Fuciño do Porco en Galicia

Fuciño do Porco

Con este peculiar nombre se conoce a una zona en la costa gallega, en la Mariña lucense. Un lugar que hasta hace poco era desconocido para muchos, un punto que solo los locales disfrutaban pero que en los últimos años se ha convertido en un punto de peregrinación debido a su gran belleza, totalmente única. El Fuciño do Porco traducido como Hocico del Cerdo es uno de esos rincones de la costa gallega que enamoran.

Cuando se visita Galicia hay cosas que no podemos perdernos y los paisajes de costa son una de esas cosas. Este lugar se encuentra en la costa que da al Mar Cantábrico, en la zona conocida como Mariña lucense en la parte norte de la comunidad. Pero vamos a ver un poco más de este bonito punto que cada día acumula más visitas.

Cómo llegar a Fuciño do Porco

Fuciño do Porco en Viveiro

Llegar a este punto puede ser sencillo, ya que no hay numerosas carreteras. Desde As Pontes de García Rodriguez podemos coger la carretera LU-540 o bien la LU-862 desde Vicedo. Son carreteras pequeñas pero que nos llevan a donde deseamos ir. El punto exacto que vemos en las fotos solamente tiene acceso a pie, aunque la ruta no es muy exigente ni muy larga, por lo que podemos hacerla con niños y mascotas sin problema. Hay que dejar el coche en el aparcamiento indicado para ello y simplemente disfrutar de esa ruta de senderismo que nos lleva hasta este lugar.

Fuciño do Porco

Aunque incluso en los mapas podemos ver este lugar nombrado así, lo cierto es que su nombre real es punta Socastro. Esta zona comenzó a tener el sendero que hoy se puede recorrer sin problemas por motivos de trabajo, ya que era el camino que tenían que hacer los técnicos que tenían que reparar la radiobaliza que se encuentra en el extremo del cabo. Sin embargo, hace unos años y gracias al poder de Internet de descubrirnos nuevos lugares, algunos artículos pusieron el punto de mira en este lugar de ensueño en la costa lucense. En poco tiempo el lugar se convirtió en una ruta que todo el mundo quería hacer, ya fuese para disfrutar de su naturaleza salvaje, para dar un paseo especial o bien para sacarse unas bonitas fotos para las redes sociales. Hace poco acondicionaron todavía mejor el camino con barandillas para evitar cualquier accidente, ya que el sendero discurre por zonas de acantilados que pueden volverse traicioneros cuando el tiempo no acompaña.

Haz la ruta

Fuciño do Porco Galicia

Una de las cosas que más se disfruta es la genial ruta por este increíble sendero. En este lugar, puesto que no llegan los coches, solamente escucharás el mar, el viento y tus pasos. La ruta es sencilla y segura hoy en día. Eso sí, hay zonas en las que hay que subir escaleras poniendo a prueba nuestra forma física. El esfuerzo vale la pena para poder llegar al cabo, lugar en el que podemos disfrutar de la inmensidad del mar. Son unos 3.7 kilómetros, algo que nos puede llevar unas dos horas ida y vuelta si nos lo tomamos con calma, porque no es para menos. El paisaje nos dejará sorprendidos por su belleza. Hay que saber que durante los meses de julio y agosto debido al incremento de las visitas hay que reservar por anticipado.

Cerca del Fuciño do Porco

Viveiro

Este recorrido nos lleva unas dos horas, pero si vamos en verano todavía tenemos tiempo para ver más cosas cerca. Hay varias playas, como la de Abrela, con duchas y una tarima de madera como acceso. Es una playa perfecta para pasar el día, con servicios y unas estupendas aguas. También podemos acercarnos a la localidad de Viveiro que cuenta con la gran playa de Covas.

En Viveiro podremos visitar la que fue en su día una ciudad amurallada, con varias puertas de entrada de las que hoy en día se conservan solamente tres. La más conocida es la de Carlos V, conocida como Porta do Castelo da Ponte. Las otras son la Porta do Balado y Porta da Vila. Si somos religiosos, cerca de la iglesia de Viveiro nos encontramos con la gruta de Lourdes, una reproducción de esta gruta en donde muchas personas dejan sus exvotos, que son figuras de cera hechas para hacer sus peticiones a la virgen. Ya en la Plaza Mayor podremos apreciar las bonitas galerías tan típicas en villas de costa de la zona norte de Galicia, así como la estatua del poeta Pastor Díaz. Podemos recorrer el Puente de la Misericordia para tener otra visión de la villa y enlazar aquí con el paseo marítimo que nos lleva a la playa de Covas. Si todavía nos queda tiempo, podemos subir al Monte de San Roque, desde el cual tendremos unas espectaculares vistas de Viveiro. Allí además encontraremos algunas rutas de senderismo interesantes.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*