El Algarve, un paseo por sus mejores playas

A estas alturas ya deberíamos ir pensando en el destino de nuestras próximas vacaciones, ya que la Semana Santa está a la vuelta de la esquina. Como en este tipo de pequeñas escapadas no deseamos irnos muy lejos, podemos decantarnos por visitar el país vecino, descubriendo la costa de Portugal, y en concreto una de sus zonas más turísticas y bellas, el Algarve.

En el Algarve portugués hay hasta 240 kilómetros de costa, con playas espectaculares y muy variadas. Desde la playa llena de servicios y de gente en temporada alta  hasta los rincones más apartados y bastante más tranquilos. No obstante, hay que tener en cuenta que aunque hace unas pocas décadas este lugar era virgen para el turismo, hoy en día es un destino muy habitual. Por eso os contaremos cuáles son las playas que no hay que perderse.

Dona Ana

Esta es una de las playas más conocidas de la zona de Lagos, y es bastante amplia, en una zona en la que las playas son reducidas debido a la presencia de acantilados. Esta es una de sus mayores peculiaridades, y es que el arenal se encuentra entre bonitas formaciones rocosas que le dan un aspecto único.

Hay que bajar por unas escaleras, y lo cierto es que a pesar de esto se encuentra muy concurrida en temporada alta. En ella hay todo tipo de servicios, desde chiringuitos a hamacas, aunque al estar rodeada de acantilados el ambiente que se respira es tranquilo y muy natural. Además, las aguas son tranquilas, algo de lo que carecen muchas playas portuguesas al ser abiertas al mar, y se puede bucear y hacer snorkel.

Ponta da Piedade

Cerca de esta playa de Dona Ana, en la región de Lagos, se encuentra esta espectacular playa. Bueno, más que playa es una zona de formaciones rocosas que crean arcos dorados de piedra en el mar. Lo interesante de este lugar es bajar por las escaleras del acantilado hasta un diminuto puerto en el que se alquilan barcas. Así se pueden ver las formaciones de rocas desde muy cerca, maravillándose con este fenómeno de la naturaleza creada por la erosión del agua y del viento. Se dice que incluso se pueden descubrir algunas formas como un pastel de cumpleaños.

Playa de Beliche

Esta gran playa se encuentra junto a Sagres, cerca del Cabo de San Vicente. Se accede a ella por unas escaleras que bajan por el acantilado, desde el aparcamiento. Tiene dos calas, una de ellas solamente accesible con marea baja, y que desde luego es la más tranquila, pero hay que controlar la marea para no quedarse atrapado en el otro lado de la roca. En la cala principal es en donde está el chiringuito. Aquí se hace imprescindible quedarse hasta que llegue la puesta de sol, una de las más espectaculares que se pueden ver.

Olhos de Agua

Esta playa está situada en el este de Albufeira, y está en un antiguo pueblo de pescadores que en la actualidad vive del turismo. Esta playa recibe este nombre debido a los manantiales de agua dulce que surgen en la playa y en el agua, y que se pueden apreciar mejor con la marea baja. Como es una playa muy turística, también cuenta con todos los servicios, y con un paseo marítimo a pie de playa en el que hay desde restaurantes a cafés y bares.

Playa Marinha

Esta es otra de esas playas espectaculares del Algarve, a la que la Guía Michelín a catalogado como una de las más bellas de Europa, y no es para menos. Es otra de esas playas de esta zona en la que hay unas graciosas y originales formaciones rocosas con arcos. En temporada alta está repleta de turistas que quieren visitar una de las playas más famosas, por lo que es mejor ir en otras épocas como mayo o junio, en las que se puede disfrutar al máximo de la naturaleza salvaje de la playa, de los acantilados y las aguas turquesa transparentes.

Praia do Barril

Esta bonita playa se encuentra en Tavira, un precioso pueblo con mucha historia, en el que podemos disfrutar de su casco antiguo. Además, en esta playa está muy  presente su pasado como pueblo de pescadores dedicado a la pesca del atún. Una de las cosas que más llaman la atención al llegar a la playa es el gran cementerio de enormes anclas situado en la zona de las dunas, que genera muchas preguntas entre los turistas. Se han dejado como testigos del pasado dedicado a la pesca en esa playa, y le confieren cierto encanto marinero y rústico. Por otro lado, las antiguas pequeñas casas de pescadores se han renovado en la actualidad para albergar restaurantes y tiendas, debido al auge del turismo. En general, esta playa es muy amplia y destaca por una arena fina y clara, y unas aguas limpias.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *