El teleférico de Madrid

Si vas de paseo a la capital de España y quieres experimentar un buen paseo en las alturas y buenas vistas panorámicas, entonces no debes pasar por alto el teleférico de Madrid, una obra de ingeniería fantástica que te brinda las mejores vistas de esta antigua y gran ciudad.

Este transporte sobrevuela el Parque del Oeste y nos brinda a los viajeros un punto de vista distinto de la ciudad al que tenemos cuando paseamos por sus calles, así que no lo dudes: tu próximo viaje a Madrid debe completarse con el teleférico. Aprendamos mas de él en el artículo de hoy.

Los teleféricos

Ejemplos de teleféricos primitivos encontramos por todo el mundo porque cables y tiras de distintos materiales se han utilizado desde hace siglos para solucionar el transporte entre puntos distantes y a altura, pero sin dudas lo que entendemos por teleféricos nace en el siglo XIX. Primero de la mano de gente adinerada y ociosa, después se implementaron con éxito en las montañas para dar solución al creciente turismo de invierno.

Y desde entonces, ya hace más de un siglo, la tecnología de los teleféricos ha ido mejorando y son la solución más práctica en muchos sitios. Son cómodos, no contaminan y para transportar turistas y viajeros muchas veces son perfectos.

El teleférico de Madrid

El teleférico madrileño se inauguró en 1969 pero la idea original tiene algunos años más. En 1967 el gobierno local le entregó la administración de una parcela de 1500 metros al proyecto, para poder darle forma a las instalaciones, y al año siguiente se contrató ya a una empresa suiza, la Von Roll, para empezar la construcción.

En principio el teleférico de Madrid era un prototipo pero quedó y aún hoy sigue funcionando. Fue inaugurado por el alcalde de la capital de ese momento, Carlos Arias Navarro, el 26 de junio de 1969. Recorre un total de 2457 metros alcanzando en su punto más alto los 40 metros. Tiene dos estaciones, una estación motora que está en Rosales y otra tensora que está en Casa de Campo, respectivamente a 627 y 651 metros de altitud.

También, estas son las dos únicas estaciones del teleférico. La estación de Rosales está ubicada en el cruce del Paseo de Pintor Rosales, calle Marqués de Urquijo y Paseo de Camoens. Puedes llegar en la línea EMT, 21 y 74, en el metro bajando en la estación Arguelles o en la BiciMAD, estación 113. Por su parte la estación de casa de Campo está en el Cerro Garabitas y llegas bajando en el metro en la estación Batán o Lago o usando la línea 33 de EMT.

Cada uno de los trayectos del teleférico dura once minutos así que debes calcular unos 25 minutos de ida y vuelta. No importa si llueve o nieva, el teleférico sigue funcionando y el único momento en el que el servicio puede ser interrumpido es su hay mucho viento lateral o una tormenta eléctrica. Ahora bien, ¿quién o qué puede subir al teleférico? Pues personas, bicicletas, sin pagar ningún extra, cochecitos de bebé plegables, mascotas en cesta y perros guía.

El teleférico tiene distintos horarios de funcionamiento según el día pero básicamente comienza entre las 11 y las 12 am y termina entre las 6, 8:30 y 8 pm. Un adulto paga 4, 50 euros, los menores de cuatro años viajan gratis y los mayores de 65 años pagan 5 euros. Para viajeros frecuentes existen abonos, por supuesto: el abono mensual es de 15 euros y el anual de 35 euros, por ejemplo. Los tickets se adquieren en las taquillas y se pagan en efectivo o tarjeta.

El teleférico tiene actualmente 80 cabinas con capacidad, cada una, para seis personas. Puede llevar unas 1.200 personas por hora y alcanza una velocidad de 3,5 metros por segundo. Desde el año pasado la administración del transporte ha vuelto a manos de Madrid, así que actualmente es de gestión municipal.

Siendo turista el paseo en el teleférico se suma con tranquilidad a un paseo por el Parque de Atracciones que está en Casa de Campo. Este parque tiene 48 atracciones y un Zoo Aquarium muy importante con animales de todo el mundo. Además, si te gustan los zombies y las historia de terror puedes disfrutar del espectáculo de Walking Dead Experience…

También tiene muchos restaurantes, muchos shows distintos y seguro la puedes pasar genial.Y si no te gustan los parques pues simplificas el paseo y  disfrutas de las vistas estupendas de Madrid. ¿Qué se ve desde el teleférico? Pues a tus pies verás el faro de Moncloa, el Museo de América, la Plaza de España, la Almudena, el Palacio Real y sus jardines, el Parque del Oeste, el Templo de Debod, San Franciso el Grande, la Sierra de Madrid, las cuatro torres del CTBA… por suerte, si no eres local y no sabes lo que ves hay una voz guía que te lo a contando.

Y después, tranquilo, te tomas un café en la cafetería con terraza, relajas y regresas. Si por esas cosas te movilizas en coche hay un estacionamiento gratuito al lado de la Estación de Rosales que es donde estacionan los vecinos. es decir, suele estar repleto a´si que no cuentes con él. Mejor moverse en transporte público y olvidar de donde dejas el coche, ¿no es cierto?

Como sea, ya lo sabes, pasear en el teleférico de Madrid es sin dudas un paseo de lo más encantador y simple, que puedes hacer en pareja, solo o en familia. Es barato, además, y como siempre digo, si la ciudad que visitas te brinda un punto de vista privilegiado para que admires su skyline, no lo desaproveches.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?