arte religiosos. A pesar de que en Amalfi siempre hay turistas este lugar es precioso. Eso sí, para alcanzar Positano hay que subir un poco y visitar allí los hermosos jardines de la Villa Rufolo pues las vistas son de otro mundo.

¿Te parece mucho para un día? Pues sí, pero hay infinidad de gente que hace solo este punteo de pueblos. Mientras puedes tomar un ferry desde Sorrento a Positano lo mejor es ir en autobús. En la estación de tren de Sorrento puedes comprar un ticket de todo el día para usar el autobús, la taquilla está justo en las escaleras de entrada a la estación, así puedes ir y venir por estos pueblos por alrededor de 7 euros. Solo recuerda viajar temprano en temporada alta.

Ahora bien, siguiendo este esquema podemos proponerte un segundo día en Sorrento. Es un lugar muy bonito con calles preciosas bordeadas de pequeñas tiendas y cafeterías. Hay que visitar la Iglesia de San Francisco, con un claustro precioso adjuntado al templo y con vistas maravillosas de la Bahía de Nápoles y el Vesuvio, amén de las ruinas del molino Vallone dei Mulini. También está la Piazza Tasso y sus adyacentes callecitas comerciales. Lo cierto es que Sorrento es pequeño y amigable y salvo que quieras conocer los suburbios la ciudad en sí se recorre fácilmente a pie.

El tercer día llegamos a Capri, uno de los destinos más famosos a nivel mundial. Capri es hermosa isla rodeada de mar turquesa que concentra el jet set internacional desde hace… ¿miles de años? Uno de los puntos más turísticos es la llamada Gruta Azul, una cueva en el mar cuyas aguas adquieren con el sol un tono azul profundo y luminoso. Se llega en bote y es el mismo bote el que te hace recorrer turísticamente la costa y llegar incluso a las no menos conocidas Rocas Faraglioni.

En la marina de Capri hay varias agencias donde contratar estos paseos, pero siempre conviene reservar por anticipado. Si tienes tiempo, después de recorrer Capri puedes tomar un autobús hasta Anacapri, a solo 10 minutos y por 2 euros nada más. Aquí puedes trepar a la aerosilla y subir a la cima del Monte Solaro, el punto mas alto de la isla. ¡Las vistas! Te estarás preguntando si Capri es caro, pues sí, pero vale la pena ir y conocerlo, ¿qué quieres que te diga?

Para llegar a Capri desde Sorrento debes ir hasta la Marina Piccolo, la marina mas grande de las dos que tiene, comprar el ticket y listo, el viaje es de 20 minutos y el precio varía según la hora del día. Cuanto mas temprano, tiende a ser más barato. Una vez en Capri puedes apuntarte a un tour, si te gustan esas cosas más organizadas.

El día 4 le toca el turno a Pompeya. La verdad es que si bien no está en la lista de pueblos de la costa amalfitana es un pecado estar por Nápoles y no visitar este sitio histórico único en el mundo. Yo no dejaría anda de esto fuera. Es como viajar en el tiempo, es algo maravilloso y brinda una experiencia totalmente distinta a la de los pueblos amalfitanos donde la diversión o el interés pasan por otro lado.

Y filialmente, en el día 5 nos queda Nápoles misma. Tendrá fama de sucia, desordenada y poco amigable pero es una ciudad autenticamente italiana y vale la pena conocerla si estas en la zona.

Está el Museo Arqueológico, con objetos encontrados en las ruinas de Pompeya y Herculano, y cosas del antiguo Egipto también, está la Iglesia de Gesú Nuovo, de entrada gratuita e interior dorado y azul muy bonito, puedes hacer un tour por la Nápoles subterránea o visitar el Palacio Real de Caserta. A Nápoles puedes llegar en tren desde Sorrento y a la vuelta puedes cambiar y coger el ferry.

Finalmente, ¿cuándo conviene visitar la Costa Amalfitana? La zona tiene un clima mediterráneo así que se puede visitar todo el año, pero la primavera y el otoño son mas agradables para disfrutar de las vistas con menos gente. Después, ten presente que además de visitar pueblos hay otras experiencias: escalar, caminar, disfrutar de algunas de las 100 playas que hay en la zona, pasear en bote, visitar villas antiguas y elegantes… después de todo hay demasiado concentrado en poco espacio.

Recomendaciones: hacer el Camino de los Dioses, la mejor caminata de la costa amalfitana, con vistas increíbles. El camino va desde Bomberano a Nocelle y se tarda casi tres horas en completa los casi 7 kilómetros que tiene. El camino pasa por pueblitos antiguos, ruinas y vistas maravillosas. Llegas en transporte público, autobús SITA, a Amalfi, y de allí otro autobús a Bomberano. Atrani es otro posible destino, pequeño, íntimo y bien italiano. está a solo 10 minutos caminando desde Amalfi y la playita es bien pintoresca con tumbonas y sombrillas.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*