Estrasburgo, hermosa en navidad

Estrasburgo

Se dice que Estrasburgo es la capital de la navidad así que si tienes unos días libres y dinero para moverte, ¿que te parece descubrirlo por tí mismo? Esta ciudad francesa de Alsacia, no lejos del Rin, es un gran destino en cualquier momento del año pero parece que para las fiestas adquiere un brillo especial.

Bella por dónde se mire, conozcamos cómo se festeja y se vive la navidad en Estrasburgo.

Estrasburgo

Estrasburgo

Si bien existe la leyenda, pintoresca, de que la ciudad fue fundada por Semíramis de Babilonia, lo cierto es que tiene origenes romanos. Fue el general Druso el Mayor quien levantó un castrum en el año 12 a.C.

Los alemanes ocuparon la zona en el año 406, fue destruida por Atila en el 451 y reconstruída por Clodoveo I quien al final la bautiza como Strateburgus. Lo cierto es que la ciudad es actriz principal o secundaria de muchos capítulos en la historia de Europa.

Fue a fines del siglo XVII que se anexó, junto con toda Alsacia, a la corona francesa, en tiempos de Luis XIV, pero pasó a manos alemanas con la Guerra Franco-prusiana y no fue hasta el final de la Primera Guerra Mundial que volvió a manos de Francia.

Estrasburgo

Los nazis la ocuparon en 1940 y los franceses (los que estaban nucleados en la Francia Libre), lograron liberarla en  noviembre de 1944. Desde entonces, Estrasburgo ha crecido y cambiado mucho y ha logrado tener un estatus similar al de ciudades como Ginebra o Nueva York, en cuanto a que es sede de muchas instituciones europeas tales como el Parlamento Europeo, Europol, el Consejo de Europa o la Corte Europea de los Derechos Humanos, por ejemplo.

Navidad en Estrasburgo

Estrasburgo

Si a los encantos históricos que tiene la ciudad le sumamos el encanto navideño, es la ciudad ideal para pasar esta fiesta cristiana. Se dice que su mercadillo de navidad es el más antiguo de todo Europa ya que data de 1570. Ese único mercadillo hoy en realidad se ha transformado en 12 mercados distintos que están distribuídos por el corazón del Casco Viejo.

Hay más de 300 puestos para explorar, miles de lucecitas decorando las calles , los edificios y los árboles, y no hay tienda que no esté decorada con motivos navideños. Lo cierto es que si bien hay muchs sitios así, Estrasburgo pelea el primer puesto.

Con respecto a los mercadillos de navidad de Estrasburgo, están todos en la parte vieja de la ciudad, a su vez situada en una isla en el medio de la ciudad misma. Será unos diez minutos de caminata desde la estación del ferrocarril así que es super práctico. A su vez, el Casco Viejo es cómodo para recorrer a pie e incluso es un lugar recomendable para alojarse.

Estrasburgo

Es cierto que muchos turistas lo hacen en la zona aledaña a la Catedral de Notre Dame o cerca de la Plaza Kleber, pero estos dos lugares son muy turísticos y siempre hay mucha gente. Si te gusta más la calma o el encanto antiguo, pues el Casco Viejo es lo mejor.

Como dijimos más arriba, la ciudad tiene doce mercadillos de navidad y en total sumarán unos 300 puestos. Los mercadillos varían en tamaño, pero en líneas generales, salvo un par que son grandes, el resto es pequeño y hasta puede considerarse un mercadillo tres o cuatro puestos en una plazoleta.

Como sea, cualquiera de ellos abre alrededor de las 11 am aunque puede ser que alguno abra un poco más tarde. Cierran alrededor de las 8 pm, sí, algo temprano en relación a otros mercados europeos, pero ten en cuenta que aquí el sol se pone a las 4:30 pm así que tiene sentido.

Navidad en Estrasburgo

¿Qué mercadillos de navidad podemos visitar en Estrasburgo? El Mercado de la Plaza Kleber, con su enorme, gigante, árbol de navidad y símbolo de la ciudad, el de la Plaza Broglie, del que se dice que es el original de aquí, el más antiguo, el de la Place du Temple-Neuf, el de la Plaza de la Catedral, uno de los más grandes, el de la Rue Rohan, centrado en la gastronomía, el de la Plaza des Meuniers, que exhibe la gastronomía de Alsacia toda, o el mercadillo de la Plaza Gutemberg.

Ahora bien, ¿qué podemos comer o comprar en estos mercdillos navideños? Algo que nos recuerde por siempre la navidad en Estrasburgo. Pues un poco de todo: artesanías, bisutería, accesorios, comida de todo tipo, vino espaciado de Alsacia (tinto o blanco), sidra, chocolate caliente, vino común, cervezas artesanales, caramelos, chocolates y las tradicionales bredele, unas galletas típicas de Alsacia. Obvio, también sándwiches, baguettes, hot dogs, quesos y obvio, adornos navideños.

¿Dónde puedo tomar las mejores fotografías de la navidad en Estrasburgo? La zona conocida como Carré D’Or es encantadora. No está lejos de la catedral y es uno de los barrios más hermosos de la ciudad. Las calles están alumbradas y decoradas «a la navidad» y lo mismo todas las tiendas. Es posible perderse, así que un buen punto de encuentro que sirve siempre para ubicarse es la tienda La Maion de Hansel & Gretel.

Navidad en Estrasburgo

La Catedral de Notre Dame es el edificio principal, sobre la Rue Merciere y si puedes asistir a una de sus misas, no te vas a arrepentir. Otro lugar que te va a dar muchas buenas fotografias es la Casa Oso Teddy. Si bien hay muchos «osos Teddy» por todas partes, es una decoracion bastante común en Estrasburgo, una en particular se lleva los aplausos. O más bien, no es una casa sino un restaurante, Le Gruber. ¡Vaya sitio!

La Plaza Kleber, por otro lado, es el lugar elegido para el armado del árbol de navidad enorme que es símbolo de la ciudad. Cada año se lo decora distinto, cambia el leit motive, así que nunca es aburrido. Lo ideal es verlo tanto de día como de noche, para disfrutarlo en sus dos versiones.

Navidad en Estrasburgo

Pero más allá de los mercadillos de Navidad hay mcuhas otras cosas que uno puede hacer en esta ciudad francesa para estas fechas tan especiales: conocer el interior de la Catedral de Notre Dam y su genial reloj astronómico (con los automatas en acción), subir y contemplar la ciudad desde arriba de este hermoso edificio gótico, conocer los Puertes Cubiertos, les ponts couverts, super pintorescos, conectando torres del siglo XIV que eran parte de las fortificaciones de la ciudad, caminar por la zona conocida como Petite France, con sus casas con entramado de madera, a su vez dentro de la Grande Île, Patrimonio Mundial desde 1988 o simplemente comer unos buenos pretzels en cualquier lugar, si son bañados en queso, mucho mejor.

Por último, algunos datos y consejos:

  • para visitar los mercadillos conviene hacerlo en la semana y no los fines de semana pues hay mucha gente. Y comprueba los horarios en el sitio web de turismo de la propia ciudad.
  • si tu idea es alojarte te conviene reservar tu alojamiento con tiempo.
  • si tienes tiempo sal de la ciudad y concoce otros pueblos y aldeas. Colmar, por ejemplo, es precioso.
  • viste ropa abrigada pues hace frío y puede llover. Y no te olvides una bolsa de compras pues la tendencia es no entregar bolsas plásticas, y si llueve se te va a mojar todo lo que compres.
  • en 2018 los mercadillos de navidad de Estrasburgo sufrieron un ataque terrorista que dejó cinco muertos y once heridos. A raíz de esto hay mucha seguridad y se arman puestos para chequear a las personas, en los puentes de ingreso al casco Viejo. Si llevas un bolso o maleta van a inspeccionarte.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*