Esta año escápate a Teruel o a Verona por San Valentín con tu amor

El viejo continente fue nombrado en honor a la bella hija del rey fenicio Agénor, que fue seducida por Zeus y convertida en la primera reina de Creta después de que este dios quedase perdidamente enamorado de ella. Desde sus orígenes, Europa ha estado ligada al romance por medio de este mito y por ser escenario de algunas de las historias de amor más apasionadas y populares de la literatura.

Con estas credenciales, ahora que se aproxima San Valentín puede ser una buena idea hacer una escapada a algunos de los destinos más románticos del continente como por ejemplo Verona (Italia) o Teruel (España). Ambos escenarios de dos trágicas historias de amor como son la de Romeo y Julieta por un lado y la de Isabel de Segura y Diego de Marcilla por otro. ¿Nos acompañas?

Un San Valentín en Verona

Shakespeare escogió esta ciudad como escenario para la tragedia romántica más famosa de todos los tiempos: Romeo y Julieta, los jóvenes enamorados pertenecientes a dos familias enemigas.

Durante San Valentín, las calles y plazas de la ciudad se engalanan con flores, lámparas rojas y globos en forma de corazón para hacer pasar un día inolvidable a cientos de parejas llegadas de todo el mundo. Además se pueden visitar las casas de los amantes siendo gratuita la entrada a de Julieta durante San Valentín. Se trata de un palacio gótico del siglo XIII que cuenta con un famosísimo balcón conocido como Balcón de Julieta, que se ha convertido en un gran fenómeno turístico. Allí se organiza el concurso “Amada Julieta” en la que se premia la carta de amor más romántica.

san valentin verona

Asimismo en la Plaza dei Signori, se organiza un mercado de artesanías cuyos tenderetes están dispuestos de una forma especial para dibujar un corazón. Allí podréis conseguir el regalo perfecto para vuestra pareja y hacer de esta estancia un recuerdo imborrable. Por si fuera poco también habrá espectáculos pirotécnicos, conciertos, recitales de poesía, representaciones teatrales y exposiciones que aportan un carácter cultural a una convocatoria que brinda a los enamorados una experiencia única.

Actualmente, Verona está tratando de poner en marcha un proyecto similar a las Bodas de Isabel de Segura en Teruel, para implicar a los veroneses en la recreación de la historia de Romeo y Julieta y así fomentar el turismo aún más.

Un San Valentín en Teruel

Bodas de Isabel de Segura

Desde 1997 la ciudad recrea en febrero la trágica historia de amor de Diego de Marcilla e Isabel de Segura con motivo de San Valentín. Durante unos días, Teruel retrocede hasta el siglo XIII y sus habitantes se visten con ropas medievales y engalanan el casco histórico de ciudad para representar la leyenda. Esta festividad, conocida como las Bodas de Isabel de Segura, cada año atrae más visitantes.

Numerosas actividades se han previsto en la ciudad aragonesa con motivo de esta festividad. La más destacada este año es la ópera de Los Amantes de Teruel que se representará en la bella iglesia de San Pedro, uno de los escenarios originales de la historia de estos enamorados.

La música estará a cargo de Javier Navarrete (ganador de un premio Emmy y nominado para un Grammy y un Oscar) y el libreto se basará en textos medievales y la liturgia cristiana. La puesta en escena será minimalista pero intensa.

También habrá un mercado de productos típicos y artesanías, conciertos o representaciones teatrales para aportar un toque cultural al evento.

La leyenda de los Amantes, que data del siglo XIII, tiene raíces históricas. En 1555, en el transcurso de unas obras que se llevaron a cabo en la iglesia de San Pedro, se encontraron las momias de un hombre y una mujer que habían sido enterrados varios siglos antes. Según un documento hallado posteriormente, esos cuerpos pertenecían a Diego de Marcilla e Isabel de Segura, los de los Amantes de Teruel.

Isabel era hija de una de las familias más ricas de la ciudad mientras que Diego era el segundo de tres hermanos, lo que en aquella época equivalía a no tener derecho de herencia. Por esta razón, el padre de la muchacha se negó a concederle su mano pero le dio un plazo de cinco años para hacer fortuna y conseguir su propósito.

La mala suerte hizo que al día que expiraba el plazo Diego regresase de la guerra con riquezas e Isabel se casase con otro hombre por designio de su padre al creer que había muerto.

Resignado, el joven le pidió un último beso pero ella se lo negó al estar casada. Ante semejante golpe, el joven cayó muerto a sus pies. Al día siguiente, en el funeral de Diego, la muchacha rompió el protocolo y le dio el beso que le había negado en vida para inmediatamente caer muerta a su lado.

Tanto Teruel como Verona forman parte de la ruta Europa Enamorada, una red europea promovida por la ciudad española que exige a las ciudades miembro (Montecchio Maggiore, París, Sulmona, Verona o Teruel) que la leyenda amorosa ambientada en la ciudad esté viva en la actualidad por medio de algún movimiento social o académico.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *