La Catedral de Burgos, una belleza gótica

Siempre me han gustado las iglesias góticas por sobre las de otros estilos arquitectónicos, y si a ti te pasa lo mismo hay una iglesia que no puedes dejar de conocer: la Catedral de Santa María de Burgos, en España.

Es una iglesia enorme y hermosa que guarda muchas maravillas culturales, artísticas y religiosas. Es varias veces centenaria, con mucha historia, que sigue en pie a pesar del tiempo y que invita a un largo recorrido por sus capillas, sus portadas, claustros, altares y demás encantadores rincones. 

La Catedral de Burgos

Si bien el templo actual es de estilo gótico y data del siglo XIII no es el primero que se alzó aquí. Entre 1080 y 1095 hubo una catedral románica que fue escenario de eventos importantes de la época como el matrimonio entre Fernando III y Beatriz de Suavia, acorde con el valor que Burgos tenía por entonces como capital del Reino Castellano – Leonés..

Fue precisamente este valor y su importancia en la expansión hacia el resto de Europa, lo que hizo evidente que Burgos necesitaba un templo más importante. Es el germen de la catedral actual, cuya piedra fundacional se coloca en julio de 1221. Fueron traídos de Francia maestros y arquitectos pues la primera idea fue hacer algo parecido a la hermosa Catedral de Notre Damme o a la de Reims.

Así, en los primeros nueves años las obras avanzaron mucho y para 1230 ya se habilitaba el culto de ésta, la primera catedral gótica de la península. Cuando estos espacios, la cabecera, las naves de la girola y sus respectivas capillas y el coro – ábside, se terminaron, pasó a derribarse la catedral románica. Las obras a partir de entonces fluyeron y así en 1260 el templo fue consagrado por completo.

Para la construcción de una catedral terminar en apenas 40 años fue todo un logro. Las catedrales, por entonces, podían construirse durante siglos así que la de Burgos tiene ese valor. Aún así, hubo después muchas obras nuevas así que la fisonomía del templo actual no es la de entonces. Los cambios más importantes tienen lugar en el siglo XV y fueron tres: se cambia el cimborrio y se construyeren las agujas y la Capilla de los Condestables.

Un siglo después, con la Capilla de las Reliquias y la nueva sacristía, se dan por terminadas las ampliaciones. Fueron siglos en los que la catedral se llenó de obras de arte, aunque no se emprendieron grandes programas de restauración. Para estas obras la catedral de Burgos tuvo que esperare al siglo XIX y XX.

¿Pero en líneas generales cómo es la catedral? Pues tiene un trazado de cruz latina de 84 por 59 metros y tres naves: una central de once metros con 25 metros de alto y las otras laterales. Las obras de arte se encuentran por todos lados: un reloj con un autómata, el papamoscas, un retablo mayor de esto renacentista, hermosas tumbas reales, un coro con sillería de nogal preciosa, dos órganos, uno barroco y otro neoclásico, los claustros, y claro, la famosa escalera dorada con muchos grabados y en cada capilla algo más para maravillarse.

Párrafo aparte quiero nombrar que aquí también vas a ver la tumba del Cid y Doña Jimena. Fueron trasladadas en 1921 desde el Monasterio de San Pedro de Cardeña y hoy es una fosa simple tapada con una pieza enorme de mármol y rodeada de rejas del siglo XVIII.

Visitar la catedral de Burgos

 

La catedral tiene distintos horarios y algunos horarios especiales:

  • Del 19 de marzo al 31 de octubre abre de 9:30 am a 7:30 pm, cerrándose el acceso a las 6:30 pm.
  • Del 1 de noviembre al 18 de marzo abre de 10 am a 7 pm y cierran los accesos a las 6 pm.
  • Los horarios especiales son ciertos días: el 7 de abril, el 8, 24 y 31 de diciembre y el 1 de enero. Para saber estos horarios solo debes visitar la página web de la catedral.
  • La catedral tiene entrada gratuita los martes por la tarde de 4: 30 a 6:30 pm  en invierno de 4:30 a 6 pm.
  • La entrada individual cuesta 7 euros, para mayores de 65 años 6 euros, los estudiantes menores de 28 años pagan 4, 50 euros, los niños de 7 a 14 años pagan 2 euros y para los grupos mayores de 15 personas el ticket cuesta 6 euros. Los peregrinos con credencial pagan a su vez 4, 50 euros, los discapacitados 2 euros y los desempleados 4, 50 euros. Los precios de entradas individuales incluyen el uso de audioguías.

Qué visitar en la Catedral de Burgos

Hay algunos rincones del templo que son realmente hermosos y que no puedes pasar por alto. Por fuera puedes fotografiar y admirar las distintas portadas comenzando por la principal que está frente a la plaza de Santa María y es de estilo gótico con tres cuerpos, siguiendo con el trascoro y sus bellas estatuas de alabastro de San Pablo y San Pedro y muchas capillas.

La Capilla de Santa Tecla, una virgen y mártir del siglo I, es suntuosa, de muchos colores en sus bóvedas, representando ángeles y santos. El retablo mayor es barroco, dorado, con la talla de Santa Tecla ardiendo en la hoguera. Otra capilla interesante es la Capilla de la Concepción o Santa Ana, una obra de la segunda mitad del siglo XV, de arte gótico florido con cornisas y capiteles por doquier.

La Capilla de los Condestables se anuncia como una catedral dentro de otra catedral porque es la más importante y hermosa de todas las que tiene este templo. Fue construida con el dinero de Don Pedro Fernández de Velasco y su esposa, los Condestables de Castilla, hoy presentados en sendas estatuas de mármol de Carrara. Se construyó sobre la Capilla de San Pedro y un solar y se termina en 1496. Tiene una hermosa bóveda acristalada con forma de estrella, toda de filigrana gótica, obra de Simón de Colonia.

Otra obra de arte llamativa es la llamada Escalera Dorada, situada al final de la nave del crucero, comunicando la catedral con la calle de Fernán González cruzando la puerta de Coronería y salvando al momento de su construcción un desnivel de ocho metros. La escalera es obra de Diego de Siloe y se terminó en 1523. Tiene 19 escalones y está profusamente adornada con motivos zoomorfos y vegetales, cabezas de ángeles, flores y bichos. Es tan hermosa y fue tan famosa que fue el modelo de la escalera de la Ópera de París.

La sillería del coro es magistral, obra de maestros escultores: 44 asientos con respaldares en el plano inferior y 59 en el nivel alto, todo adornado con relieves de a vida de Cristo. La madera es de nogal y la reja es de 1602. Finalmente, no dejes de ver el Trasaltar con sus cinco obras de arte, la sacristía Mayor, el crucero y el cimborrio, el retablo mayor y por supuesto, el Museo Catedralicio. 

Lo cierto es que con tantas obras de arte dentro de la Catedral de Burgos lo mejor que puedes hacer es tener a mano la audioguía que está incluido en el precio de la entrada.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*