Guatapé, el pueblo más colorido de Latinoamérica

Imagen| Chivas Medellín

Cuando el viajero aterriza en Guatapé, lo primero que le sorprende es su colorido. A tan sólo dos horas de Medellín, esta localidad colombiana ubicada en Antioquía es un tesoro apenas conocido para el turismo.

Dada su cercanía, merece la pena conocer este pueblo como una excursión en caso de que tengáis previsto pasar algunos días en Medellín. Ya sea por vuestra cuenta o con un tour organizado, Guatapé os llamará la atención por sus coloridos edificios y zócalos, su lago de color verde esmeralda y su espectacular roca de 220 metros de altura. Descubramos entonces, un poco mejor, cómo es esta pintoresca localidad de Antioquía.

Origen de Guatapé

En pleno corazón de tierra paisa se ubica Guatapé, un pueblo que debe su nombre a un conocido líder indígena en los tiempos de la conquista española. En la década de 1970 cambió por completo su modo de vida y pasó de ser una economía básicamente agrícola, minera y ganadera a dedicarse al turismo, cuando se construyó un gran complejo hidroeléctrico para abastecer de energía a la ciudad de Medellín.

Buena parte del pueblo fue inundado y a modo de recuerdo, actualmente hay una calle que rememora como era una vía típica de Guatapé antes de la inundación de 2.262 hectáreas, que conforman un bello paisaje en el que enormes lagos se cuelan entre las montañas.

¿Cómo es Guatapé?

Imagen| Elledecor

Se trata de una localidad con mucho encanto y que es conocida como “el pueblo de los zócalos” ya que la base de las casas cuentan con estos elementos a modo de adorno. Empezaron a construirse en los primeros años del siglo XX y son tan llamativos que atrapan la vista.

Los diseños son muy coloridos y sus temáticas variadas. Algunos tienen formas geométricas, otros motivos vegetales y animales, escenas de la vida cotidiana del pueblo y de la familia que habitan las casas.

Resulta fascinante ir paseando por Guatapé y observar estos detalles. En su origen fueron los propios vecinos quienes propusieron hacer estos diseños y los plasmaban en las fachadas de sus hogares pero en la actualidad son los artistas de la región quienes se ocupan de la tarea. De esta manera, se pueden encontrar nuevos modelos que relatan la historia de los pueblos indígenas de la zona y la colonización antioqueña.

El pueblo tiene mucho color pues, además de los zócalos, las ventanas, las puertas y los balcones están pintados con tonos vivos que transmiten a Guatapé mucha alegría. Este tipo de decoración hoy abarca la totalidad del pueblo y lo convierte en único en su clase.

¿Qué se puede hacer en Guatapé?

Imagen| Piedrapenol

Son muchas las actividades que se pueden realizar durante la excursión a Guatapé. En primer lugar una visita histórico-cultural recorriendo las calles del pueblo para conocer su plaza mayor, la iglesia de Guatapé, el museo histórico comunitario o el monasterio de los monjes benedictinos.

En segundo lugar, como Guatapé está ubicado a la orilla del embalse, ofrece muchas posibilidades para practicar diversas actividades náuticas y recreativas al aire libre como la pesca, el kayaking, ciclismo, jetski, montar a caballo, hacer un crucero por el embalse o lanzarse en tirolina.

En tercer lugar, dado que tanto deporte abre el apetito, lo mejor es acercarse a algún restaurante de Guatapé para conocer lo mejor de la gastronomía antioqueña. En Guatapé encontraréis los platos típicos paisa y los tradicionales platos del lugar como la trucha. No dudéis en consultar a los camareros para que os hagan sus recomendaciones en caso de que no sepáis por dónde empezar.

Imagen| Flickr Chilangoco

Dependiendo de lo copiosa que sea la comida, quizá os queden fuerzas para hacer una visita a El Peñol, una inmensa roca de 220 metros de altura desde la que se tienen unas impresionantes vistas del embalse de Guatapé. Son muchas las leyendas que se han contado acerca de su origen. Entre ellas, una aseguraba que se trataba de un meteorito. Como curiosidad, fue en 1954 cuando se escaló por primera vez la roca tras cinco días de aventura.

La entrada a El Peñol cuesta 1.000 COP y para llegar a a cima hay que subir 740 escalones. A buen ritmo, el inmenso peñasco se corona en unos 15 minutos. El esfuerzo tiene su recompensa porque las vistas panorámicas son espectaculares.

Tras la construcción de esta gran presa hidroeléctrica, la zona se ha convertido en un destino deportivo y de ocio muy popular. Está previsto que en el futuro, un moderno teleférico permita el ascenso a más personas, incluso aquellas que tienen alguna discapacidad.

¿Cómo llegar a Guatapé?

El Peñón de Guatapé

Medellín y Guatapé están perfectamente conectados por autobuses que salen de la estación cada hora. El trayecto lo realizan varias compañías y el viaje dura aproximadamente dos horas.

En caso de que queráis regresar a Medellín el mismo día con el último autobús, conviene que compréis el billete con anticipación ya que los fines de semana está muy demandado y vuelve lleno.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario

  1.   EvaSexy dijo

    Que lugar más bello, la verdad que solo dan ganas de coger el avión e ir para allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *