Días de verano en Bratislava

De un tiempo a esta parte los países más pequeños de Europa se han convertido en destinos turísticos. Por ejemplo, Eslovaquia, un territorio que se mantuvo escondido tras el muro soviético durante buena parte del siglo XX.

La capital y la ciudad más importante de Eslovaquia es Bratislava, hermosa urbe a orillas del Danubio y a escasos 60 kilómetros de Viena. Por eso mismo, aunque Eslovaquia no esté en tu ruta originaria, es un pecado que, estando tan cerca, no vayas a visitar por lo menos Brastislava. Veamos que tiene para nosotros este verano.

Turismo en Bratislava

Como dije más arriba la ciudad descansa sobre el Danubio. Durante mucho tiempo estuvo bajo el poder del Reino de Hungría hasta que la Primera Guerra Mundial terminó en 1918 con el Imperio Austrohúngaro.

Tiene orígenes antiguos y un interesante patrimonio medieval que se mezcla con edificios del siglo XX. Con el dinero entrante al cambio de siglo ha crecido y se ha modernizado todavía más. Entonces, ¿cuáles son los puntos más atractivos para visitar en Bratislava?

Yo creo que toda ruta turística debe comenzar por la Ciudad Vieja. El complejo del ayuntamiento se ha construido entre los siglos XIV y XV y hoy funciona como Museo de la Ciudad. Como parte de la vieja muralla queda una puerta, la Puerta de Miguel, una construcción imponente y centenaria.

Después hay un puñado de palacios de estilo barroco, como el palacio Arzobispal o el Palacio Grassalkovich que data de mediados del siglo XVIII, hoy sede de la Presidencia.

Además de las residencias privadas antiguas hay muchas iglesias. Una es conocida como la Iglesia Azul, porque está pintada de este color y es una belleza moderna de estilo Art- Noveau. Para iglesias centenarias la cita imperdible es con la Catedral de San Martin, un templo gótico del siglo XIII que fue el sitio de coronación de los reyes húngaros durante siglos. También está la Iglesia de los Franciscanos del siglo XIII, la más antigua de la ciudad y el edificio de la Biblioteca de la Universidad, de 1756.

Cruzando el Danubio está el Puente Nuevo o Nový Most, en cuya torre puedes comer porque funciona un restaurante con vistas estupendas de la ciudad. También está el cementerio judío, aunque para eso debes meterte bajo tierra porque el camposanto ha quedado bajo el nivel de la calle, a los pies de la colina del castillo y cruzando un túnel de tranvía.

Para un cementerio al aire libre puedes visitar el Cementerio Savín, un cementerio militar que data de los años ’60 del siglo XX y que honra a los soldados soviéticos muertos en la defensa de la ciudad contra los nazis. Tiene buenas vistas de los Cárpatos y la ciudad.

Para destacar:

  • Castillo de Devín: Napoleón destruyó este castillo en 1809 pero fue parcialmente reconstruido y hoy es un museo. Está en Devín, sobre un promontorio que mira al río Morava, la frontera natural entre Eslovaquia y Hungría. Es muy importante para la nación eslovaca y está a solo 10 kilómetros del casco antiguo de Bratislava. Está a 122 metros de altura y el museo tiene varias exhibiciones en viejas cuevas convertidas en salas que precisamente muestran la evolución de la fortaleza del siglo XI al XIX. Abre de abril a octubre de 10 am a 4:30 pm y en verano cierra a las 5:30 pm. Una opción es llegar temprano, ver las ruinas y después quedarse en la zona alrededor haciendo senderismo, alquilando una bici o una canoa para pasear por el río. Hasta Devin te traen los autobuses 29 y 128.
  • Castillo de Bratislava: la montaña donde se yergue es antigua y ha estado habitada desde hace miles de años. El primer castillo de piedra fue construido en el siglo X, bajo la corona húngara. Después adquirió estilo gótico, en el siglo XVI un estilo renacentista y más tarde uno barroco. A comienzos del siglo XIX estaba bastante venido a menos y no fue reconstruido hasta mediados de ese siglo. Hoy funciona aquí el Museo Nacional Eslovaco y el Museo Nacional de Historia. Sus colecciones muestran como ha ido evolucionando la sociedad desde la Edad Media hasta el día de hoy. Tiene una rica colección de monedas, documentos históricos y material etnográfico regional. Abre los lunes de 12 am a 12 pm y de martes a domingo de 10 am a 6 pm.

Verano en Bratislava

Acabos de hacer una síntesis de lo que no puedes perderte en un paseo por Bratislava, pero algo cambia o algo se suma cuando vas en verano. En verano la gente toma las calles y es el mejor momento para conocer los atractivos turísticos a pie, en paseos más cortos o más largos.

Además, en el verano hay muchos eventos culturales, tanto los pensados para los visitantes como aquellos para los propios eslovacos. Cada año para esta época la ciudad organiza un Festival Cultural de Verano de Bratislava y un programa llamado Actividades del Castillo. Es entre mediados de junio y mediados de septiembre. Te encontrarás con actores en las calles, shows en vivo, conciertos al aire libre por todas partes y muchos artesanos mostrando sus productos.

Lo cierto es que Bratislava tiene buenos artesanos. Si vas entre fines de agosto y comienzos de septiembre podrás conocer más durante los días de Dni Majstrov o Días de los Artesanos. Ya tiene más de 20 años y es el más grande en su tipo en el país. Dos días a puros talleres, demostraciones, shows de danza y de música folclórica y también eventos gastronómicos.

 

Otro evento veraniego se conoce con el nombre de las Festividades de la Coronación que recuerdan precisamente aquellos días en los que los reyes húngaros eran coronados en la imponente Catedral de San Martín. Estas coronaciones reales ocurrieron entre 1563 y 1830 y en verano se las recuerda actuándolas. Estas “actuaciones” tienen lugar desde 2003 con mucho éxito. Al principio se hacían dentro del templo y hoy se hacen también fuera, teniéndolo como telón de fondo.

Las Festividades duran un par de días y podrás ser un testigo privilegiado de la procesión típica de una coronación real a través de las calles. Son cientos de actores vestidos de época así que realmente parece una ventana abierta al pasado. Y si te quedas con más sed de historia siempre puedes disfrutar del Festival Devín, en el castillo del que hablamos antes. Ocurre en general a fines de agosto y hay un mercado, música, artesanías y mucho aire medieval.

Los Días de Shakespeare también tienen lugar en verano, en el Castillo de Bratislava. Teatro inglés, aunque en eslovaco y a lo sumo, en checo. Para escuchar música el verano también nos regala el Viva Musica!, un festival al aire libre de música clásica, jazz, rock y alternativo. Es en julio y en varias sedes.

¿No eres fan de la música ni eres demasiado cultural? ¿Lo tuyo es el aire libre y los deportes? No te preocupes, Bratislava también tiene algo para ti en verano: puedes ir a conocer y disfrutar de sus lagos (el Lamac, el Kuchajda, Rusovce o Zlaté Piesky. Puedes pasear en cablecarril por sobre el parque forestal de Zelezna Studnickpa hasta la cima de la colina Kamzík, pasear en bote por el Danubio hasta el Castillo Devín o puedes recorrer la ciudad en bici o en patines todos los viernes, con rutas cambiantes y organizadas por la Oficina de Turismo local.

Una visita completa a Bratislava te llevara cuatro días. ¿Estás listo para disfrutarlos?

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *